Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/196783
Salud y controles clave

Las vacunas y el agua potable: dos pasos clave para la salud

Aún con distanciamiento social infantes y adultos deben cumplir el calendario de inmunizaciones. Prioridades y grupos de riesgo. 

Campaña de Fundación Huésped para sensibilizar sobre el trabajo del personal de salud pública durante la pandemia.

En este momento tan particular del mundo es una oportunidad que puede servir como oportunidad para tomar un tiempo y revisar el calendario nacional de vacunación y consultar dudas. A la espera de una vacuna contra el coronavirus, la Fundación Huésped ofrece este mes en sus redes una guía simplificada que facilita el repaso de dosis y ver si se está al día. 
Recién nacidos 
Los bebés lactantes son más susceptibles a contraer enfermedades. A los recién nacidos, dentro de las primeras 12 horas de vida, se les aplica una dosis neonatal contra la hepatitis B y una única dosis por Tuberculosis (BCG), antes de egresar de la maternidad.
Antes del primer año 
A los dos meses de vida se aplica una primera dosis por: neumococo conjugada, poliomielitis (IPV o Salk), quíntuple pentavalente y rotavirus.
A los tres meses también una primera aplicación por meningococo. 
A los cuatro meses: una segunda dosis por neumococo conjugada polio, quíntuple pentavalente y por rotavirus.
A los cinco meses una segunda dosis ayuda a prevenir meningococo y a los seis meses se coloca una tercera dosis contra la polio y quíntuple pentavalente.

Campaña de Fundación Huésped para sensibilizar sobre el trabajo del personal de salud pública durante la pandemia.


Seis meses a dos años
Gripe: dos dosis, con un intervalo mínimo de cuatro semanas entre primera y segunda.
Menores de 24 meses que hubieran recibido dos dosis de vacuna antigripal antes, deberán recibir una dosis.
Al cumplir un año un pequeñito debe recibir un refuerzo de neumococo conjugada, una única dosis de hepatitis A y una primera inmunización por la triple viral.
A los 15 meses se aplica un refuerzo por meningococo y una única dosis por varicela.
Entre los 15 meses y el año y medio de edad se refuerza la dosis de cuádruple o quíntuple pentavalente.
Y a los 18 meses una primera dosis de fiebre amarilla se suele recomendar solamente para niños y niñas que viven en zonas de riesgo. 
De cinco a once años
El ingreso escolar es una etapa de la vida para recibir refuerzos y completar esquemas.
En esa edad se refuerza la inmunización para poliomielitis (IPV), triple viral SRP (segunda dosis) y triple bacteriana celular (segundo refuerzo).
A los 11 años se suele confirmar la protección de las vacunas de la infancia y comenzar a prevenir enfermedades propias de la edad.
La del Virus del Papiloma Humano (VPH) se aplica en una primera y segunda dosis separadas por un intervalo de seis meses.
La de meningococo es una única dosis; se inicia o completa esquema de hepatitis B (tercera dosis) y se da una única dosis de la triple bacteriana acelular.
Por fiebre amarilla se utiliza un refuerzo a los 11 años únicamente para chicas y chicos que residen en zonas de riesgo.
Jóvenes y adultos 
En caso de no haber recibido el esquema de vacunación completo se recomienda iniciarlo o completarlo.
Doble bacteriana: una dosis cada 10 años.
Doble o triple viral: toda persona a partir de los 5 años debe acreditar dos dosis de vacuna con componente antisarampionoso. Las personas nacidas antes del año 1965 se consideran inmunes.
Hepatitis B: desde 2012 es obligatoria para todas las personas de cualquier edad. Las personas no vacunadas deberán iniciar el esquema de vacunación de tres dosis. En el caso de haber recibido alguna dosis previa, completar con las que falten.
Antigripal: una dosis anual para los jóvenes y adultos con enfermedades crónicas. Se requiere orden médica.
La de fiebre hemorrágica argentina es exclusiva para zonas de riesgo.
 
 

Campaña de Fundación Huésped para sensibilizar sobre el trabajo del personal de salud pública durante la pandemia.


Fuerte campaña  contra VPH 

Hace una semana en coincidencia con el comienzo de la primavera la provincia reforzó la difusión de la vacunación de HPV, meningitis y triple bacteriana. 
La campaña local se trazó el objetivo de reforzar esas dosis para llegar a 10.000 destinatarios durante las próximas diez semanas. “El HPV en niñas de 11 años es la única etapa en la que no estamos en el número ideal de cobertura. Es una edad en la que  cuesta llegar por falta de información o porque se cree que ya no es necesario”, explicó a NORTE Leonardo Villavicencio, jefe del departamento de Inmunizaciones de Salud Pública del Chaco. 
A los más de 300 puntos disponibles -entre hospitales, centros de salud, puestos sanitarios, centros integradores comunitarios y postas de salud-   recientemente se inauguraron tres vacunatorios y se agregarán más espacios en parques lugares donde se despliegan acciones de los programas Detectar y Ayudar. 
“Se dio prioridad desde el Estado para prevenir el sarampión con 15.000 dosis en pocos meses y se articulan tareas con varias instituciones como el CIC de Fontana o la Uncaus en Sáenz Peña”, ejemplificó Villavicencio.  
Otras poblaciones
La vacunación durante el embarazo da protección a la gestante y al bebé en el pasaje de anticuerpos a través de la placenta.
Entonces es conveniente aplicar una dosis de triple bacteriana acelular después de la semana de 20 de gestación y una antigripal en cualquier trimestre de la gestación (también se puede aplicar hasta 10 días posteriores al parto). 
En las personas adultas mayores de 65 años se deben continuar los refuerzos, completar esquemas y proteger contra gripe y neumococo, principales causas de complicaciones en esta etapa de la vida.
Gripe: una dosis anual.
Vacunación secuencial contra neumococo conjugada: esquema secuencial de dos vacunas (vacuna conjugada 13 valente y polisacárida 23 valente).