Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/196120

Cuando la lluvia llega tarde

Este año 2020 será recordado por muchos, pero de manera muy particular por los productores agropecuarios del norte argentino. Entre los vaivenes de la economía a principio de año, a lo que se sumó la pandemia del coronavirus que trajo y sigue teniendo inconvenientes en el tránsito entre provincias hermanas, se suma un drama adicional: el clima.

Hipólito Ruiz
Por: Hipólito Ruiz

Por primera vez, y como no ocurría desde la campaña girasolera 2009/2010 cuando solo se sembraron 50.000 hectáreas, hasta aquí solo se alcanzaron 78.000 hectáreas y el productor pierde no solo el optimismo sino también la posibilidad de diversificar sus siembras y hacerse de un dinero adicional a fin de año para pagar deudas y planificar la siembra del año entrante.

Los que sembraron trigo en su 90 por ciento perdieron los lotes a causa de la sequía y luego de las heladas. Sin embargo, tal como señalan los chacareros y el consejo de algunos técnicos privados, queda esperar la fecha de siembra de sorgo, como cultivo alternativo, o en su defecto maíz tardío en diciembre.

col hipo.jpg

LOS MÁS CHICOS

La situación se torna asfixiante, en este marco, para los pequeños y medianos productores del Chaco. Hay situaciones en las que han manifestado la necesidad de asistencia para poder subsistir, al encontrar que la sequía y las heladas afectaron seriamente las pasturas, no quedan lagunas con agua, y la subsistencia de los pocos animales que tienen se torna dificultosa.

“No podemos más, se mueren las vacas, no tenemos recursos para el acarreo de agua”, dijeron a este periodista pequeños chacareros de la zona de Tres Isletas, que a través de la delegación de FAA piden que se declare la emergencia agropecuaria como también lo hicieron las subcomisiones de Sáenz Peña y San Martín. Sin dudas que es una situación compleja y que puede empeorar en los próximos meses si no se producen lluvias que, para el girasol, llegarán tarde.

2,4 MILLONES DE CABEZAS SE VACUNARON

En la primera campaña de vacunación antiaftosa en el Chaco, se lograron inocular un total de 2.404.075 cabezas de bovinos en Chaco. En la vecina provincia de Formosa se vacunaron 775.919 menos, es decir, que tiene 1.628.156 cabezas.

La vacunación contra la aftosa sigue en el Chaco y va mostrando algunas señales que, si bien no son iguales en todas las regiones ganaderas, al menos en el Sudoeste estaría mostrando que el clima provocó que haya un menor porcentaje de parición. Entre las causas según los productores, “se vendieron muchas vacas el año pasado”, a lo que suman que “por el precio y los problemas climáticos, disminuyeron los porcentajes de parición”.

En el stock ganadero se pueden mencionar algunos aspectos relacionados con lo que sucede en el país: de acuerdo con el último relevamiento de Rosgan, la exportación y clima serán dos claves que definirán el rumbo del ciclo ganadero en un escenario macro que no escatima en desafíos.

De acuerdo con el último informe de Rosgan, por segundo mes consecutivo, la faena bovina resulta inferior a la del año pasado; mientras que, durante los primeros seis meses del año, aun atravesado por la pandemia, el sector logró faenar casi un 6% más que en 2019 alcanzando los 6.850.000 animales.

Estacionalmente, la faena del segundo semestre tiende a ser mayor a la del primero por mayor presión de oferta. En los últimos 3 años el promedio de faena del segundo semestre resultó un 8,5% superior a la del primero.

El año pasado, este salto fue de un 15,4%. Sin embargo, los números de agosto de 2020 marcan una leve desaceleración de 3% respecto de julio, al pasar de 1.231.000 animales faenados a 1.196.000 el último mes.