Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/196012
JOSEP BARTOMEU QUEDÓ MOLESTO POR LAS CRÍTICAS DE LA ESTRELLA

Vuelta de página para Messi, que es esperado con toda su magia

El argentino debe ser sometido al test de coronavirus y de dar resultado negativo se podrá sumar al entrenamiento del lunes.

En la jornada posterior a la confirmación de su permanencia en el club, el argentino Lionel Messi tampoco se hizo presente ayer en el entrenamiento de Barcelona y se estima que el próximo lunes retome la agenda del plantel cuando se someta a los test PCR de coronavirus, previo al comienzo de sus trabajos de campo.

mess.jpg

El capitán ’blaugrana’ era esperado por el director técnico del equipo, el neerlandés Ronald Koeman, para sumarse a las prácticas casi una semana después que el resto del plantel, que comenzó con la pretemporada el lunes pasado con el rosarino en rebeldía para conseguir su salida como futbolista libre.

Una vez obtenido el resultado negativo de las pruebas, el argentino se reintegrará a los entrenamientos con el grupo y tendrá su primer contacto en cancha con Koeman, con quien hasta ahora sólo mantuvo una reunión de oficina.

messi.jpg
Lionel Messi, después de la tensión y retroceder en su decisión, se reinsertará en el Barsa, que tiene nuevos refuerzos.

El club, según precisa el diario catalán Mundo Deportivo, no tomará acciones disciplinaria contra Messi por su faltas de esta semana en una intención de dar por cerrada la polémica que generó su reclamo para lograr el traspaso a otra institución europea.

El astro, que el 17 de septiembre cumplirá 20 años en el Barcelona, anunció el viernes que continuará en la entidad ’culé’ pero no ahorró críticas hacia el presidente, Josep María Bartomeu, a quien acusó de ’no haber cumplido con su palabra’.

Incluso profundizó su cuestionamiento al asegurar que en el club ’hace tiempo que no hay proyecto ni nada’, lo que generó un profundo malestar en Bartomeu, según refleja la prensa local. Messi dejó entrever que se queda a disgusto y sólo para evitar hacerle juicio al club de su vida.

Su estrategia de salida se desvaneció durante la reunión que el presidente mantuvo con su padre y representante, Jorge Messi, en la que se exigió el pago de una cláusula de rescisión de 700 millones de euros.

En virtud del desplazamiento del calendario por la pandemia de coronavirus, Messi entendía que el plazo estaba vigente cuando notificó al club mediante un burofax (carta documento), el pasado 25 de agosto, dado que el ciclo 2019-20 en Europa había terminado el domingo 23 con la final de la Liga de Campeones en Lisboa.

Sin embargo, Barcelona se amparó en la literalidad del contrato que marcaba el 10 de junio como fecha límite debido a que la temporada debía cerrarse el 30 de mayo de no existir la emergencia sanitaria mundial. Como sea, Messi retrocedió sobre sus pasos para no exponerse a una demanda millonaria del club y también por la angustia que, según contó en la entrevista, generó en su familia la posibilidad de marcharse de la Ciudad Condal.