Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/194897

Argentina el país con menos autos por habitante

Un mercado donde los productos coticen en dólares y el consumidor gane en dinero local no tiene posibilidades de crecer.

Bien lo sabemos los argentinos acostumbrados a que el todo poderoso Dólar rija, a veces sin sentido, los aumentos de precios y el mejor ejemplo es la industria automovilística donde hace décadas los autos siguen la evolución de la moneda norteamericana independientemente de si son 100% importados o gran parte de ellos se construya con materia prima nacional.

Sin acceso al crédito, con salarios desactualizados a la Argentina se le hace muy difícil mantener el ritmo de autos por habitante de otros país aún de los que importan el 100% de sus ventas.

En ese contexto  más de la mitad del 2020 recorrido, ya hay proyecciones medianamente confiables de lo que puede suceder con los números de diciembre. Todavía se espera que las noticias sobre la pandemia sean auspiciosas pero en caso contrario este año terminará en un verdadero desastre para el mercado laboral sobre todo ya que las terminales son todas extranjeras y se las ingenian para balancear sus números alrededor del mundo.

Si bien las proyecciones de ventas de autos a nivel mundial son todas negativas el impacto de las medidas de aislamiento social no afecta de igual manera a las distintas economías ya que en cada país se dispusieron diferentes estrategias. Una forma de comparar la situación de cada mercado es tomando como referencia la cantidad de 0 km que se venden en relación con la población.

Un auto cada 155 personas

Esta caída es una de las más marcadas en relación con la de otros países representativos. Tomando como cierta esa proyección, con una población de unos 45 millones de habitantes, en 2020 se venderá en el país un auto cada 155 personas, lo que ubica a la Argentina en los niveles más bajos de ese ranking.

México -con un auto vendido cada 140 habitantes- y Brasil -con 111- son los mercados que más acercan. La comparación con otros países es peor. Chile, por ejemplo, va a vender casi el doble de autos que la Argentina en relación con la población (todos de importación).

Según las proyecciones de ventas en ese país, 2020 podría cerrar con un mercado de entre 265.000 y 290.000, lo mismo -en este último caso- que en la Argentina, pero con una población de unos 19 millones de personas. Esto significa que se comercializará un 0 km cada 68 habitantes.

Si la comparación se realiza con mercados como el español y el italiano -dos países muy golpeados por el coronavirus- también la Argentina sale perdiendo. Ni hablar si se mide contra Estados Unidos, en donde se venderá este año un auto cada 24 habitantes aproximadamente.

Siempre perdemos

Si bien la comparación con otros países puede ser relativa -teniendo en cuenta que son economías más estables y sólidas-, tampoco se puede ser optimista con la medición contra lo que sucedía en la Argentina un año atrás. En 2019 se vendió en el país un auto cada 98 habitantes lo que habla a las claras de una crisis que ya veníamos arrastrando hace tiempo.

Por ese tema de cobrar en dólares y pagar en pesos, las automotrices le volvieron cada vez más difícil al argentino promedio acceder a un 0 km. Con cada  devaluación del peso el poder adquisitivo de los salarios empeora mientras las terminales hacen su conocida alquimia financiera y de convenios laborales que los lleva a mantenerse a la misma velocidad de la moneda norteamericana  y aunque algunas veces ganan menos, nunca han cedido terreno.

A esto se suma que la participación de las ventas financiadas también está en retroceso, por lo que mucha gente no puede llegar a un 0 km. Otro motivo es que, más allá del precio de compra, los costos de patentamiento y mantenimiento de un vehículo nuevo son muy elevados, lo que desalienta su compra.