Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/194895
PORSCHE 911

La serie “turbo” cumple 45 años

Desde 1964 el Porsche 911 es el objeto de deseo de todo amante de los autos deportivos que a través de estos años pasó por ocho generaciones. De todas formas, muchas de las características del modelo original se conservan, como la configuración «todo atrás» (motor y tracción trasera), la carrocería cupé fastback, el motor de seis cilindros bóxer y el  interior con configuración 2+2 plazas.

De todas las versiones existentes del 911 la "Turbo" es la más deseada y es fácilmente reconocible por las dimensiones del original alerón trasero. La idea de emplear un turbocompresor data del año 1969 cuando la compañía construyó un motor de 6.0 litros aspirado para las carreras Can-Am que rendía 770 CV de potencia (los ingenieros calcularon que podrían alcanzar los 880 CV con un propulsor de 7.2 litros, pero nunca llegó a las pistas).

El modelo 993 estrenó el turbo doble y el sistema de tracción integral del Carrera 4 con embrague multidisco viscoso.

Ese motor de competición apenas entró en producción ya que Porsche tenía un motor más prometedor en el banco de pruebas. Se trataba de una versión turbo del motor de 5000cc que tenía el Porsche 917 (uno de los mejores coches de la historia de Le Mans y uno de los motores de carreras más poderosos de la historia, con 1.200 CV de potencia).

Fue con ese ambicioso programa donde comenzó la larga relación de Porsche con el turbocompresor. Tras dos títulos de campeón consecutivos en las Can- Am Series, Porsche decidió presentarlo en septiembre de 1973 como Concept en el Salón de Frankfurt sin que nadie se tomara muy en serio emblema "Turbo" sobre la parte trasera.

La confusión vino porque al año siguiente muchos pensaron que el modelo "Carrera" era el mismo que se vio en Frankfurt pero aquel tenía un motor 3.0 sin el enorme alerón característico mientras que  el "Turbo" tenía 280 CV de potencia, el alerón y una velocidad máxima de más de 250 km/h.

1974, EL PRIMERO

El primer Turbo en estar disponible en las agencias fue el modelo Código 930 con motor bóxer de seis cilindros y 3000cc acoplado a un cambio de cuatro marchas y 260 CV. acoplado a un cambio de cuatro marchas. Esta versión de producción del Porsche 911 Turbo se presentó en el Salón de París de 1974.

El primer 911 Turbo fue el modelo 930 nacido en 1974 y que se fabricó hasta 1989 con pocos cambios. Lo original de la serie Turbo siempre fue su enorme alerón trasero que permitía ventilar el motor.

Podía alcanzar más de 250 km/h, acelerando de 0 a 100 km/h en 6,1 segundos, y para detenerse contaba con un equipo de frenos heredado de la competición. No pasaba desapercibido gracias a su característico capó delantero, los pasa ruedas más grandes y, como no, al típico alerón posterior.

1977

Apenas tres años después llegaba una evolución (Porsche nunca quiso hablar de nueva generación) que introducía numerosas novedades tecnológicas, como el intercambiador de calor. El motor aumentaba a 3,3 litros para desarrollar 300 CV.

Esta versión se comercializó invariable hasta 1982. Entonces se mejoró la admisión de la mezcla rebajándose el consumo de combustible, mientras que en 1986 aparecieron  las variantes Cabrio y Targa. El cambio de cinco velocidades llegó en 1988.

1990-1995

El Porsche 964 Turbo de los 90 tenía nueva carrocería y chasis de nueva estructura, frenos ABS, aletas posteriores todavía más ensanchadas y llantas de aleación de 17 pulgadas, entre otras modificaciones. Su motor era el mismo que el anterior, potenciado hasta los 320 CV y con mejores prestaciones: 270 km/h y cinco segundos para pasar de 0 a 100 km/h.

El 964 de 1990 tenía ruedas más anchas, estrenaba el ABS y llegaba a los 280Kph.

Más tarde, el 964 Turbo de 1994) aumentaba hasta los 3,6 litros de cilindrada y junto al sistema de inyección llegó a los 360 CV. La velocidad punta llegaba a los 280 km/h y aceleraba de 0 a 100 km/h en apenas 4,8 segundos.

1995-1999

La cuarta generación del 911 (993) y tercera de la serie turbo de Porsche, se presentó en 1995. Contaba con el mismo motor boxer de seis cilindros y 3,6 litros, pero ahora por primera vez con dos turbocompresores para llegar a los 408 CV. Estas dos turbinas permitían disponer de más empuje, pero con una respuesta más suave.

La gran novedad de 1995 radicaba en la introducción del sistema de tracción integral heredado del Carrera 4 con embrague multidisco viscoso. Alcanzaba 296 km/h y realizaba el 0-100 km en 4,5 segundos. Al cumplirse los 25 años del Porsche 911 Turbo ya se habían vendido 32.223 unidades.

2000-2005

Para enojo de los puristas este fue el primer 911 Turbo refrigerado por agua (conocido como el 996). Para compensarlos Porsche les ofreció tracción integral a las cuatro ruedas de serie. Tampoco la  estética de esta quinta generación del Porsche 911 (996) fue bien recibida pero las generosas tomas de aire le proporcionaron un aspecto mucho más agresivo.

Fue el primer 911 refrigerado por agua. Las enormes tomas de aire delante de los pasa ruedas traseros fueron su principal característica. El alerón era más chico que en las anteriores versiones.

En los primeros años su motor bóxer seis cilindros biturbo rendía 420 CV, con los que conseguía hacer el 0-100 km/h en apenas 4,2 segundos y alcanzar los 305 km/h. En 2004, llegó el Porsche 911 Turbo S, con 450 CV gracias a la utilización de dos turbos más grandes y que mejoraba ligeramente la velocidad punta, hasta los 307 km/h. Estaba disponible con caja de cambios manual o Tiptronic, pero las mejores prestaciones se lograban con el cambio convencional.

2006-20012

En junio de 2006 apareció 911 Turbo 997 (sexta generación del Porsche 911), también con tracción 4×4 y dos turbos que llegaban en esta ocasión hasta los 480 CV. Con cambio automático, este 911 Turbo aceleraba de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos (dos décimas menos que con la caja manual convencional).

Este modelo incorporó la geometría variable al doble turbo para darle 480 caballos. Estéticamente crecía todavía más en ancho y los grupos ópticos incorporaban LEDS.

Los turbos de geometría variable junto a una electrónica mucho más evolucionada mejoraban su comportamiento. Estéticamente crecía todavía más en anchura y los grupos ópticos incorporaban LEDS En noviembre de 2009 esta generación del 911 Turbo recibía un restyling y un nuevo incremento de potencia ya que tras varios años con el bloque de 3,6 litros crecía a 3,8 litros e introducía la alimentación por inyección directa. Así se alcanzó la  barrera de los 500 CV.

2013-2015

El 991 llegó justo 40 años después del concept original, en 2013, y en el mismo lugar, en el Salón de Frankfurt. Con la mecánica de 3,8 litros 6 cilindros bóxer llegó a los 560 CV. Eso sí, ya no podía contar con cambio manual, el cambio PDK de doble embrague era de serie.

Algunos consideran el más lindo de los 911 Turbo al del año 2013. Era capaz de superar cómodamente los 300 Kph y la versión más potente llegaba a los 560 CV.

Era más ancho que nunca y los grupos ópticos LED y diseño más fino y afilado le daban un aspecto espectacular… como sus prestaciones. Aceleraba de 0 a 100 km/h en sólo 3,1 segundos y llegaba sin esfuerzo a los 318 km/h. Y con un consumo bajo para semejantes capacidades, ya que monta el sistema Start&Stop de serie para homologar un gasto medio de combustible inferior a los 10 litros/100 km.

2016-2019

Este Porsche 911 Turbo sigue llamándose 991 y  fue el primero de la historia en contar con motores turbo desde las variantes más sencillas. El 911 Turbo S llegaba a los 580 CV, gracias a los nuevos turbo y a compresores mayores: con carrocería Coupé acelera de 0 a 100 km/h en 2,9 segundos y alcanzaba 330 km/h (doce más que antes).

De serie el más potente contaba con el PDCC, un mecanismo que compensa el balanceo o el sistema de frenos cerámicos PCCB.

La última versión del 911 Turbo se sigue fabricando, incorpora toda clase de asistencias electrónicas a la conducción como para tener algo de control sobre sus 650Cv

2020.....?

El Porsche 911,  992 no es menos que sus antecesores y de nuevo su versión Turbo bate los espectaculares récords de generaciones anteriores. Vuelve a ofrecerse en dos variantes, basadas cómo no en el motor bóxer biturbo de seis cilindros y 3.8 litros, exprimido como nunca para llegar a los 650 CV y alcanzar los 345Kph.