Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/194024

Un reclamo que espera justicia

 Al cumplirse tres años de la trágica muerte de trabajadores de la empresa Sameep, que perdieron la vida cuando realizaban tareas de mantenimiento en una red de cloacas de Puerto Vilelas, familiares de los operarios fallecidos reiteraron esta semana su pedido para que el hecho sea esclarecido por la justicia. Recordaron que en otro episodio, ocurrido pocos meses antes de esa tragedia, otros dos empleados también perdieron la vida en circunstancias similares en Tres Isletas.

Al reclamo se sumaron empleados de la empresa de agua y mantenimiento que explicaron que las dos tragedias tuvieron como común denominador la falta de equipos adecuados de protección para que en ese momento los trabajadores pudieran realizar su tarea de manera segura, reduciendo al mínimo los riesgos de realizar el mantenimiento de redes de efluentes cloacales, donde la descomposición genera gases tóxicos que son altamente peligrosos, como quedó confirmado lamentablemente con el fallecimiento de los trabajadores Mario Fernández, de 22 años; Daniel Peloso, de 38 años; Jorge Ramírez, de 26 años; y Leonel Prieto, de 24 años.

El fatídico hecho ocurrió en la mañana del 11 de julio del año 2017, poco antes del mediodía en el barrio 152 Viviendas de Puerto Vilelas. Unos meses antes, en enero del mismo año, otros dos empleados de Sameep, Julio Romero, de 47 años y Marcelo Cardozo, de 54, quienes se encontraban realizando trabajos de reacondicionamiento en un pozo de cloacas de más de cinco metros de profundidad en la localidad de Tres Isletas, también sufrieron los efectos de la inhalación de gases tóxicos.

El primero de ellos perdió la vida en el mismo lugar donde se realizaban las tareas, y su compañero logró sobrevivir unas pocas horas al grave cuadro generado por la inhalación de gases tóxicos, pero falleció a pesar de los esfuerzos que hizo el personal médico de un sanatorio de la ciudad de Presidencia Roque Sáenz Peña hasta donde había sido trasladado el empleado de Sameep para recibir atención de urgencia.

En estos días, al cumplirse un nuevo aniversario de la tragedia de Puerto Vilelas, compañeros y familiares de las víctimas reiteraron su reclamo de justicia, recordando que desde hace tres años que esperan el esclarecimiento del hecho.

También solicitaron a la comunidad chaqueña que no se olvide de los otros dos operarios que perdieron la vida en Tres Isletas en circunstancias de trabajo similares. Desde el Sindicato de Obreros de Sameep, en tanto, apuntaron contra los funcionarios que, por entonces, ocupaban el directorio de la empresa y que, según remarcaron, siguen ejerciendo cargos en otras dependencias públicas.

Cuando ocurrió la tragedia de Puerto Vilelas trascendió en ese momento que los operarios estaban realizando tareas de mantenimiento en el pozo cloacal cuando en un momento determinado uno de los trabajadores, por los efectos de la inhalación de los gases tóxicos, pierde el conocimiento dentro de la cámara séptica.

Al advertir la situación, otro trabajador de Sameep se introduce al pozo para rescatar a su compañero desvanecido, pero también sufre los efectos de los gases. Al ver que no salían ninguno de los dos, el resto de los compañeros que observaban con alarma lo que ocurría deciden ingresar para tratar de salvarlos, resultando ellos también víctimas de la situación.

La rápida actuación de los Bomberos Voluntarios de Barranqueras, que fueron los primeros en llegar al lugar y en realizar técnicas de reanimación cardiopulmonar a los trabajadores, lamentablemente no logró revertir una situación que podría haberse evitado si los operarios contaban con el equipamiento necesario para estas tareas de alto riesgo.

En febrero pasado trabajadores de Sameep colocaron en la sede de la empresa en la ciudad de Resistencia una placa de homenaje que recuerda a los empleados que perdieron la vida mientras realizaban trabajos de mantenimiento en el pozo cloacal en Puerto Vilelas y también a los que murieron en condiciones laborales parecidas en la localidad de Tres Isletas.

Tres años han pasado desde aquellas jornadas trágicas que enlutaron a la empresa de agua y mantenimiento. Es de esperar que las expectativas de los familiares y compañeros de trabajo de los operarios fallecidos, y de la ciudadanía en general, puestas en el sistema de administración de justicia no sean defraudadas y que se esclarezcan y se deslinden responsabilidades en estos lamentables hechos que conmocionaron a la comunidad chaqueña.

Temas en esta nota

Editorial