Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/193942
Ignacio Rodríguez, psicólogo

“Paternar hoy implica cuestionarse e involucrarse en las tareas de cuidado”

Un integrante del Instituto de Masculinidades y Cambio Social, un espacio que propone intervenir en las políticas de género para varones.

El Día del Padre estaba previsto originalmente para el 21 de junio pero en el Chaco un refuerzo de medidas de prevención lo pospuso tres semanas. Cuando se anunció el cambio de fecha tanto autoridades del gobierno como comerciantes esperaban un panorama mejor en las ventas. 

Más allá de la actividad social durante la pandemia la celebración invita a observar cambios significativos en los vínculos. Para analizarlos el psicólogo Ignacio Rodríguez responde algunas preguntas desde la perspectiva de un trabajo colectivo en el Instituto de Masculinidades y Cambio Social (MascCs). Como él profesionales de otras especialidades plantean la inclusión de medidas que permitan el ejercicio de derechos; por ejemplo para que un hombre tenga un espacio disponible donde cambiar el pañal de su bebé en un baño o lugar de trabajo.

para dia padre .jpg

Además desde la experiencia personal valora las alternativas de acompañamiento que ofrece la virtualidad en tiempos de aislamiento social.

NORTE: En la publicidad y redes se suele romantizar la fecha, ¿pero qué implica ser padre en lo cotidiano?, y ¿cuáles son los desafíos actuales?  

I. Rodríguez: -Las publicidades o medios que romantizan la paternidad lo hacen en términos de ideales que distan mucho de representar la realidad pero sí un escenario deseado en un futuro próximo. Creo que unas décadas atrás el mensaje y contenidos del Día del Padre era representar una unión fraternal, de complicidad borrando las diferencias y poniendo al padre como aliado del hijo varón. Hoy la visibilidad de la función paterna es otra y mucho se lo debe a los movimientos y luchas feministas.

Para sensibilizar, visualizar o al menos para no quedar políticamente incorrectos, los medios representan padres comprometidos con las tareas domésticas y de cuidados, sin hacer prevalecer un tipo de relación sobre otra (la de padre-hijo o la de padre-hija) Y aplaudo esa iniciativa pero queda corta cuando no es acompañada y sostenida por políticas institucionales o estatales que pongan en la mesa el debate sobre las licencias por paternidad, la inclusión de cambiadores en baños de varones, por citar algunos ejemplos.

Parece que se hace necesario hablar de "paternidad responsable" cuando el solo hecho de mencionar paternidad implica una responsabilidad que no debería incluir otro sustantivo para reafirmarla.

ignacio rodríguez.jpg
Ignacio Rodríguez integra el Instituto de Masculinidades y Cambio Social.

Entre varones ¿se conversa sobre las responsabilidades que conlleva paternar?  

- No tengo esa posibilidad y es muy reciente de encontrar amigos con hijos que coincidan en la etapa de crecimiento de la mía. De todas maneras es un tema del que no se habla mucho porque tampoco están muy visibilizadas las tareas de cuidado entre varones. Sin embargo sí veo y movilizado por el aislamiento social preventivo obligatorio mayores espacios para pensar la paternidad. Y para conversar sobre el tema en forma virtual con otros desconocidos. En las redes están apareciendo lugares para encontrar cierta contención para sentirse acompañado en el desempeño de la paternidad.  

 

Camino de deconstrucción  

Rodríguez sostiene que en lo cotidiano y habitual para un padre es creer implícitamente que la madre “lo hace mejor”, sin embargo, pensar la corresponsabilidad como padres/madres implica cuestionarse e involucrarse en las tareas de cuidado.“En lo personal creo que indefectiblemente requiere una deconstrucción como varón y como padre. No alcanza con identificarse al lugar de proveedor. Es necesario algo más”.

“En lo cotidiano creemos implícitamente que la madre lo hace mejor, entonces hacemos la vista gorda a la cantidad de ‘pequeñas tareas’ cotidianas que tienen que ver con el cuidado”, señala.

Desde sacar un turno médico, hasta llevar el calendario de vacunación. O cambiar pañales, preparar la comida, abrigar, acompañar las tareas y jugar, Rodríguez remarca que sobretodo lo destacable es disfrutar y apropiarse de cada momento, “porque no se trata de una ayuda a la madre, se trata de una responsabilidad conjunta”.