Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/193861

Una oportunidad para reafirmar la unión nacional

Es la primera vez que, en poco más de dos siglos, la celebración del aniversario de la Declaración de la Independencia encuentra a la sociedad argentina en un contexto de pandemia que, como es de público conocimiento, obliga a la ciudadanía a permanecer en sus hogares.

Esta extraordinaria circunstancia, no obstante, no impide que tan importante acontecimiento para la vida de la Nación sea celebrado por millones de argentinos en todos los rincones de la patria, en una fecha que se presenta también como una nueva oportunidad para superar las divisiones y los desencuentros.

Este nuevo aniversario de la Independencia declarada en el Congreso de Tucumán de 1816 debe servir para repensar la Nación, más allá de los rituales patrios, y movilizar voluntades a lo largo y ancho del país en función de un mismo objetivo: dejar de lado la visión de corto plazo que caracteriza a muchas de las acciones que se emprenden en el país, para dar lugar a proyectos que sumen a amplias mayorías.

En ese sentido, esta fecha patria constituye una gran oportunidad para tomar el ejemplo de los que, reunidos en Tucumán en aquel lejano 9 de Julio, dejaron de lado sus diferencias para declarar la Independencia en un escenario difícil y con un contexto mundial que no era favorable, ya que la monarquía restaurada en España estaba decidida a recuperar sus colonias. El mundo de estos días vive un proceso de gran incertidumbre por la pandemia, con empresas, familias y Estados que, con marchas y contramarchas, sufren el impacto de la crisis sanitaria.

La compleja situación actual obliga a los países a repensar estrategias para avanzar en el nuevo escenario que, lentamente pero sin pausa, ya comenzó a reconfigurarse. Por eso es fundamental que la ciudadanía argentina no gaste energías en enfrentamientos estériles y que todos los esfuerzos estén orientados a comprender cuáles son los actuales desafíos y cuáles son los mejores caminos por seguir ante cada uno de ellos.

Así como en estos años que lleva nuestra joven democracia se forjó el acuerdo para defender las instituciones democráticas, garantizar el respeto por las reglas de sucesión pacífica del poder y velar para que el derecho sea un ordenador de la vida social de los argentinos, hoy es necesario avanzar más allá para superar, de una vez por todas, el tipo de confrontaciones “a todo o nada” que lamentablemente formaron parte de la cultura política argentina y que poco ayudaron a la hora de construir estabilidad en momentos de crisis. Es necesario que la comunidad comprenda la importancia de avanzar en una mejor calidad en la discusión de los asuntos públicos, alentando el diálogo, la pluralidad de ideas y el intercambio de opiniones entre los distintos sectores.

La intolerancia debe ser parte del pasado de la Argentina. Ahora lo que se necesita es afianzar la cultura del respeto por las diferencias y comprender que todos los integrantes de la comunidad se pueden ver beneficiados, de una manera u otra, si se acepta como regla el respeto a la diversidad de opiniones. Así como en Julio de 1816 se hizo prevalecer el interés por un futuro en común, en estas horas difíciles para la Argentina y el mundo es necesario construir nuevos puentes de diálogo entre los argentinos. No hay que temer a las adversidades.

Los patriotas que participaron en el Congreso de Tucumán sabían que se enfrentaban a amenazas graves en un momento en el que casi todas las revoluciones independentistas del continente habían sufrido un duro golpe. Sin embargo, siguieron adelante con la tarea de sumar esfuerzos detrás de un objetivo común.

La celebración de este nuevo aniversario de la Independencia debe servir, como se dijo, para consolidar los lazos de unión de todos los argentinos en todos los rincones de nuestra extensa geografía, ayudando a construir un país más justo y solidario, apelando a la inteligencia para superar las contingencias. Estos son, sin dudas, algunos de los desafíos más importantes que tiene por delante el conjunto de la sociedad argentina.

Notas Relacionadas