Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/193548

Buscan dar continuidad al programa Precios Máximos

 En las próximas horas habría defini­ciones en la Secretaría de Comercio. Se concretaron más de 1800 interven­ciones en la cuarentena.

La subsecretaria de Comercio Exterior y Defensa de la Competencia, Ludmila Voloj, confirmó que la Provincia realizó las gestiones correspondientes para dar continuidad al programa “Precios Máximos”, que permitió a esa dependencia concretar 1800 intervenciones desde que se determinó el aislamiento social, preventivo y obligatorio en el Chaco.

Hasta el momento, a nivel central se manejan dos grandes alternativas: relanzar con algunas características específicas del contexto el viejo y conocido “Precios Cuidados” o extender el programa “Precios Máximos” por lo menos mientras dure la cuarentena en su fase estricta, esto es, la que tiene como piedra angular la limitación de la circulación.

“Estamos en comunicación con la Secretaría de Comercio, no sólo el Chaco sino todas las provincias, sobre todo porque hay versiones que dan cuenta de aumentos del 25% ante la inminente finalización de los alcances de la resolución vigente”, explicó la funcionaria a NORTE.

En rigor, lo que hay son más que versiones. De hecho, los supermercadistas aseguran que ya están recibiendo listas de precios con aumentos de entre el 15 y 20%, por lo que decidieron adoptar el criterio de no comprar hasta conocer las definiciones de la administración nacional. 

La expectativa de la Provincia es que se mantenga esta disposición, aunque más no sea con nuevas especificidades, siempre haciendo eje en el establecimiento de los precios máximos para poder intentar mantenerlos en los productos de la canasta básica.

LAS POSIBILIDADES

La diferencia es cualitativa. Puede darse como regulación de precios, en el marco de la Ley de Abastecimiento, que es el espíritu de los “Precios Máximos”; o bien de común acuerdo con las empresas, como se plantea con los “Precios Cuidados”, cuyo último tramo no alcanzó a ponerse en vigencia al 100% por la emergencia que generó la pandemia.

“En este caso, los sectores fijan un acuerdo con el Estado, pero además no se sujeta a una cuestión temporal o a determinados productos”, explicó Voloj y añadió: “En cambio, cuando hablamos de precios máximos o mínimos, determinados por el Estado nacional pero también por las provincias, estamos ante la posibilidad de intervenir como lo venimos haciendo desde el inicio del aislamiento”.

Según las cifras oficiales, la Subsecretaría de Defensa de la Competencia ha concretado, en conjunto con los Municipios, desde marzo hasta ahora, más de 1800 intervenciones, con aplicación de multas o clausuras preventivas para exigir que se retrotaigan los precios.

“Cuando existen fijaciones de precios o márgenes de rentabilidad, esto se rige por la ley de Abastecimiento y otorga un marco sancionatorio para actuar ante los incumplimientos”, apuntó Voloj.

Esta semana el cuerpo de inspectores se encuentra abocado a hacer los relevamientos correspondientes para evitar abusos o maniobras en el período en que se discute la continuidad del programa. Las acciones alcanzan a los comercios minoristas, pero también a las grandes cadenas de supermercados, mayoristas y distribuidores.

“Esto nos permite tener control y actuar ante cualquier maniobra en toda la provincia, como lo venimos haciendo desde el inicio de la pandemia”, aseguró la subsecretaria de Defensa de la Competencia.

CONTROLES Y NUEVOS HÁBITOS

El registro con que cuenta el área provincial da cuenta de una disminución en las denuncias conforme se fueron intensificando los controles, básicamente desde el desembarco del Covid-19 en la provincia. A medida que se fue consolidando la política de Precios Máximos y con ello el número de intervenciones, primero desde los Estados provinciales exclusivamente y luego también, desde los municipios, se fue reduciendo el número de denuncias.

De hecho, se pasó desde marzo hasta ahora de las 418 de las primeras semanas de aislamiento, a las cinco denuncias que se realizaron en junio. Para Voloj este fenómeno tuvo que ver con que “los precios se fueron adecuando al programa”, pero a la vez apuntó que los consumidores mutaron en cuanto al tipo de reclamos.

En este sentido señaló que, en la actualidad, el mayor número de reclamos tiene que ver con incumplimientos en la entrega de los productos que fueron adquiridos a través de las distintas plataformas de Internet. Desde marzo a hasta junio se han registrado más de 120 denuncias de este tipo.

Notas Relacionadas