Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/193526

Levantamiento de feria en la Justicia Federal

La Corte Suprema de Justicia de la Nación dispuso el levantamiento de la feria judicial que, en el marco de la emergencia por la pandemia de coronavirus que atraviesa el país, regía desde marzo para el máximo tribunal y para las cámaras nacionales y federales. Las restricciones, sin embargo, seguirán vigentes para juzgados de primera instancia y tribunales orales.

Cabe recordar que en las últimas semanas y también por decisión de las máximas autoridades de la Corte Suprema en algunas jurisdicciones de las provincias de Buenos Aires, Catamarca, Tierra del Fuego, La Rioja, Santa Fe, Corrientes, Tucumán, Chubut, Mendoza, Santa Cruz, San Juan, San Luis y Córdoba ya se había levantado la feria judicial, por tratarse de zonas donde la circulación del virus está más controlada que en otras partes del país, aunque en estos lugares se mantienen medidas de aislamiento obligatorio para servicios y actividades que no son esenciales para la comunidad. En el área judicial de Resistencia, Chaco, se había dispuesto la apertura del Juzgado Federal de Presidencia Roque Sáenz Peña.

La decisión del alto tribunal observa que en todas estas jurisdicciones, el personal judicial que concurra a los tribunales y dependencias para prestar servicios “deberá adoptar todas las medidas de prevención, higiene, movilidad y transporte emanadas de las autoridades competentes en el respectivo ámbito”. Por otra parte, se informó además que se mantienen las licencias excepcionales para magistrados, funcionarios y empleados que estén en grupos de riesgo o dentro de los exceptuados en resoluciones anteriores de la Corte, que había iniciado la feria cuando comenzó la cuarentena, el 20 de marzo pasado y la había prorrogado automáticamente cada vez que el Poder Ejecutivo Nacional anunció la extensión de las restricciones por la pandemia. Con respecto a las licencias excepcionales, la Corte aclaró que fueron otorgadas al solo efecto de evitar la presencia física del personal judicial comprendido en esa medida en sus ámbitos de trabajo, es decir que continúan prestando servicio en forma remota “y sin que ello afecte la validez de todos los actos que cumplan”.

Debe señalarse, por otra parte, que el máximo tribunal había prorrogado su feria casi en forma automática en sintonía con los sucesivos decretos dictados por el Ejecutivo nacional que extendieron las restricciones en distintas jurisdicciones del país y que permitieron mitigar la expansión de Covid-19. Las medidas habían generado objeciones de entidades que representan a profesionales del derecho en distintas provincias, aunque desde el orden nacional las respuestas a los reclamos se enfocaron en destacar que gracias a las sucesivas acciones de control contra la pandemia se logró una disminución en la velocidad de propagación del virus en gran parte del país y, lo que es más importante, se evitó la saturación de los sistemas de salud.

Uno de las cuestiones que dejó en evidencia la pandemia fue que los tradicionales escritos en papel todavía tienen una fuerte presencia en el Poder Judicial de la Nación y que el proceso de digitalización, que avanzó a paso lento en los últimos años, tuvo ahora un impulso con el trabajo remoto y el mayor empleo de herramientas digitales en los procesos judiciales. Ya en la acordada 12 de este año, la Corte Suprema había aprobado el procedimiento de recepción de demandas e interposición de recursos de queja en formato digital. También debe destacarse que, como se dijo, en otra acordada el máximo tribunal habilitó el trabajo desde los hogares para que magistrados, funcionarios y empleados judiciales que no sean convocados a prestar servicio en los juzgados de guardia puedan seguir trabajando desde sus hogares de manera remota. De todos modos, no debe olvidarse un dato que puede parecer obvio, pero no por eso menos importante: la Argentina es el octavo país en extensión territorial a nivel mundial y presenta una diversidad geográfica, social, económica y demográfica que influye en la dinámica de transmisión del virus. En otras palabras, no todas las jurisdicciones están en condiciones de salir de la cuarentena al mismo tiempo. Es de esperar que se comprenda que, en medio de esta crisis, son los intereses de la comunidad los que están por encima de cualquier interés particular.