Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/193260

Cómo funciona el centro de rastreo que busca cortar contagios de COVID-19

El aislamiento facilita el trabajo para enfrentar la siguiente etapa de detección de casos con COVID-19 y la mitigación de contactos.

Con unas 250 llamadas diarias un equipo de voluntarios y voluntarias se esmera en ponerle un cerco al coronavirus en la provincia.

El centro de rastreo es un espacio que se creó para ‘cortar líneas’ de contagios. 

“El trabajo consiste en indagar a la mayor cantidad posible de personas que tuvieron contacto 48 horas antes de que aparezcan los síntomas”, sintetiza el subsecretario de Panificación Educativa Juan Martín Fernández.

Antes de los síntomas 

La paciente tarea consiste en monitorear cada día en qué condiciones de salud está alguien que tuvo contacto con una persona con Covid-19 o a alguien que provenga de una zona con circulación viral. Todo esto antes de que aparezcan los síntomas.

Hace diez días el Ministerio de Educación había anunciado la preparación del área enfocada en casos asintomáticos.

Cuando cualquiera de los signos característicos aparece lo que sigue es una derivación a un equipo médico de Salud Pública.  

Para ganar tiempo       

 “Comenzamos el viernes 12 y hasta ahora se realizaron más de mil llamados a personas asintomáticas, y a unos 90 contactos estrechos nuevos. Además se dio apoyo a la línea 0800 para seguimiento diario a positivos y familiares”, describe Fernández al término de una videorreunión de domingo.  

La subsecretaria de Salud Comunitaria Carolina Centeno lo confirma y describe: “Se capacitó en el control y seguimiento de las personas aisladas que llamaron al 0800 y ahora se avanza en que esos equipos se centren en entrevistar a personas positivas para poder formar sus redes de contactos estrechos”.

Como en una central de operaciones cada voluntario debe llamar a esos ‘racimos’ de nombres para explicarles que son potenciales portadores de la enfermedad.

Con comisión de servicio 

La responsabilidad es enorme y el respaldo también. Intervienen sólidos referentes de Flacso, de la activa Fundación Huesped y de una organización aliada en esta cruzada: la Fundación para el Desarrollo Argentino.  

En una suerte de ensamble con varias áreas, incluyendo a Salud Pública, Seguridad y a Ecom Chaco, Educación convocó a trazadores voluntarios de la administración pública y de la docencia “porque es a un grupo de trabajadores a los que podemos reconocer ese tiempo de ‘comisión en servicio’”, se repara. No obstante todas las colaboraciones 100% voluntarias son bienvenidas.

Adónde dirigirse si se quiere ser voluntario  

“Seguimos buscando a personas que deseen sumarse al equipo de rastreo para cumplir el objetivo en la cantidad de llamadas y para asegurar una rotación en las que ya vienen trabajando”, plantea el subsecretario Juan Martín Fernández.  

Para inscribirse completar un formulario virtual (https://bit.ly/VoluntariosAdmPublica) disponible en las redes del Ministerio de Educación.

La tarea se cumple desde su casa vía telefónica y demanda unas cuatro horas diarias, tres a cinco veces a la semana -de lunes a viernes-, entre las 8.30 y las 19.

Además es necesario contar con conexión a internet y poseer un teléfono celular de la compañía Personal (son los chips que provee el gobierno) o liberado.

“El objetivo es hacer 600 contactos diarios para localizar y aislar aquellas personas que puedan tener un riesgo de contagio, realizando un seguimiento para poder solucionar la situación”, agregó el funcionario.

El subsecretario de Panificación Educativa Juan Martín Fernández
Notas Relacionadas