Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/192719
EL CASO TESTIGO

Un millón por daños y mala praxis

En su Sentencia Nº 107, el Superior Tribunal de Justicia del Chaco, condenó a la parte demandada a pagar solo por daño punitivo la suma de 200 mil pesos, más los demás daños e intereses, superando el millón de pesos.

En la ciudad de Resistencia, capital de la Provincia del Chaco, a los 28 días del mes de mayo del año 2020, reunidos en Acuerdo los integrantes de la Sala Primera Civil, Comercial y Laboral del Superior Tribunal de Justicia, Rolando Ignacio Toledo y Alberto Mario Modi, asistidos por la Secretaria Autorizante, dictaron la Sentencia N° 107 en un expediente contra un servicio de emergencias médicas, dos médicos y/o quien resulte responsable sobre Daños y Perjuicios y Daño Moral por Mala Praxis.

justicia.jpg

En el fallo, en el párrafo dedicado al relato de la causa, se especifica que la parte actora promovió demanda contra un equipo médico de emergencias y los médicos dependientes de la empresa, por los daños y perjuicios derivados de la muerte de su madre, ocurrido el 11 de septiembre de 2012. Relató que en esa fecha, su madre sufrió un malestar general, fuertes dolores en el pecho y la espalda, mareos y náuseas, por lo que su hermana, llamó al servicio de emergencias demandado. Imputó mala praxis médica a los que examinaron a su madre por haber incurrido en error de diagnóstico al considerar que su progenitora padecía dolores musculares y condritis cuando en realidad sufría un infarto de miocardio, no haberle realizado electrocardiograma a la paciente pese a los insistentes requerimientos para que lo hicieran y no haberla trasladado en ambulancia a un centro asistencial especializado. Manifestó que tuvieron que cargar a su madre, de avanzada edad, para llevarla hasta un sanatorio y que al ingresar falleció por un paro cardiorrespiratorio. Expresó que si no hubiera sido por el desaprensivo y negligente actuar de los accionados, su madre hubiera estado mucho antes en la unidad coronaria, gozando de los cuidados intensivos que el cuadro requería.

La sentencia del Superior Tribunal de Justicia del Chaco estableció en concepto de daño punitivo la suma de doscientos mil pesos ($200.000). En consecuencia, dispuso que el monto total de la condena ascienda a trescientos trece mil doscientos cincuenta pesos ($313.250), más los intereses dispuestos en el fallo de segunda instancia, lo que llevaría a la parte demandada a pagar 1 millón de pesos.

“No solamente confirma el fallo de segunda instancia que condenaba a la empresa por mala praxis y daños a los consumidores, sino que además ahora sube el monto por el daño punitivo”, nos especificó el Dr. Nicolás Iván Umansky, apoderado de la parte actora.

Continuó diciendo el profesional accionante, “es muy importante porque representa un leading case (caso testigo) en el cual el Superior Tribunal de Justicia del Chaco condena por daños punitivos a una empresa de emergencias médicas. Pero no solo eso, sino que modifica el monto irrisorio de segunda instancia de 38.000 pesos llevándolo a 200.000 pesos más intereses. El Juzgado Civil y Comercial N° 20 no había hecho lugar al daño punitivo, y la Sala Primera de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial modificó haciendo lugar al daño punitivo pero por un monto ínfimo. Esto es corregido por el Superior Tribunal que, con una sentencia ejemplificadora, cambia y condena por más monto. Y desestima el recurso presentado por la empresa de emergencias médicas”.

Dijo además que es sin dudas una sentencia importantísima “por cuanto, en primer lugar, confirma el daño punitivo a una empresa de emergencias médicas situación que todos los juzgados inferiores deberán seguir. Y por otro, es un parámetro para los jueces inferiores que ponen montos irrisorios y el Superior Tribunal de Justicia fundamenta correctamente cómo deben aplicarse los daños punitivos”.

Ref. Daño Punitivo. Al proveedor que no cumpla sus obligaciones legales o contractuales con el consumidor, a instancia del damnificado, el juez podrá aplicar una multa civil a favor del consumidor, la que se graduará en función de la gravedad del hecho y demás circunstancias del caso, independientemente de otras indemnizaciones que correspondan.