Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/192498
Día Nacional de la donación de órganos

Tres historias de vida ante la muerte: donar es dar vida, esperanza y amor

CHARATA (Agencia Por Mariana A. Alegre) Carlos Langellotti, Luis Pikaluk, Juan Francisco Bernard, ya no están entre nosotros, pero sus historias, y las de sus familiares han marcado muchas vidas. Donar es dar vida, señala la frase que, más allá del tiempo que pase, será la frase más importante sobre el trabajo que se realiza para sembrar conciencia sobre la donación de órganos, de sangre, de médula.

El 30 de mayo, se conmemora en Argentina el día nacional de la Donación de órganos. Repasamos, tres historias que han marcado y han sido semilla, para su comunidad y la provincia.

Juanfra, Luis y MIguel, Carltios: La vida y la muerte, transformadas en actos de amor

Carlos Langellotti tenía 18 años cuando decidió terminar con su vida, y su familia tomó una valiente decisión en medio de tanto dolor, que marcaría un antes y un después en la donación de órganos en la provincia. Pasaron 20 años de aquel hecho, que reactivaría el CUCAI Chaco, y además salvara las vidas de muchas personas, entre ellos un padre de familia.  “Fue un gran acto de amor”, dice Graciela Gutierrez, mamá de “Carlitos”.

En eso coincide con Karen Bua, esposa de Luis Pikaluk, quien recibió la donación de su hermano (riñon), Miguel. Un donante vivo. Luis, además de ser muy querido, era muy reconocido en el básquetbol chaqueño y nacional, cuando se enteró de su enfermedad, en 2012, decidió dar pelea. Dijo en ese momento “quiero tiempo para ver crecer a mis hijos”.

La decisión no fue sencilla, entre la razón y el corazón. Para Miguel no había dudas, pero él también tenía una familia: esposa y tres hijos, y aún estaba jugando al básquet. Pero, ese “acto de amor”, permitió llevar adelante la ablación y conseguirle tiempo a Lucho, para ver a su hija Martina convertirse en mujer y acompañar a Matías a la cancha cuando empezaba a jugar al básquet. En el 2017, Lucho falleció. En aquel proceso, tanto Luis, como Miguel y sus respectivas familias, se abocaron a difundir la importancia de donar órganos, tarea que sostienen, porque –inisiste Karen- “es un gran acto de amor”

Juanfra tuvo un paso cortito por esto mundo, pero su huella fue profunda, a través de su familia, en particular de su mamá, Mariana Da Cunha. La leucemia le ganó a Juanfra, que se transformó en una estrella que guiaría los pasos de mamá Mariana, y de mucha gente que decidió decir que sí a la campaña que comenzó para fomentar la donación de médula (que se realizaba a través de la donación de sangre), para luego ingresar a una lista de esperanza (no de espera). No solo en Charata, sino en Chaco, fue un récord, más de 100 donantes en 2019. En poco tiempo, Juanfra tendrá una hermanita, Josefina, crecerá junto a esa semilla de amor y esperanza, que su hermano dejó sembrada en su familia, para poder convivir con el dolor de su ausencia, y que se replicó en muchas personas, y salvará vidas. 

Donar órganos, sangre, médula, es más que una decisión, es dar vida, es un acto de amor, es dar esperanza, es el dolor, también, y es semilla. En Chaco, según el INCUAI, hay 111 pacientes en lista de espera, de los cuales 77 están en lista de espera renal, y 21, en lista de espera renopancreática