Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/192217
Resistencia, mi ciudad

El fútbol en la colonia

Sarmiento y For Ever, eternos rivales y principales protagonistas de recordadas contiendas futbolísticas en el medio, nacieron juntos o si queremos expresarlo con una metáfora: tienen la misma cuna, la Escuela Normal Rural de Resistencia.

LOS HECHOS INICIALES

Promediaba la primera década del siglo XX y algunos jóvenes residentes en la colonia Resistencia ya efectuaban tempranas prácticas de fútbol, deporte introducido en el país pocos años antes. Lo hacían, y lo continuaron haciendo hasta 1920, en el predio originariamente reservado a una plaza en el primitivo trazado de la que ya era capital del Territorio Nacional del Chaco, sitio que hoy ocupa la Plaza 12 de octubre, por entonces lugar en apariencia alejado de la zona céntrica. La Escuela Normal, que fue creada con el carácter de rural había obtenido autorización de la Comuna para realizar en el lugar las tareas prácticas de cultivo. Pero a los dos años fue convertida en escuela normal y el lugar fue utilizado por los alumnos para practicar el fútbol.

futbol.jpg

Resistencia era en ese momento apenas una aldea, de casas bajas rústicas y modestas. Sus habitantes, absorbidos por el objetivo de consolidar el bienestar económico, no se habían preocupado demasiado por practicar actividades de esparcimiento y recreación, objetivo con el que se gestaría y concretaría la creación de entidades deportivas o culturales.

Sin embargo ya asomaba entre las nuevas generaciones la afición por el deporte mayoritariamente preferido hoy en todo el país. Y la precaria canchita que servía de escenario para las prácticas constituiría el escenario fundacional que marcaba el nacimiento del fútbol chaqueño.

En 1910 y con motivo de la conmemoración del primer centenario de la Revolución de Mayo, el gobierno nacional resolvió la creación de ocho escuelas rurales en varias localidades del país que así lo requerían y Resistencia fue una de ellas. En la capital de la ciudad, y mucho menos en el interior, no existía ningún establecimiento de enseñanza secundaria y la escasez de maestros diplomados en el medio, constituía un verdadero escollo para el progreso educativo del Territorio.

La nueva creación venía a paliar este déficit, pero también incidiría con mucha fuerza en el nacimiento de las actividades culturales y deportivas. Su primer Director, el señor Justo P. Faría, nombrado en el momento de la creación del establecimiento, tomó conciencia de inmediato de los caracteres de la sociedad resistenciana y se propuso cubrir las carencias de distinta naturaleza que afectaban el progreso de ese núcleo humano.

Poco después de poner en funcionamiento al establecimiento educativo que formaría a los maestros, el 24 de septiembre, concretó la creación de un centro estudiantil que recibió el nombre de Alborada cuyo principal objetivo era el lograr a través de su actividad: la formación del espíritu nacional y la de la identidad local.

futbol2.jpg

El Centro comenzó sus actividades impulsadas por varias comisiones, una de las cuales se dedicaría a la programación de actividades deportivas. Por resolución de las autoridades educativas de la Nación, desde comienzos de siglo se debía practicar el fútbol en las Escuelas Normales. Si agregamos a ello el hecho de que varios de los jóvenes alumnos eran protagonistas de las prácticas futbolísticas que mencionábamos al principio, podemos explicarnos la situación , recogida como testimonio, de que en los recreos, el amplio patio del local escolar fuera escenario de charlas sobre el tema , expresiones favorables que llegaban hasta el Director.

El Centro, que desde los comienzos del año 1911 cambió su nombre por el de Sarmiento en homenaje al centenario del nacimiento del prócer, cumplió su objetivo con diversos actos culturales y deportivos hasta el año siguiente. Luego, la actividad decayó y desaparecieron las distintas comisiones, excepto la de deporte. Y con ella sobrevivió el equipo de futbol.