Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/192195

Preocupación en supermercados por la puja de precios entre formadores y el gobierno

 Miguel Simons advierte que hace quince días hay menos movimiento en mayoristas, que entregan menor volumen por cliente.

‘En esta puja entre la industria y el gobierno, las pymes somos el jamón del medio; porque a nosotros nos controlan, nos clausuran y nos exigen que cumplamos con los precios‘, señaló Miguel Simons, vicepresidente de la Cámara de Supermercados, Almacenes y Afines del Chaco.

De esa manera, reflejó las tensiones que existen en la formación de precios, afectando principalmente a aquellos productos básicos incluidos en el programa Precios Máximos. En diálogo con NORTE, el empresario marcó: ‘Hemos visto que, en los últimos 15 días, bajó el movimiento de ventas en mayoristas. Los fabricantes, al no tener la rentabilidad necesaria y afrontando mayores costos en materia prima y logística, limitan las cantidades por cliente.

En nuestro caso, empezamos a tener dificultades con los precios, porque evidentemente las empresas formadoras retacean productos, algunas ya están fraccionando y limitando azúcar, harina y yerba‘. La situación abarca en general, según indicó el empresario, a todos los productos que se encuentran en el programa Precios Máximos. ‘Hay empresas que mandan menos cantidad de algunos productos y completan con marcas que son más caras o que tienen menos mercado‘, expuso.

‘No me atrevo a criticar la formación de precios de la industria, porque los costos son muy complicados‘, sostuvo y agregó: ‘En esta puja de tira y afloje entre la industria y el gobierno, las pymes somos el jamón del medio porque a nosotros nos controlan, nos clausuran y nos exigen que cumplamos con los precios‘. Por eso consideró que ‘el gobierno provincial debería solicitar la factura y, de acuerdo con la compra, estimar el precio de venta. No fijarlo, porque acá nadie puede manejar los márgenes de las empresas‘. ‘No deben endosarnos a nosotros toda la responsabilidad del precio‘, enfatizó.

COSTOS EN SUBA

En cuanto a la situación en los mayoristas, Simons advirtió que las restricciones de entrega generan mayores costos: ‘Si un negocio de proximidad va y busca tres cajas de yerba y le entregan menos, a los pocos días debe volver y eso genera costos‘, explicó. A la vez, sostuvo que en los últimos días ‘en los mayoristas hay menos movimiento porque falta dinero‘.

‘El Estado (municipal, provincial y nacional) sigue chupando dinero. Si no pagás el cable o el abono del celular, te los cortan. Sameep y Secheep tenés que pagar, si no te cortan‘, contrastó. En otro punto, el dirigente supermercadista advirtió sobre la presión impositiva, que no cesa. ‘La AFIP sigue cobrando intereses por pagos fuera de término. Aportes patronales no entra en la moratoria. Todo eso no entró en cuarentena‘, describió.

ELECCIONES AL COMPRAR

‘Nos estamos quedando sin alternativas‘, graficó Simons al dar cuenta de la metodología adoptada por supermercados, de no comprar mercaderías con valores superiores a los establecidos por Precios Máximos. Sin embargo, refirió que las opciones para no comprar una marca y sustituirla por otra se acotaron.

‘Las industrias no dejan de producir, sino que fabrican menos o fabrican productos alternativos por fuera de Precios Máximos, pero es cada vez más difícil conseguir esos productos‘, expuso el referente de la cámara supermercadista chaqueña.

Como ejemplo citó el caso del aceite: ‘Comprando a un mayorista o distribuidor, la marca que sea es imposible vender dentro de Precios Máximos‘, aseguró, y dijo que solo es posible vender a esos valores si se compra directamente a las aceiteras, una modalidad a la que supermercados pymes y negocios de proximidad no acceden. Así, estimó finalmente que sobre esta cuestión ‘la gente de Defensa del Consumidor y Comercio Interior deben estar al tanto’.

Notas Relacionadas