Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/190431

Pandemia, golpe a la industria

La crisis puso a la industria automotriz en un terreno desconocido que coloca al sector en un problema nunca visto.

autos.jpg

La pandemia de coronavirus afecta directamente a la producción automotriz de la región que da empleo a miles de personas.

autos2.jpg
Las fábricas automotrices pararon en casi todo el mundo su producción. La industria enfrenta el corte en la provisión de insumos importados de China principalmente,.

Las principales terminales de Argentina, Brasil y México suspendieron la producción para evitar la presencia de operarios y el contacto cercano que significa el traslado y regreso al trabajo.

Lo peor y más grave es que no llegan piezas para fabricar, más allá de la necesidad de cuidar al personal, porque muchas de ella ingresaban de China, donde se paralizaron las operaciones.

De esta manera, en Europa, Volkswagen, Ford y Renault, entre otras, decidieron bajar la persiana por ahora mientras que en el Mercosur también se detuvo casi toda actividad.

autos3.jpg
Con el Registro Automotor cerrado y sin entregas de fábrica las agencias oficiales se vieron forzadas a cerrar y esperar la evolución de la situación mientras enfrentan compromisos ineludibles.

La marca del óvalo azul fue la primera en nuestra siguiendo con una orden global, que abarca a todo Sudamérica. Pocas horas después, las 12 marcas que producen en el país siguieron los mismos pasos.

La primera medida que se había tomado fue en las áreas administrativas, donde casi todo el personal ya estaba haciendo home office y con mayores cuidados y seguridad en las plantas. Una vez con el decreto en mano, se paró la producción.

AGENCIAS CEDEN VEHÍCULOS

En este contexto de emergencia, la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina -ACARA- puso a disposición de los organismos sanitarios los vehículos de sus flotas para traslados de pacientes.

Desde el inicio de la cuarentena solidaria que se vive en el país, todos los concesionarios cerraron sus puertas, igual que las fábricas y el registro automotor.

autos4.jpg
El mercado del usado es el más golpeado por la crisis sanitaria. La mayoría no tiene espaldas para soportar un parate que puede ir más allá de los 30 días.

Esta realidad agrava aún más la crisis que viven, pero siguen adelante y esperan medidas para recomponer el negocio. Las unidades son las llamadas demos, que son autos destinados a demostración, que se usan para pruebas de manejo de los clientes y las destinadas a movilizar ejecutivos y logistica propi de las empresas.

En otro países, las automotrices también están realizando acciones de ayuda a las autoridades sanitarias para salir adelante.

autos6.jpg
Los coches para pruebas de manejo que tienen las agencias en todo el país -especialmente utilitarios fueron puestos a disposición de las autoridades en la medida que los necesiten.

Ford España, con la colaboración de la fundación SERES, firmó un acuerdo con la Cruz Roja Española por el cual cede vehículos de su flota durante el periodo de duración del estado de alarma decretado por el Gobierno.

 

Usados, el peor momento

Los concesionarios se vieron obligados a cerrar sus puertas por disposición de las terminales de las cuales dependen, lo que llevó, rápidamente, a advertir sobre una dura crisis que está por venir.

Tienen que pagar sueldos, mantener estructuras y sostener el stock parado sin ingresos, todo esto, en un mercado donde las ventas ya venían cayendo. Pero el riesgo no está solo para las ventas oficiales de 0km, sino que, en todo el país, hay ciento de vendedores de usados que también se ven duramente golpeados y con estructuras más pequeñas serán quienes reciban de frente el golpe de la crísis.

autos5.jpg
Tras un año dramático la industria se enfrenta ahora al exceso de stock y la falta de ventas y los pronósticos no son nada buenos.

Así lo advirtió Alberto Príncipe, presidente de la Cámara de Comercio Automotor. “Los concesionarios están paralizados y asustados por su economía, hay interrogantes sobre la continuidad del negocio, como se van a proveer y qué pasará con los impuestos y obligaciones”, dijo.

“Todavía no sabemos qué forma de pago habrá, estamos hablando como funcionarán los bancos, pero nada seguro”, agregó Príncipe. Por otro lado, los concesionarios de usados están todos conectados a través de la cámara para evacuar dudas legales e impositivas. El usado se sostiene por el volumen, no por rentabilidad, y estamos complicados”, comentó Principe.

 

Automotrices en lucha contra el coronavirus

Las terminales automotrices nucleadas en la Asociación de Fabricantes de Automotores (Adefa) anunciaron hoy una serie de medidas que comenzaron a desplegar en los últimos días tendientes a colaborar y atender de manera activa las necesidades sanitarias por la pandemia de coronavirus.

Se trata de las terminales de las empresas Fiat Crysler Automobile, Ford, General Motors, Honda, Iveco, Mercedes-Benz, Nissan, PSA Peugeot Citroën, Renault, Scania, Toyota y Volkswagen, cuyas actividades productivas están prácticamente paralizadas por el aislamiento social obligatorio.

Entre las medidas adoptadas Adefa mencionó la apertura de las instalaciones industriales para dar soporte a los fabricantes de sistemas de respiratorios mecánicos para la atención médica de urgencia.

También se planteo colaborar en la ingeniería de procesos (Know how), para acompañar y potenciar la producción de empresas fabricante de insumos médicos, y en producción y abastecimiento de partes a proveedores de respiradores, para contribuir a mejorar su capacidad.

Las automotrices también concretaron la donación de insumos médicos (barbijos, mamelucos, camisolines, etc), así como el préstamo de grupos electrógenos para hospitales y hospitales de campaña, junto a la guardia técnica correspondiente para asegurar el correcto funcionamiento de los equipos.

En conjunto también concretaron el préstamo de flota “más de 100 vehículos- puestos a disposición de hospitales, movimientos humanitarios, organismos oficiales y ONG que trabajan con grupos vulnerables para atender las necesidades de traslado de voluntariado e insumos médicos.

Además de estas acciones puntuales que comienzan a generarse e implementarse, los directivos del sector se encuentran en conversaciones con las distintas autoridades para analizar en qué otras medidas e iniciativas puede colaborar la industria automotriz.