Temas de hoy: Siniestro vial Corzuela coronavirus en Chaco Pago de salarios Quedate en casa
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/190079

Pandemia y conocimiento

El esfuerzo para afrontar la pandemia y sus efectos en la comunidad, requiere de la intervención de un amplio espectro de ciencias y prácticas profesionales.

Por David Martínez 

  

La pandemia de Covid-19 ha puesto en tensión a todas las disciplinas vinculadas con la salud del ser humano, fundamentalmente a la medicina con sus diversas ramas y especialidades, pero también a las denominadas ciencias del comportamiento entre las que se encuentran la antropología, la pedagogía, las ciencias políticas, la criminología, la sociología y, por supuesto, la psicología. Son disciplinas que centran su atención en la conducta humana en la medida en que influye y es influida por las actitudes, el comportamiento y la necesidad de otras personas.

El coronavirus nos presenta un desafío multidimensional porque no se trata solo de un problema médico-biológico, sino que involucra en su desarrollo y expansión muchos otros aspectos de principalísima importancia. Esa amplitud del fenómeno exige de un articulado abordaje interdisciplinario y una pluralidad de enfoques provenientes de diversas ramas del conocimiento científico.

corona.jpg
La OMS elevó el coronavirus Covid-19 de la categoría de epidemia a la de pandemia.

Nótese, por ejemplo, que ciertas prácticas alimentarias y sanitarias de una lejana provincia de China, han generado el escenario propicio para la transferencia del virus hacia los humanos. En la medida que se trata de hábitos y costumbres de una comunidad, son áreas de interés para el antropólogo, el etnógrafo y claramente, el sanitarista. No es un conocimiento superfluo, en tanto que la misma relación entre hábitos y vulnerabilidad están en el origen de muchas de las enfermedades que se producen en nuestro territorio.

La manera en que las personas aprenden sobre la enfermedad y cómo adoptan pautas de autocuidado, es un área que convoca la palabra de las ciencias de la educación y a la pedagogía. En las redes sociales, vemos circular contenidos adaptados para que los niños de edad preescolar aprendan sobre la importancia y el modo adecuado de higienizar las manos. Por otra parte, la cuarentena pone en jaque a todo el sistema educativo, ya que maestros, profesores y alumnos, deberán en tiempo record familiarizarse con el uso de las TIC (tecnologías de información y comunicación) y adecuar sus estrategias pedagógicas a una virtualidad casi total. ¿Estamos listos para eso?

La articulación de políticas públicas y de medidas económicas destinadas a amortiguar el impacto de la epidemia, llama a la puerta de las ciencias políticas y de los economistas, quienes más enfrascados en la evolución del dólar o de los títulos públicos, poco han pensado en las potenciales consecuencias de un sistema de salud desfinanciado, con profesionales agobiados y crónicamente olvidados.

El diseño de estrategias orientadas a neutralizar los delitos contra la salud pública, plantea preguntas interesantes a los criminólogos y a los licenciados en seguridad ciudadana. Ahora la sociedad valoriza la función del agente de seguridad y el de una política clara y eficaz orientada al efectivo cumplimiento de la ley, en la comprensión de que, en momentos de temor y caos, puede ser necesaria su intervención para asegurar el cumplimiento de las condiciones sanitarias impuestas.

Informar sin sensacionalismo

Martinez 2.jpg

La influencia de los medios de comunicación en la formación de la opinión pública y en el acatamiento de las medidas preventivas, es materia de las ciencias de la comunicación y de la sociología. Se torna imprescindible la transmisión clara y efectiva, con la responsabilidad de informar sobre la realidad sin sensacionalismo, de manera de generar conciencia y no temor en la sociedad.

Los procesos psicopatogénicos que pueden tener lugar a partir de la enfermedad o de la situación de cuarentena, son fenómenos que requieren del psicólogo y del psiquiatra. La psicología de la salud adopta un enfoque biopsicosocial. Esta mirada implica entender que la salud o la enfermedad no son solamente la resultante de un proceso biológico, sino que el bienestar de las personas está relacionado con procesos psicológicos, tales como los pensamientos y las creencias (juicios, prejuicios y esquemas de cognición), con sus comportamientos (hábitos y costumbres) y con los procesos de interacción social (obediencia, imitación, solidaridad, etc.).

El espectro de disciplinas y profesiones que son interpeladas por esta situación global de salud son muchas y todas en su campo, contribuyen a la mejora de la calidad de vida de las personas. Considero que es el momento de movilizar y visibilizar a todo ese ejército de científicos y profesionales cuya principal arma es el conocimiento. Es también oportuno que sean valorados socialmente como actores fundamentales en el trabajo continuo para el progreso de la calidad de vida.

(El autor es licenciado en Psicología, especialista en Psicología Forense, y a cargo de la cátedra Psicología Social en UCES) 

Temas Relacionados

Coronavirus pandemia