Temas de hoy: Siniestro vial Corzuela coronavirus en Chaco Pago de salarios Quedate en casa
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/190040
Miguel Angel Fernández
Por: Miguel Angel Fernández

Depende de todos evitar lo peor

Cuando no pocos periodistas debemos cumplir con el aislamiento obligatorio y la responsabilidad social ante una cuarentena nacional sin precedentes es la que asume NORTE para no interrumpir un compromiso con el Chaco que nació el 1 de julio de 1968, es imprescindible resguardar una información objetiva, precisa, respetando los viejos principios de priorizar lo relevante en un mundo hiperconectado y que por momentos avasalla en las pantallas de TV y aun en las redes sociales, con el enorme costo de vidas que suma y sigue sin límites de fronteras porque la expansión desenfrenada tal vez no ha llegado a lo peor.

MIG322.jpg

La República Argentina está desplegando todos sus recursos, como lo viene haciendo el Chaco como una de las provincias más afectadas, en una cruzada preventiva donde se necesita consolidar la conciencia colectiva del cumplimiento del protocolo sin especulaciones para aliviar con el mayor esfuerzo posible la etapa que viene, donde el virus puede tornarse en mas riesgoso no solo por el cambo de temperatura otoñal, sino por el regreso de más chaqueños desde destinos turísticos europeos donde hoy, como en Italia, España y Francia, impera la muerte y se ha recurrido hasta al cierre de fronteras por parte de la mismísima Unión Europea.

Un capítulo especial es el de Estados Unidos donde también quedaron al desnudo sus limitaciones con un sistema de salud carísimo y con epicentro en la multitudinaria Nueva York, con tantos habitantes como la ciudad china donde empezó este cachetazo a la humanidad y hoy, después de haberse amortizado en muchísimas víctimas, no acredita ningún caso y está retomando su poderío industrial.

Lo dice bien la prédica de todos los voceros de fe con vida consagrada: esta es una lección de altísimo costo, casi incalculable en todos los frentes, para un mundo que desafiaba valores superiores en todas las religiones y disputaba un aluvión de avances tecnológicos con logros sorprendentes, día tras día, virtualmente abrumadores y no solo se recostaba en un soporte científico capaz de todo, pero que no ha podido reflejar ese colosal poderío en la prevención de ese virus que no tiene hasta hoy el rival de una vacuna que surja de los laboratorios de máximo nivel de excelencia mundial. Esta es, qué duda cabe, una derrota humillante.
Y eso no es todo, porque si bien es cierto que también están disponibles las estadísticas de miles y miles de muertes cotidianas en el planeta por accidentes viales, por el cáncer que no perdona, por las enfermedades cardiovasculares y otros flagelos, como la malaria en naciones africanas o el hambre que hace estragos en la desesperación migratoria que no cesa, subsisten también las disputas por las ambiciones territoriales petroleras y, sobre todo, se prioriza un colosal presupuesto en despliegues militares, hasta en la ambición de medir fuerzas acumulando el mayor potencial de equipamiento nuclear, sin que importe la enorme grieta universal de desigualdades, el impacto cada vez más potente del cambio climático y no se advierta, en suma, que el principio esencial de resguardar vidas con servicios de salud accesibles, suficientemente equipados y con reflejos bien preparados, tan oportunos como solidarios, quedó al desnudo como un descuido internacional compartido sin advertir que se entraba en un túnel sin retorno en el plano humano, social, sanitario y por supuesto político, distinguiendo a quienes cabalmente se juegan dando la cara y comprometiéndose en medidas excepcionales.

EL CHACO Y EL PAÍS

Hay referencias de la reunión de gobernadores con el presidente donde la evaluación del riesgo de expansión de esta pandemia no solo exige aplicar la cuarentena y actuar con el máximo rigor en la coordinación de todos los distritos, reconociendo que en conjunto levantaron la guardia pero la atención debe concentrarse en el área de mayores casos: la capital, la provincia de Buenos Aires y el ámbito chaqueño con señales de complicaciones que Capitanich había planteado con crudeza, del mismo modo que sus informes cotidianos a la hora 20.

La situación apremiante no puede ocultarse: el coronavirus ya le costó a su provincia en tres meses unos 600 millones de pesos, agravado esto por la caída de la coparticipación federal y de la recaudación de la ATP que se estima en 2100 millones de pesos. ¿Qué tesorería puede aguantar tanto?

Por supuesto, todos los gobernadores inquietos por ‘la copa‘ reclamaron que la coordinación, más allá del equipamiento en medios sanitarios (el ejemplo es el hospital de emergencia para el cual ya se trabaja en Resistencia en el predio del Perrando que también se adapta para ampliar su capacidad) también se encare de inmediato un refuerzo financiero tan urgente como imprescindible.

Se sabe que, además, el gobernador tiene evaluado el impacto de la menor participación de los municipios y pidió que el Banco Central unifique y flexibilice criterios operativos porque sabe que el universo de las pymes debilitadas en las ventas y por los cierres no podrá saldar los sueldos de marzo que para la propia provincia, sin duda alguna, significará un esfuerzo enorme.

Otro aspecto de la situación hace a la enorme variedad de actividades informales en caída libre, donde la paralización por la cuarentena ya ha desatado, por ejemplo, voces de remiseros con autos parados sin prestar servicios. El gobierno tiene un registro de ese flanco social que no puede ser oxigenado sin recursos y, sobre todo, sin saber cuánto se extenderá esta ineludible emergencia sin precedentes.

AUTONOMÍA EN LAS MUESTRAS

Con el Instituto Malbrán saturado y trabajando las 24 horas, se optó por recurrir a laboratorios de las provincias con la capacitación correspondiente y el envío, como ya ocurrió, del equipamiento necesario para evaluar a corto plazo las muestras que se van extrayendo y que seguramente aumentarán.

Del mismo modo Capitanich pidió el jueves al gobernador de Corrientes que se habilite el traslado de 120 profesionales médicos pertenecientes al plantel chaqueño que viene trabajando a destajo, desplegándose en todos los requerimientos y protegiendo su propia seguridad ante el riesgo de contagios. Se ha sumado la colaboración judicial y un aporte sin tregua tanto de las unidades policiales como fuerzas nacionales como la Gendarmería. Hubo intervenciones en casos denunciados por sobreprecios inadmisibles, aprovechadores de las necesidades colectivas.

LA ORACIÓN DE ESTE DOMINGO

La clave, como dijo el presidente Fernández, es evitar que el ritmo de contagios se acelere porque las posibilidades de contención de todo el sistema nacional de salud pueden verse desbordadas y es imprescindible apelar a todos los recursos privados que no pueden desertar de este compromiso, como hoteles vacíos que se adaptan en el área metropolitana.
En suma, esta cuarentena es un test de conciencia, especialmente ante quienes ya han sufrido el dolor de víctimas de la pandemia y nos pone a todos, chaqueños, argentinos, ante un riesgo sanitario sin precedentes desde hace mucho tiempo y que se podrá aliviar, tal vez contener, si los riesgos latentes son cabalmente asumidos en estos días obligatorios de quedarse en casa.

Por estamos convocados en este domingo a rezar, desde cualquier manifestación de fe, por nuestra Argentina.

Y acaso con esa oración por la patria más vigente que nunca donde se clama: Jesucristo, señor de la historia, te necesitamos.