Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/189991

En escuelas de Resistencia se mantiene la entrega de raciones de comida

En uno de los edificios de Villa San Martín el personal directivo espera que la demanda se incremente en los próximos días.

La misma escuela de Resistencia que NORTE visitó el lunes puso en práctica el servicio de comedor siguiendo los anuncios nacionales del domingo y ampliados un día después por la provincia.

La primaria 336 “Enrique Banchs” de Villa San Martín siguió recomendaciones fijadas por supervisión y autoridades del Ministerio de Educación. Los acuerdos consistieron en relevar a una población que potencialmente acudiría al establecimiento a retirar la ración de los niños que habitualmente comen allí. 

Por el aislamiento social obligatorio y las medidas de distanciamiento entre trabajadoras de la cocina la directora explicó algunos detalles: “Decidimos que de las cuatro porteras y becarias disponibles vengan únicamente dos cada día, así no están juntas tantas personas en la cocina, para que circule la menor cantidad de gente y se vaya rotando para no agotar”.

Ya se había avisado con anticipación a padres y madres que debían acudir a buscar la comida con sus taper u ollas puntualmente a las 11 de la mañana. La población censada hasta el martes era de 30 porciones.

La directora Rosana Zampa señaló que tanto miércoles como jueves hubo menos gente de la que esperaban, no obstante es muy probable que esa situación cambie en los próximos días.

“Como el miércoles llovió se cocinó un poco más de la comida que vivieron a buscar y hoy (por ayer, jueves) se siguió entregando a un poco más de gente”, describió la docente.

Altruistas 

La historia de las trabajadoras cobró trascendencia el martes porque no bien se oficializó que se mantendría el servicio ellas comunicaron que irían a la escuela a preparar la comida para los chicos.

El gesto fue reconocido por la directora, vice y secretaria porque se trata de quienes perciben las remuneraciones más bajas del plantel que se desempeña en el edificio de Monteagudo y Alice Le Saige.

A esa escuela asisten habitualmente unos 450 alumnos en dos turnos.

El sistema 

La modalidad para la prestación del servicio consiste en proveer raciones a tutores con una organización que evite que varias personas se congreguen en un mismo espacio, especialmente niños.

La logística aún en construcción con proveedores, personal administrativo y autoridades educativas es un desafío que se ‘autoajusta’ minuto a minuto.

En el Chaco funcionan unos 1.000 comedores escolares y garantizan que unos 235.000 chicos tengan un plato de comida al mediodía. La apertura de las escuelas para ese fin puso a prueba mecanismos similares a los de emergencia como en tiempos de inundaciones.

Oficial 

El Ministerio de Educación  del Chaco comunicó a través de un documento (memorándum) que “se garantizará el funcionamiento de los comedores escolares de la provincia, así como la atención en oficinas administrativas”, como parte de las medidas que el gobierno provincial viene implementando por la emergencia sanitaria.

En tanto que los establecimientos educativos sin servicio de comedor, así como las juntas de clasificación y direcciones regionales, suspenderán sus actividades hasta el 31 de marzo, estableciendo guardias pasivas.

Por guardias pasivas se entiende que el personal responsable deberá estar a disposición y comunicación para recibir insumos básicos vinculados con la situación de emergencia sanitaria.

Los términos del texto también abarca la necesidad de garantizar la limpieza y desinfección de los edificios, controlar el estado de los bienes mediante visitas regulares y atender contingencias.

El Ministerio recuerda que, para atención en general, se mantienen habitados y en funcionamiento los correos electrónicos oficiales y teléfonos de esta cartera.