Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/188170
CHARLA CON ADRIANA SARGENTI

De la improvisación surge la composición

Caen sus dedos en arrebatos suaves y briosos. El instrumento destella su luminosidad en melodías que van del clásico a la vanguardia. Adriana Verónica Sargenti toca el piano desde los diez años, “es mi vida”, desliza. 

13.jpeg

Caen sus dedos en arrebatos suaves y briosos. El instrumento destella su luminosidad en melodías que van del clásico a la vanguardia. Adriana Verónica Sargenti toca el piano desde los diez años, “es mi vida”, desliza. Es de Barranqueras, estudió Psicología y ejerce su profesión, sin embargo la música siempre está presente.

Adriana se presentará hoy en el ciclo Terraza Sampler. Esta actividad forma parte de la Agenda 2020 Verano para Todos llevada adelante en la Casa de las Culturas, en Resistencia. La cita es a las 21 con entrada gratuita. Para este encuentro presentará “Pianista interviene con Dadá”.

La artista pondrá el cuerpo y su piano para musicalizar el clásico cortometraje dadaísta de Rene Clair, Entr’acte. “La iniciativa vino de la gente del Instituto de Cultura. Se comunicó conmigo Leo Ramos. Me preguntaron si me animaba a musicalizar una película de cine mudo. Inmediatamente me pareció interesante la propuesta. La película pertenece a la época del auge del dadaísmo. El corto es excéntrico”, relata ahora en comunicación telefónica.

15.jpeg

Ante esta propuesta, Adriana cuenta que vio el corto y escuchó algunos fragmentos de su música. “Solo por curiosidad”, advierte. “Esta intervención es libre y tengo que permitirme soltarme totalmente de la versión original. Es un desafío inmenso, la película está musicalizada por un genio francés Erik Satie”, explica. En este caso la interpretación será algo novedoso.

“La película es muy buena hecha por los dadaístas, el movimiento artístico que surgió como protesta ante al arte burgués. Jugaron ridiculizando el arte establecido hasta ese momento. Todo eso también me sirve para licenciarme a tocar con total libertad”.

Mientas se reproduzca el corto en una pantalla, Adriana estará tocando en vivo durante casi media hora, el tiempo que dura el cortometraje. Dentro de su formación pianística está su especialidad en acompañar movimientos. Es pianista acompañante de danza clásica en el Ispea, desde hace 25 años.

14.jpeg

Pienso que puedo acompañar los movimientos, las imágenes y crear climas. Estoy planteando esto como una improvisación guiada. No me puse a crear una obra sino que apunté algunas cosas para poder desarrollar durante la reproducción de la película. Voy a dejar que fluya también la improvisación. En algunos pasajes pondré canciones conocidas o fragmentos de melodías populares. Iré distorsionando las canciones o temas musicales a medida que vaya surgiendo o sintiendo en ese momento. Además pondré también mis creaciones”, revela.

TANGO

Si bien su formación es académica Adriana incursionó en los últimos años en la música popular. Para ser exactos en el tango. “Me enamoré del tango”, argumenta.

“Es un género difícil pero maravilloso. Tiene cosas muy interesantes y cosas que a nivel rítmico me capturan. Soy parte de una agrupación estable, no hicimos una presentación oficial pero sí fuimos tocando por separado o en distintos eventos. En la misma están Tito Luque, Adrián Pérez y Alejandra Cabrera, ellos son los integrantes del grupo. Somos Cuatro Virutas, hay un tango que se llama La Viruta y de ahí nuestro nombre”, desliza y suelta una sonrisa amplia, feliz.

“Acompañamos a una cantante de Corrientes, Silvina Casco, con ella hicimos dos o tres presentaciones en la vecina ciudad”.

EMPODERAMIENTO

Una mueca feliz se dibuja en su rostro mientas toca. Sonríe también con los ojos mientas su cuerpo se balancea en cada melodía. De a ratos acomoda su pelo hacia atrás mientras algunas finas hebras alcanzan sus ojos marrones.

La composición siempre es en un primer momento improvisación. Todavía no me autorizo pero lo cierto es que estoy componiendo. Hice dos primeras canciones, escribí las letras, estoy en los primeros pasos de la composición”, señala. Resplandores de sus creaciones también podrán escucharse esta noche. El piano es su instrumento de toda la vida.

“Desde los diez años estoy tocando. Jamás lo abandoné o jamás el me abandonó. La música y el piano me siguen, más allá de que tengo otra actividad que es la psicología; soy psicoanalista pero nunca dejé de tocar el piano”.

En los últimos años comenzó en distintas formaciones a tocar más en público, en bares, teatros u distintos escenarios públicos. “En este último tiempo mi movimiento fue revalorizar esto que tengo y que estoy produciendo desde hace muchos años. Mi encuentro con el feminismo fue y es muy importante para autorizarme y empezar a salir. Ahora comparto abiertamente lo que sé desde la música”.

La música toca el alma. “Cuando estoy tocando en casa, practicando, cuando me siento a hacer música me invade una sensación única que me llena de emociones todo el tiempo. Tocar el alma con la música es algo maravilloso”.