Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/186067

El NEA una de las regiones con menos católicos

 Encuesta de Conicet sobre los creyentes argentinos en el siglo XXI.

Hay menos argentinos que dicen ser católicos (62,9%), los que declaran no creer (18,9%) son el segundo grupo más importante en el mapa de las religiones y los evangélicos (15,3%) son el grupo religioso que más creció en estos once años.

Los resultados de la encuesta que Conicet presentó esta semana revelan información que permite derribar prejuicios: hay católicos a favor del aborto, evangélicos que creen en la virgen María y personas sin religión que asisten a templos. Un 82% de los argentinos dice que cree en Jesucristo y un 76% en la energía.

El 60% afirmó que no lee la Biblia o el libro sagrado de su culto. Además, aparece una gran dispersión en lo que se cree puertas adentro de cada culto. Crece el cuentapropismo religioso. Seis de diez creyentes se relacionan con Dios por su propia cuenta, mientras que tres de diez eligen hacerlo a través de una iglesia o templo.

Los grupos como mormones y testigos de Jehová representan el 2,1% de la población, sin aumentar ni retroceder, y los judíos, musulmanes, umbandas y otros suman entre todos un 1,2% de la población. Los resultados surgen de un relevamiento que llevó más de dos años de diseño y que visitó unos 2.300 hogares en todo el país para que la muestra fuera representativa de la población.

Entre los hallazgos aparece el fin de los dogmas uniformes, explican los especialistas. Hay dispersión de creencias. Pertenecer a un credo no significa creer lo mismo que ese grupo de personas o lo que enseñan las autoridades. La tendencia es creer lejos de las instituciones y armar el propio crisol de creencias.

CREENCIAS

Las creencias sobre el aborto muestran una gran dispersión de opiniones, incluso dentro de una misma religión. El 51,8% dijo que debería estar permitido como ya está previsto en las circunstancias actuales (causales previstas en la interrupción legal). El 27,3% dijo que es un derecho de la mujer y debe legalizarse en todos los casos. Y el 18,7% dijo que debe estar prohibido.

El aborto es uno de los temas que entre una medición y otra dejó de estar en la esfera de lo privado para estar en el espacio público, muy cargado de religiosidad, pero con individuación de creencias. De 2008 a 2019 se duplica la proporción de quienes afirman que el aborto es un derecho de la mujer. La mayoría considera que debe estar permitido en algunas circunstancias.

Los evangélicos son quienes más se oponen al aborto, mientras que los sin religión son los que están más a favor. Sin embargo, hay matices. El 7% de los evangélicos dijo que es un derecho de la mujer y debería ser legal, lo mismo que el 23% de los católicos. Además, más de la mitad de católicos y evangélicos están de acuerdo con el aborto en circunstancias especiales como violación o riesgo de vida.

OTROS TIEMPOS

En una sociedad diversa las decisiones están más allá de las prácticas y adhesiones religiosas. El 61,3% de los consultados cree que una pareja de gays o de lesbianas debe poder adoptar niños, así como también el 51,9% afirma que el consumo de marihuana debería estar legalizado para el uso medicinal, a la vez que el 70% no pediría a los médicos que pusieran fin a su vida en caso de una enfermedad terminal o irreversible”, explica Verónica Giménez Béliveau, otra de las directoras de la investigación del Conicet.