Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/178041
Advierten que la situación social se deteriora en el Chaco

Se profundiza la desigualdad en la distribución del ingreso

El Centro de Estudios GPS realizó un estudio sobre la problemática de la distribución del ingreso y del estado de los programas sociales.

Los resultados de las políticas económicas aplicadas durante los últimos tres años comenzaron a mostrar resultados similares a la crisis del 2001 en materia económica y social. Desde el Centro de Estudios GPS difundieron un informe sobre las desigualdades más notorias en el plano social, entre las que se cuentan que el Chaco contiene un 2% de la totalidad de los programas sociales nacionales, pero tiene el 28% de las personas por debajo de la línea de pobreza; mientras que la provincia de Buenos Aires contiene el 48% de la población por debajo de la línea de pobreza y tiene el 70% de la totalidad de los programas.

El Chaco contiene un 2% de la totalidad de los programas sociales nacionales, pero tiene el 28% de las personas por debajo de la línea de pobreza.

El jueves 4 de abril el Indec publicó los micro-datos de desigualdad del cuarto trimestre del 2018, lo cual arrojó una diferencia de 0,17 puntos contra igual período de 2017. Un informe que lleva las firmas de las economistas investigadoras del Centro de Estudios GPS, Maia Woelfin y Paola Gevaerd Bernal, resalta que esos datos reflejan “que la desigualdad en la distribución del ingreso se profundizó”, y que por tanto “los sectores ricos aumentaron sus ingresos, y los sectores más pobres profundizaron su situación de precariedad”.

“Esto se explica por las políticas económicas aplicadas que llevaron a la desindustrialización de la economía, la posterior masiva destrucción del empleo, y el deterioro de salarios pensiones y jubilaciones”, fundamentaron y agregaron: “Si observamos los datos promedio del total de aglomerados del país, podemos ver que en comparación el Gran Resistencia incrementó en mayor medida los niveles de desigualdad entre el período 2016 -2018”.

Medidas que perjudican a la provincia

No obstante, el rumbo de la economía programada para el 2019 sigue dentro de la lógica de ajuste. Para las investigadoras “ello se puede evidenciar dentro de las principales medidas y reducciones que se identificaron en el Presupuesto Nacional 2019, que perjudicaron directamente a la provincia, y amenazan la garantía de los derechos de los más vulnerables: mujeres y jóvenes”.

De acuerdo con el informe “el desfinanciamiento de estas partidas da cuenta del deterioro administrativo de las políticas sociales que atañen a las mismas”. “El buen funcionamiento de una política social requiere de una logística y gestión en relación con las políticas económicas, de salud, de educación y de empleo”, reflexionaron las investigadoras.

Así, resaltaron que los análisis del Centro de Estudios GPS ponen en evidencia que “los programas sociales implementados años atrás no logran garantizar los derechos de la sociedad, dada la presión de los elevados índices de pobreza, consecuencia de las medidas económicas del plan de gobierno. En este marco, los programas sociales, como medidas de política económica y social para contener a los sectores más vulnerables, son fundamentales para mermar los aumentos de la desigualdad en la población”.

Unificación

Una de las principales transformaciones que se ha realizado en materia administrativa de transferencia de ingresos deriva del programa “Hacemos futuro”, creado en 2018. Se trata de la unificación de dos programas sociales “Argentina Trabaja”, que estaba destinado a varones y mujeres, y “Ellas Hacen”, destinado sólo a mujeres.

Una de las principales cualidades que dejó atrás esta unificación, refiere a la promoción de una economía social y solidaria en la cual la figura que cobraba relevancia era la cooperativa de trabajo. Estas cooperativas diferían de las clásicas y tradicionales, entre otras cosas, porque estaban tuteladas por el Estado.

En ese sentido, resaltaron que “la difícil tarea de lograr que los y las titulares se reconocieran a sí mismos como trabajadores sociales se vio derrumbada con la nueva propuesta Hacemos Futuro, ya que se trata de una política basada simplemente en requerimientos educativos y formativos. Los y las titulares deben cumplir con tres contraprestaciones: actualización de datos, terminalidad educativa y formación integral”.           

Según las investigadoras, esa situación “fragmentó el esquema de las cooperativas y eliminó la figura cooperativista del titular, para identificarlo como beneficiario, exigiendo credenciales educativas y formativas, eliminando todo requerimiento de trabajo colectivo”. “Con este tipo de diseño emerge la figura de beneficiario, que debe presentar contraprestaciones formativas, las cuales tienden a responsabilizar a las personas, y no a las políticas de Estado, de la condición laboral que los y las ciudadanas y ciudadanos atraviesan”.

“Así –indicaron- se eliminan a nivel territorial a los entes ejecutores del programa que gestionaban las cooperativas y a los espacios de construcción colectiva donde realizaban sus tareas socio-comunitarias y productivas. Las políticas sociales pasaron a ser focalizadas y compensatorias perdiendo el carácter de instrumento para la inclusión social”.

La distribución

Por otra parte, al analizar la distribución de estos a nivel nacional, se encuentran inequidades significativas. Buenos Aires concentra el 80% de los planes vigentes, mientras la Región Patagónica tiene 816 planes vigentes (menos del 1% del total del país). Asimismo, la Región del Norte Grande Argentino tiene el 11%.

Las regiones/provincias presentan disparidad entre el porcentaje de personas bajo la línea de pobreza y el porcentaje de programas vigentes. En un análisis comparativo encontramos que, mientras la provincia del Chaco contiene un 2% de la totalidad de los programas, y el 28% de las personas por debajo de la línea de pobreza, la provincia de Buenos Aires contiene el 48% de la población por debajo de la línea de pobreza, y el 70% de la totalidad de los programas. Ello significa que la relación programa por persona en la provincia de Chaco es 1/45 mientras en la provincia de Buenos Aires 1/29.

Hacia el interior de la provincia del Chaco, el programa abarca 41 localidades, no obstante 94% de los planes está concentrado en 8 localidades y el 6% restante entre 33 localidades.

Notas Relacionadas