Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/176197

¿Por qué calientan los teléfonos?

Sucede en algún momento, el celular “está que pela” y a muchos les pasó que deja de funcionar hasta que se enfría.

Un cable de carga flojo puede ocasionar un desastre en el puerto de carga. El primer síntoma es alta temperatura en la zona baja del equipo.

No hay una única respuesta a este problema a veces, (la mayoría) los teléfonos se calientan porque hay demasiadas aplicaciones ejecutándose en segundo plano pero no hay que descartar defectos en la batería u otros problemas menos comunes pero que merecen atención como una infección de malware.

La cuestión es la siguiente. Todos los teléfonos pueden calentarse un poco, y de hecho lo hacen de vez en cuando. Pero esto se convierte en un problema cuando la temperatura llega a un punto de que no se puede ni tocar o empieza a hacer cosas extrañas. Existen varias pistas que nos pueden ayudar a averiguar por qué el teléfono se calienta.

En primer lugar, puede haber defectos de hardware, pero también puede estar ocasionado por fallos técnicos de software o malos hábitos de uso ya que el teléfono tiene tres áreas principales que generan calor: la batería, la CPU y la pantalla. Muchos teléfonos anticuados son “flasheados” con el sistema operativo más moderno y funcionan hasta un cierto punto, pero exigen al procesador una tarea que no estaba prevista al ser diseñado, es decir quedó obsoleto y se lo fuerza a trabajar exigido.

La batería es otro aspecto a considerar, con más razón aún si el calor se origina en la parte trasera del teléfono. Las baterías modernas de iones de litio son muy potentes, lo cual hace que en ocasiones se calienten. El calor provoca que la batería extraiga sus disolventes orgánicos, que podrían inflamarse si la temperatura es muy elevada o se produce una chispa.

El caso de las conocidas explosiones del Samsung Galaxy S7 estaban provocadas por una batería defectuosa (por eso se retiraron 2,5 millones de unidades). Si el calor proviene de la parte delantera, la pantalla, el origen puede ser la CPU o la GPU del teléfono.

Estos dos componentes crean calor como consecuencia del funcionamiento, de modo que, cuando el procesador está muy solicitado, la producción de calor se incrementa en consonancia, pero tal vez con bajar el brillo de la pantalla el problema se termine. Si la alta temperatura es mayor en la parte inferior del teléfono es muy posible que haya algún problema con la unidad de carga.

¿CUÁNTO ES MUY CALIENTE?

En la realidad todos los teléfonos se calientan en un rango normal de temperatura que va de los 37 a los 43 grados, un teléfono no tiene que estar frío necesariamente. Existen apps que leen la temperatura del teléfono y emiten una alarma pero lo mejor es prestar atención a las costumbres de uso, jugar demasiado tiempo, ver películas enteras al punto de dejar a la batería exhausta son conductas que favorecen el calentamiento de cualquier equipo.

Los juegos más nuevos demandan excesivamente a los procesadores, si se usa la pantalla con brillo máximo los aparatos pueden bloquearse por temperatura.

Al igual que ocurre en una PC, jugar en un smartphone lleva a la CPU y la GPU a sus límites, y esto hace que generen una gran cantidad de calor. Las aplicaciones en segundo plano son otra cosa a la que nadie presta atención.

Por ejemplo cuando se minimiza Gmail para ver Facebook, en realidad no se está desactivando, sino que sigue “corriendo” en segundo plano y seguramente también lo esté haciendo Whatsapp. Y lo mismo pasa con todas las aplicaciones que se minimizan. Cuantas más aplicaciones se estén ejecutando en segundo plano, más tiene que trabajar el sistema para mantenerlas.

En general, las aplicaciones en segundo plano no suelen suponer un inconveniente. Sin embargo desentenderse del tema puede ocasionar altas temperaturas.

EL MALWARE

Subir el brillo al máximo, coleccionar widgets y fondos de pantalla en 3D y usar el modo de suspensión para una sesión larga de audio o vídeo, son acciones que pasan factura al rendimiento del teléfono. Si el teléfono se está calentando, puede ser buena idea rebajar un poco la cantidad de adornos. A lo mejor ayuda.

Poca gente cambia las baterías, prefiere un equipo más nuevo pero en este caso se eligió una batería de mala calidad. Antes de que suceda esto, el teléfono avisa con alta temperatura.

Aunque cualquiera de los problemas mencionados puede perjudicar al teléfono, ninguno de ellos es tan peligroso como el malware (la mayoría los llama virus) ya que sus códigos no fueron testeados en todos los equipos y por lo general acaparan la CPU y la memoria del teléfono, con lo que las asfixian y generan muchísimo calor, algunos de estos programas fueron pensados para eso con el solo fin de arruinar equipos. Es fácil detectarlos porque casi no se puede hacer otra cosa con el celular.

En este caso lo mejor es cortar cualquier conexión a internet y llevarlo a un especialista para que restaure el teléfono a su condición de fábrica, intentar pelear con un código de programa alojado quién sabe dónde, es perder tiempo.

ENFRIAR EL TELÉFONO

Hay gente que coloca el teléfono en la heladera para enfriarlo, someterlo a un contraste tan brusco de temperatura puede hacer que la pantalla se agriete y que se produzcan problemas de hardware en el sistema por condensación de humedad.

Es una muy mala idea. La funda de teléfono puede actuar como aislamiento, lo cual puede provocar la acumulación de calor se puede intentar usar el equipo sin funda y tratar de detectar por qué se comporta así ya que con demasiada frecuencia, la gente deja las opciones de GPS, Bluetooth o wifi activadas aunque no se necesiten.

Desactivar las aplicaciones que no se necesitan puede ayudar a acabar con el sobrecalentamiento y ahorrar batería. “Actualizar” es, básicamente, otra forma de decir “optimizar”. Cuanto más optimizada esté una aplicación, menos recursos empleará, lo cual disminuye la probabilidad de que el teléfono se caliente.

OTROS CONSEJOS

En ocasiones, un cable de carga defectuoso puede hacer que la unidad de carga funcione mal. Si el calor se concentra principalmente alrededor del puerto del cable, puede venir bien cambiar de cable.

Es muy común al cambiar de baterías buscar precio antes que calidad, hay un mercado global multimillonario de baterías “truchas” fabricadas sin control y sin sistemas de corte por temperatura para abaratar costos.

A veces es mejor comprar un recambio original de la marca antes que “una china que anda igual”. Si tratamos el teléfono con cuidado, no tiene por qué fallar.