Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/176194

La Isla del Cerrito, el contacto con la naturaleza y todos sus atractivos

El complejo Guáscara, la confluencia del río Paraná y Paraguay y el restaurante Pirayú. El verde de la vegetación junto al azul del cielo y el agua.

Isla del Cerrito.

Ya quedó muy lejos en el tiempo aquella relación de Isla del Cerrito con el leprosario. Hoy es un pueblo lleno de atractivos que vinculan al visitante con la naturaleza. No es para menos, el potencial que tiene es inabarcable.

Por sus costas confluyen los ríos Paraná y Paraguay. El renovado restaurante Pirayú –lo maneja el municipio- ofrece platos regionales exquisitos para deleitar el paladar, y si bien la hostería Del Sol está funcionando de forma normal, se sigue trabajando en mejorar sus servicios. En tanto, el complejo privado Guáscara, con vista al río, también ofrece hospedaje y platos típicos tanto para platos principales como degustaciones.

Es que se sumaron inversiones, y más allá de que la pesca sea uno de los atractivos principales, el potencial turístico con un restaurante de primer nivel y la hostería, así como el contacto con una naturaleza viva, crean un combo de experiencias que generan en el turista ganas de volver.

NORTE visitó la Isla del Cerrito –Diamante del Sol- y realizó una recorrida que permitió conocer de cerca el amor que existe en la naturaleza cuando se conjugan elementos como el agua, la tierra, la vegetación, el aire convertido en brisa, y el cielo testigo del implacable paisaje.

Junto al fotógrafo de NORTE, Miguel Romero, llegamos en primera instancia al complejo Guáscara, donde tras servir un plato de picada de fiambres, quesos, chipá y pan casero, nos ofrecieron un paseo en lancha. El complejo posee hospedaje, pileta para niños, parrilla, restaurante, entre otros servicios. Y claro, esencial, el paisaje.

La vista al río, vegetación, y algún que otro animal autóctono. En el viaje también estuvieron presentes Omar Echeverria y Mariana Acuña, quienes organizan un retiro iniciático (sin necesidad de preparación previa) con la presencia del maestro venezolano Sananda Kumara que tendrá lugar desde el 2 al 4 de marzo en Isla del Cerrito. El lema del evento es “Preparando el contacto con los maestros y con tu ser interno”, y las temáticas giran en torno a cuestiones metafísicas.

FLORA Y FAUNA

La reserva natural se extiende en la zona más baja y está constituida por cañadas y esteros, con la presencia de grandes ejemplares de laurel, timbó, aliso, sauce, lapacho, ingá, ceibo, guayaibí, palo lanza y palmeras.

En cuanto a la fauna, se puede visualizar el mono carayá, también conocido como aullador, al que se suman otras especies menos amigables como las víboras constrictoras. También en los humedales, lagunas, bañados y camalotales, se avistan carpinchos, zorros aguará, yacarés, garzas y biguáes.

Está rodeada por otras cuatro islas: La Guáscara, Carpinchito, Brasilera y Mvorebí y en el conjunto, se distingue por su perfil alto y rocoso. Una de las visitas imperdibles es el Museo de la Isla, de carácter histórico, donde se exhiben piezas y elementos utilizados durante la Guerra de la Triple Alianza.

La Colonia Regional junto al hospital de la Isla fueron considerados el primer centro modelo en el país para el tratamiento del Mal de Hansen (o lepra), que funcionó hasta la década de 1960, cuando el destino chaqueño comenzó a posicionarse como uno de los centros turísticos provinciales más visitados.

EN LANCHA POR EL RÍO

Tras establecer el primer contacto con la naturaleza, nos adentramos al río. Nos subimos a la lancha comandada por Freddy Báez. Atravesamos la confluencia de los ríos Paraná y Paraguay. Para aquel que nunca hizo un viaje en lancha, cambia totalmente la perspectiva. No es lo mismo ver el río desde la tierra, que viajar encima de él, viendo vegetación por todas partes. Eso sí, llevar protección solar para evitar problemas en la piel. Llegamos a Punta Norte, punto exacto de la confluencia. En tierra, se ubica una delegación de Prefectura.

SABORES EN PIRAYÚ

Tras un breve paso por la hostería Del Sol, que aún se encuentra mejorando su infraestructura, llegamos al restaurante Pirayú, reinaugurado en agosto del año pasado y manejado por el municipio de Isla del Cerrito, donde trabajan tres cocineros. El mozo Marcelo Gómez detalló el menú a servir.

La entrada estuvo constituida por bocaditos de pacú con sopa paraguaya y rodajas de tomate. Luego llegó el plato principal, el famoso surubí al paquete. Una exquisitez indescriptible. De postre, dulce de mamón con queso tybo (o barra), típico sabor regional.

Según comentó Gómez, así como como el surubí al paquete, también ofrecen platos especiales como el surubí cuatro quesos y surubí relleno: “Son tan ricos que muchos clientes piden un plato para llevar y repetir la degustación en sus casas”. Además, posee platos de pastas, carne vacuna, asado a la estaca, empanadas, bocaditos de pez. Por la noche, también se hacen hamburguesas y lomito. A eso se suma la variedad de vinos Las Perdices, Trumpeter, Latitud 33, blancos, tintos y rosados. Y tragos como daiquiri y fernet.

Potenciar el turismo con mejor infraestructura

Desde el gobierno provincial buscan potenciar esta localidad como destino turístico vinculado principalmente a la naturaleza, la paz, el verde, el agua, y la tranquilidad. Para ellos la Isla es la perla del corredor turístico de los humedales. Se busca integrar Isla del Cerrito a un corredor turístico regional como nodo principal que potencie el valor los recursos ambientales, paisajísticos y patrimoniales del conjunto de los municipios de la zona de humedales.

La articulación implica una mirada integral sobre posibles recorridos, sitios y complementariedades de la oferta turística que puedan ser disfrutados tanto por la población local como por los habitantes de la región, pensando también en la vecindad del nodo urbano Resistencia - Corrientes y la extensión del área de influencia hacia otras del norte argentino y países vecinos. Isla del Cerrito es destacada en la provincia por su belleza natural, un punto de encuentro entre los ríos Paraná y Paraguay que otorgan un escenario privilegiado en el contacto con el río.

Su ubicación estratégica a menos de una hora de viaje desde Resistencia, la habilitan a proponerse como un centro de servicios del área de humedales. Son tres los principales destinos turísticos del Chaco: Campo del Cielo en Gancedo (donde se expone uno de los meteoritos más grandes del mundo), el Parque Nacional Impenetrable, y la Isla del Cerrito, sus atractivos turísticos y paisajísticos son destacados dentro de la provincia.

Ya existe una marca y un posicionamiento claro como el lugar turístico en Chaco, asociado a la pesca deportiva. La principal actividad que convoca anualmente a más de 1.500 aficionados, es la competencia de pesca del dorado en embarcación que se mixtura con otras pruebas de pesca de costa, para adultos y para niños.

Proyectar para fortalecer la belleza

Desde 2015 se ejecutan obras en Isla del Cerrito, como la construcción de la avenida de ingreso en doble mano enripiada, nueva iluminación integral, apertura de calles en acceso a la hostería, reparación de la tradicional Capilla Virgen del Pilar, así como también la construcción de un puesto sanitario, oficina de turismo, museo, biblioteca y albergues.

Se desarrollaron también obras que tienen que ver con los miradores y pasarelas peatonales en distintos puntos, boulevard y rotonda, bajaderos de lanchas, remodelación integral del camping municipal con nuevas parrillas, reactivación del histórico tren con la habilitación de un recorrido recreativo, y la refacción interna y externa de los sanitarios.

Una de las obras que se prevé ejecutar también es el Faro de la Hermandad Latinoamericana, que consiste en una torre donde se podrá avistar en altura localidades y países vecinos. Una obra aún no tiene fecha de inicio, pero a la expectativa de comenzar lo antes posible.

Por delante, además de la inversión pública y de apoyo a la inversión privada, se buscará mejorar sustancialmente la capacidad y calidad de los servicios hoteleros; incorporar servicios gastronómicos acordes con la demanda del mercado regional actual; proveer suelo urbanizable para ampliar la oferta de suelo residencial y de servicios; fomentar la diversificación de emprendimientos vinculados al turismo ecológico (senderismo, cabalgatas, bicipaseos), turismo náutico (canotaje, náutica motorizada, wind-surf) y de servicios integrales a la pesca deportiva, posicionando a la localidad como epicentro regional de la actividad.