Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/175148
Testimonios de los productores de las zonas más complicadas

El girasol muere de pie

SÁENZ PEÑA (Agencia) - No dice nada. Camina en silencio. Mira hacia el horizonte, solo nubes oscuras. A la izquierda, el girasol que parece decir “basta ya”. Las tortas brotadas, caídas, negras. Abajo, agua. Así, gran parte de los lotes de girasol del Chaco que aún no fueron trillados, están en estas condiciones.

De acuerdo con el mapeo satelital hecho por el Gobierno del Chaco, se implantaron 452.000 hectáreas de girasol. De este total restarían cosecharse entre un 30 y un 20 por ciento según lo afirmado por productores y técnicos del sector privado. La mayoría de estos lotes están bajo agua, y con algunos muy dañados cuyas pérdidas rondarían entre el 80 y el 90%. “En mi zona se perdió cerca del 100% de los que faltaba cosechar”, alertó un productor de la zona de Gancedo. 

Antes y después: el productor Luis Ganz, de la zona de Itín, muestra a NORTE Rural una fotografía tomada en los primeros días de enero, antes de las grandes lluvias, y en la otra el mismo lote totalmente inundado.

En Hermoso Campo

Luis Ganz, que tiene un lote en la zona de Hermoso Campo, le dice a NORTE Rural: “me da una pena todo esto... me quedan 300 hectáreas de girasol sin poder cosechar y ya las abandoné, porque está todo brotado”.

En forma paralela, el productor Luis Ganz, de Hermoso Campo, contó que en zona de Itín hay lotes sin cosechar de girasol y que en gran parte de lo sembrado con algodón “ya casi un mes está bajo agua”, lo que implicaría pérdidas importantes.

Producción girasolera inundada en el sur provincial. En la zona de Basail, el agua causó cuantiosos daños, tanto a la agricultura como a la ganadería.

“El agua se nos viene... y no hay casi nada para hacer, porque la masa de agua baja muy fuerte, y a eso hay que agregar la lluvia que no para”, dijo Ganz, que tiene un lote sembrado con algodón en la zona de Itín.

Contó que el lote está con agua y que las plantaciones de algodón se van a secar porque ya tienen un mes en el agua, “y lo que queda en el borde no lo vamos a poder sacar porque los caminos están destrozados por los cortes”.

Ganz explicó que de algodón tiene 670 hectáreas pero 400 están perdidas. “Me quedan 300 hectáreas para terminar de cosechar girasol, soja no pude hacer nada y ya no lo hago más... tengo para hacer 600 hectáreas de maíz pero el tiempo no nos permite”, comentó preocupado.

El productor José Luis Tkaczuk, en un lote a 10 kilómetros al norte de Villa Ángela, sobre ruta provincial 13.

“Y las 270 de algodón que me quedan no están seguras tampoco porque también es campo bajo, pero gracias a Dios no está lloviendo tanto como en este otro lote”.

Para el productor de Hermoso Campo, “ya empezamos un año complicado, y encima llegan vencimientos de deudas y si no hay sembrado no hay plata”, indicó.

Algodonales bajo agua

SÁENZ PEÑA (Agencia) - Caminos cortados, campos inundados, canales que, según los productores, están obstruidos. La realidad es que sorprende la gran cantidad de agua existente producto de las lluvias intensas que se vienen dando en las últimas horas y que afecta de manera más contundente al sudoeste de Chaco.

Un lote de algodón ganado por el agua en la Legua 60, de Las Breñas, propiedad del productor Sergio Struss.

El productor Juan José Tkaczuk contó que en Colonia Juan José Passo, sobre ruta provincial Nº 13, a unos 10 kilómetros al norte de Villa Ángela, en lo que va del año cayeron 395 milímetros. En una tabla digital, el productor de la zona de Villa Ángela lleva anotados los días de lluvia en ese campo, el cual muestra que el 3 jueves de enero cayeron 15 milímetros.

En Pinedo

Lotes de algodón bajo agua en Hermoso Campo, Itín, al igual que campos con girasol sin cosechar. “En mi zona aún queda en los lotes alrededor del 30% de girasol, pero a los bajos rindes obtenidos y con este clima, no es difícil de imaginar cuáles serán los resultados de esta campaña”, dijo Alberto “Beto” Simoncini.

En El Nochero

En tanto, Máximo Padoan comentó al sitio Agroperfiles que en la zona de El Nochero y Santa Margarita la situación resulta complicada por la gran cantidad de agua caída, y que el cultivo lo encontró en su estadío de desarrollo, y que espera que pueda recuperarse en parte una vez que bajen las aguas.