Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/174795

La industria chaqueña continúa con pronóstico reservado

Varias firmas avanzan en el proceso preventivo de crisis y admiten que se darán despidos. Otras buscan atravesar la coyuntura con aportes del estado de una parte del salario.

Los indicadores sobre actividad económica vienen marcando un sostenido retroceso que hace que dirigentes de todos los sectores reclamen un cambio de rumbo en el que tenga preferencia la producción antes que la especulación financiera. 

Andrés Irigoyen, presidente de la UICh, sostuvo que no se avizoran mejoras para el sector en tanto se mantenga el modelo económico.

Así, el último informe del Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (Indec) revela que noviembre volvió a bajar la producción industrial y la construcción y entre los informes se agrega el Estimador Mensual Industrial (EMI) que revela que además de las perspectivas desfavorables para el corto plazo otro dato preocupante es que prácticamente un tercio de los encuestados cree que disminuirá personal 

“La verdad es que se vienen dando despidos, y como sabemos en la provincia el textil es uno de los sectores más perjudicados”, sostuvo el presidente de la Unión Industrial de Chaco, Andrés Irigoyen.

El dirigente señaló que durante los últimos años la Provincia logró desarrollar la cadena del algodón y posicionarlo para lograr valor agregado mediante la integración de todo el proceso productivo que va desde lo más básico hasta llegar al apoyo al diseño y confección de prendas pasando por la hilandería y tejeduría.

En el informe nacional, la industria textil fue la de la caída más pronunciada que llegó al 32,2% seguido por la metalmecánica que descendió un 26,2% y las de producto de caucho y plástico que cayeron 17,4%.

“A partir de la apertura indiscriminada de las exportaciones, una caída importante del mercado interno y las fábricas produciendo al 52 por ciento de su capacidad instalada, estamos ante un escenario complicado”, se sinceró Irigoyen.

La medición que se conoció correspondió a datos de noviembre, lo que fue el séptimo mes consecutivo de descensos para la actividad y que esperan que los datos del último mes del año pasado no modificará el panorama.

En el plano provincial expresó que algunas empresas para capear el temporal buscan algunas medidas coyunturales como el aporte estatal nacional mediante el programa de Recuperación Productiva (Repro) por el cual se otorga la Nación otorga un porcentaje del haber con el compromiso de que no se den cesantías y reconoció que algunas como medida también avanzan en procesos preventivos de crisis.

“Con el Ministerio de Producción nacional se busca coordinar la asistencia para aquellas empresas que están problemas que no pueden pagar la totalidad del sueldo y buscando las alternativas para evitar los despidos”, expresó.

MODELO DE DESARROLLO

Irigoyen expresó que si bien pueden darse estos paliativos temporales en término de asistencia nacional, la cuestión de fondo pasa por la modificación de un plan de gobierno orientado a la actividad productiva.

“Este gobierno alude hace tiempo a heredó una administración complicada, pero lo cierto que desde fines de 2015 a la fecha todos los indicadores de relevancia han descendido y subieron aquellos que generan preocupación, falta un modelo industrial que promueva el desarrollo, debemos poner a trabajar las empresas”, consideró.

En un análisis más a mediano plazo, indicó que se espera alguna mejora para el segundo trimestre de este año a partir del ingreso de divisas a partir de la liquidación de la producción primaria y que analistas estiman también un repunte de la economía brasileña, que como principal socio de Argentina, también tendría un repunte favorable para los números del país.