Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/174425
Anuario 2018

En un año de crisis, las grandes obras sufrieron atrasos y una sola fue inaugurada

La deuda pendiente del gobierno nacional sigue siendo la infraestructura estructural que esta parte del país necesita. Para 2019 hay proyectos importantes que generan expectativas. 

Cumplido el tercer año de gestión de Mauricio Macri en el gobierno nacional y de Domingo Peppo en la Provincia, este 2018 volvió a estar signado por tímidos avances en las grandes obras de infraestructura que se ejecutan en el Chaco, todas iniciadas en el gobierno anterior. El trasfondo es un contexto de crisis, que se agudizó hacia este fin de año, con crecientes tensiones para todos los recursos provenientes de la Nación y sin que las promesas del sistema de Participación Público-Privada (PPP) se cumplieran. La autovía de la ruta nacional 16 entre Resistencia y Makallé fue la única obra importante inaugurada; mientras que fue completado el tendido troncal y de aproximación del Gasoducto del NEA, al que puede agregarse también la finalización de la primera etapa del puerto de Las Palmas y no mucho más.

El 25 de mayo, Javier Iguacel –por entonces administrador general de Vialidad Nacional- llegó a la provincia para inaugurar oficialmente, desde Makallé, la autovía de la ruta 16. En esencia, a la obra le quedaba por finalizar un tramo de 28 kilómetros hasta llegar al peaje de esa localidad, incluyendo el puente en alto nivel sobre las vías del ferrocarril, para así completar el trayecto de 42,5 kilómetros hasta Resistencia iniciado durante la gestión provincial de Jorge Capitanich.

Javier Iguacel durante el acto de inauguración de la autovía 16, el 25 de mayo de este año.

En esa ocasión, el funcionario nacional hizo algunos anuncios en diálogo con NORTE. Por caso, que la autovía Makallé-Sáenz Peña en la misma ruta nacional se licitaría este año, junto con el segundo puente Chaco-Corrientes y dentro de las obras que se construirán por el sistema PPP. En sus palabras, las previsiones indicaban que los trabajos comenzarían en 2019: “Se verán mucho en la autopista y un poco menos en el puente, porque se hacen primero trabajos de columnas o en el fondo del río. Empezará a tomar color el puente en el 2020 o 2021”, indicó Iguacel por entonces. Avanzado el año, esos tiempos quedaron desfasados.

El gasoducto finalizado

Otra obra finalizada durante este año, aunque víctima de recortes varios, fue el Gasoducto del NEA (GNEA), rediseñado e iniciado durante la gestión de Cristina Fernández de Kirchner. Las variantes introducidas por la gestión macrista implicaron, por ejemplo, que Corrientes, Formosa y Misiones fueran excluidas de la traza, igual que una parte de Salta, dado el abandono de la opción original de abastecimiento vía Bolivia por el Gasoducto de Integración “Juana Azurduy”.

Finalizada la traza troncal y los ramales de aproximación que llegan al interior del Chaco, sobre fin de año comenzó a avanzar la gestión de la provincia junto a la distribuidora Gas NEA (concesionaria del servicio en esta parte del país) para el tendido de las conexiones domiciliarias en base a las prioridades trazadas que serán los parques industriales de Puerto Tirol y de Sáenz Peña y la Ciudad Sanitaria en Resistencia.

En estos últimos días del año, desde el gobierno chaqueño anunciaron que la distribuidora ya tiene en marcha una licitación y prepara otras para esos tramos previstos, y que las obras arrancarían en los primeros meses de 2019.

Definiciones centrales sobre la distribución de gas a través de Gas NEA surgieron en octubre, cuando la Fechaco hizo una amplia convocatoria a diversos sectores para escuchar las explicaciones sobre el funcionamiento del gasoducto, a cargo de la empresa Integración Energética Argentina S.A. (IEASA), que envió a su gerente de relaciones institucionales, Fernando Pazos.

Por la obra del GNEA, Fechaco tuvo una gran convocatoria de múltiples sectores.

Allí, el funcionario dejó claro que la distribuidora privada que tiene la concesión para la distribución de gas natural en esta parte del país hasta el año 2032, debía asumir la ejecución de las obras de redes domiciliarias para que el servicio llegue a los usuarios finales. Además, fue anunciado que la provisión de gas natural prevista desde Bolivia quedó descartada, y que el abastecimiento a los tramos ya finalizados del GNEA se haría desde Vaca Muerta, en el sur del país.

Plan director de cloacas

para el área metropolitana

El sistema de tratamiento de líquidos cloacales para el Gran Resistencia (conocido como Plan Director de Cloacas para el Área Metropolitana) está finalizado y a poco de empezar a funcionar. Se trata de una obra iniciada en 2014 con financiamiento del Banco Mundial. Durante este año comenzó un período de pruebas con líquido no cloacal, y restan hacer algunas conexiones a distintas zonas, por lo que desde la empresa Sameep estiman que entre febrero y marzo de 2019 podría estar prestando servicios. 

Lo que resta conectar son todos los sistemas que derivan a las viejas lagunas de oxidación con el colector principal, que va desde ruta nacional 11 hasta Barranqueras, el que concentrará todo el líquido en una estación de bombeo ubicada frente al barrio Güiraldes, y desde allí empezará a impulsarlo hasta la planta ubicada en la zona sur de la capital chaqueña.

En esa planta ya trabaja personal de Sameep, asignado para capacitarse en el manejo de la mano de los técnicos de la UTE contratista (Panedile Argentina, Rovella Carranza S.A., Eleprint S.A. y Coarco S.A.), ya que se trata de una planta única en el país por su sistema de tecnología de reactores anaeróbicos de flujo ascendente.

Ahora, sobre la base del futuro funcionamiento, la idea de la empresa chaqueña es interactuar con organismos provinciales y universidades de la zona para generar, con los subproductos del tratamiento (grasas, gases y barros), combos para fertilizantes y hasta biogás y biodiesel. Por eso comenzó a elaborarse un proyecto de inversión para determinar desde cuándo la planta puede generar esos subproductos.

Lo que viene

Mientras hay gestiones para que organismos internacionales financien obras de infraestructura estructural necesarias para la provincia, por lo pronto lo más firme es que el Fondo Financiero para el Desarrollo de la Cuenca del Plata (Fonplata) aprobó en los últimos meses del año dos paquetes importantes. Uno, para el proyecto de la ruta provincial 13 por más de 37 millones de dólares; y otro para la construcción del acceso al puerto de Las Palmas por 10,85 millones de dólares. Las dos obras se espera que comiencen durante 2019.

El proyecto de la ruta 13, cuyo costo total es de 45,75 millones de dólares, tiene por objetivo contribuir a mejorar la productividad y la integración económica de la provincia a través de la pavimentación de la infraestructura vial provincial. En este marco, se prevé la construcción de obras civiles y pavimentación de 43 kilómetros en el empalme de la ruta nacional Nº 11 y la localidad de Cote Lai. Esta es la primera de cuatro secciones a construir sobre la ruta provincial Nº 13 uniendo la ciudad de Villa Ángela con la RN Nº11.

En tanto, el financiamiento para Las Palmas permitirá la construcción y ampliación del muelle de carga, intersecciones, playa de estacionamiento y pavimentación de 14 km de acceso, con un plazo de ejecución estimado de dos años. Las obras vincularán las instalaciones del puerto con la ruta provincial Nº 56 y esta, a su vez, con la ruta nacional Nº11, proveyendo de conexión intermodal al sistema portuario. De esta manera, disminuirán los costos de transporte y del tránsito de vehículos pesados en las zonas urbanas de La Leonesa y Las Palmas.