Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/171198

Las frutas y verduras, cada vez más lejos del bolsillo de los consumidores

En el interior del Chaco, productos primarios caen un 30 por ciento en las ventas. Advierten momento complicado y competencia desleal.

SAENZ PEÑA (Agencia) – La caída del consumo en el contexto de un contexto económica en el cual la inflación doblega ampliamente y erosiona el poder adquisitivo de las familias, afecta la comercialización de todos tipo de productos vinculados a la canasta básica de alimentos, donde la comercialización de verduras y frutas también ha visto traducido en la disminución de las ventas en casi un 30% promedio. 

El alto costo de las frutas y las verduras provoca una caída en las ventas y en consumo.

“El momento es complicado porque por la combinación de esos factores perdió poder adquisitivo y adquiere menos cantidad de frutas o verduras, lo mismo que ocurre con otros productos a la hora por ejemplo de ir al supermercado” indicaron algunos propietarios de locales dedicados al rubro quienes agregaron que “ahora las vetas se fraccionaron un poco más ya que el cliente que antes compraba un kilo de terminado producto hoy lleva medio o quienes ya venían comprando en menor cantidad ahora lo que pueden se llevan dos o tres unidades”.

La crisis se hace sentir

En un contexto económico donde las distintas variables han “planchado” el consumo generando menores ventas a partir del cuadro inflacionario que generó una importante debacle del poder adquisitivo. Esa crisis también afecta al mercado mayorista que por carácter transitivo también ha visto disminuir la comercialización con el sector minorista que es la principal vía de la llegada de los productos al consumidor.

También el incremento en el precio de algunos productos como la papa en bolsa de 20 kilos que de 160 pesos paso a costar 180 en precio mayorista mientras que por kilo se paga hasta 10 pesos, la bolsa de cebollas chicas o “cebollines” a 200 pesos son algunos precios junto con el del morrón rojo que se comercializa a partir de los 150 pesos el kilo según donde se lo compre.

En materia de frutas, la naranja se llega a pagar hasta 70 pesos la docena en algunos lugares, la banana está en un precio de 40 pesos el kilo, mientras que por un precio oferta se puede conseguir una de menor calidad se consigue dos kilos a 35 pesos. En el caso de la manzana, los dos kilos pueden conseguirse en precios que van desde los 35 pesos.

Competencia desleal 

Otra de las reocupaciones que tienen quienes se desempeñan en el mercado comercializador de frutas y verduras tiene que ver con la competencia desleal que generar las verdulerías móviles, que sin aportar lo que corresponde en materia de tributos. Si bien algunas existen desde hace años, en los últimos meses la cantidad de vendedores con cajones se multiplicó en forma notoria.

“Los precios son más bajos y el producto puede ser de buena calidad y puede beneficiar al consumidor, pero a nosotros nos genera un importante perjuicio porque termina siendo una competencia desleal” analizan los comerciantes que cuentan con locales habilitados.

Se estima que en la ciudad de Sáenz Peña existen más de 40 puestos ambulantes que ofrecen verduras y frutas. Estas “verdulerías móviles” primera hora de la mañana ya se instalan, con cinco o más cajones. Este escenario no sólo se da en las avenidas de la ciudad, sino que se replica también en barrios de Sáenz Peña.

Hay quienes solo trabajan con determinadas producciones. Por ejemplo, los vendedores de mandarinas, zapallos u otros productos que se da dependiendo de la temporada del año. Y en otras ocasiones, los mismos minifundistas se agrupan para ofrecer una variedad atrayente a los ocasionales clientes que transitan por la ciudad.

Notas Relacionadas