Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/170028

Mamacha Massín demuestra que no hay edad para descubrir el teatro

Para hablar, o escribir en este caso, sobre Mamacha no hacen faltas fechas ni motivos particulares porque es una mujer con la cual sentarse hablar es un cambio de energía, que no importa como sea el día que estés teniendo estar cerca de ella es siempre irte con una sonrisa.

Florencia Martínez
Por: Florencia Martínez

“Pará, vos avísame cuando me vas hacer las fotos porque tiene que ser de un lado y nunca hablando o de abajo porque o sino salgo con papada” le dice Mamacha a Miguel Romero, el fotógrafo y además agregó: “Eso me enseñó mi amiga personal China Zorrilla” y sonríe. Y así, entre carcajadas y poses empezó la charla.

massin.jpg

Beatriz Soledad Massín nació en la ciudad termal, es una actriz con 20 años de experiencia. “No recuerdo la fecha exacta en que celebro mi aniversario, pero de lo que sí estoy segura es que es en este mes” explica Mamacha que su forma de descubrir la pasión por el teatro resulta llamativa y a la vez demuestra que no hay edad para que se despierte una verdadera pasión.

“Estábamos en Mar del Plata con mi marido y fuimos a ver una obra, me encantó como lo sentí y es ahí cuando le dije que yo quería ser actriz y cuando volvimos a Sáenz Peña empecé a estudiar con Carlos Canto y descubrí cuanto me gustaba estar sobre un escenario” dice Mamacha mientras saca un pañuelito de su cartera diciendo “ay, yo vivo con calor, aunque hoy sea un día bastante fresco” haciendo alusión a esos días fríos del invierno chaqueño.

SUS COMIENZOS Y SUS REFERENTES

Si bien Mamacha subio al escenario a los 40 años, su vida siempre tuvo su hilo rojo en la cultura. “Lo que se hereda no se roba” dice el dicho, pues bien heredado tuvo su talento ya que ella es sobrina Menoldo Díaz, el gran artista que honró los rostros de los integrantes de los pueblos indígenas.

Otro gran hombre que marco su carrera fue Cheche Gómez Lestani, primo hermano de su mama, quien decidió llevarla al escenario apostando solamente a ella con el estreno de “La loca de amor” a las cuales le siguieron decenas de obras exitosas.

massin2.jpg

De un momento al otro, y con su venida a Resistencia, se volcó por el humor. “Comencé haciendo stand up para el festival solidario. Yo no sabía qué era y me explicaron Willy Mestre y Aarón Jerez, diciéndome que tenía que contar anécdotas de mi vida en forma graciosa y que todos puedan entender y después vino Sala 88, que tengo que agradecer a Hugo Blotta que me abrió las puertas.

SU MEJOR ROL EN LA VIDA

Uno siempre quiere saber qué hay detrás de estas mujeres del espectáculo, quienes son sus sostenes. Ante la pregunta con que faceta se siente más cómoda, responde sin dudarlo: “Mamacha abuela”.

Massín está casada hace 40 años con su Raúl Ernesto, “quien entendió que debía darle espacio a esta ariana”. Tuvo dos hijos, Pamela Andrea y José Manuel; quienes le dieron a sus más preciados amores, sus nietos, Ezequiel, Tobías, Candela y Mora.

Temas en esta nota

mamacha massinteatro