Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/169350

Delincuentes "desnudaron" una tienda en Charata

Delincuentes vaciaron completamente una tienda que había abierto hace dos meses en Juramento entre 9 de Julio y Libertad, en Charata. Las pérdidas estimadas serían más de 300 mil pesos. El hecho habría ocurrido en la madrugada del domingo, y los ladrones violentaron reja y puerta trasera para ingresar.

CHARATA (Agencia) “Se llevaron todo, no dejaron nada. Evidentemente tuvieron tiempo. La inversión que había hecho en el local, me dejaron sin nada”, comenzaba diciendo Gisela, propietaria de la tienda que fue completamente vaciada en la madrugada del domingo.

58robo tienda 1.jpg
Delincuentes dejaron totalmente vacía la tienda que había abierto hace dos meses.

“Nadie vio nada, como siempre. Así que en verdad necesitaría que si alguien vio algo o están vendiendo la ropa por ahí, de hombre o mujer, que me avisen a mi o a la policía”, agregó

Gisela relató que estuvo atendiendo el sábado, hasta las 21, y cuando volvió el domingo, cerca de las dos de la tarde, se encontró con la tienda vacía.

“Hable con un par de vecinos y nadie vio nada, a pesar de que el local está iluminado, y que días atrás el municipio había limpiado todo el terreno de pastizales”, señaló.

58robo tienda 2 (1).jpg
Se estima que se llevaron mercadería por más de 300 mil pesos, y una cantidad importante de prendas de vestir.

Los delincuentes ingresaron por la puerta de atrás rompiendo rejas y puerta. “No alcanza nada para pararlos”, dijo Gisela, quien contó que se llevaron “más de cien pantalones, remeras camisas de hombre, buzo de hombre, camperas, ropa interior, todo se llevaron”.

La pérdida está estimada en más de 300 mil pesos, y hace dos  meses que funcionaban. “No tengo para hacer otra inversión, ahora no tengo como seguir. Era mi sustento para mí y mis hijos, yo soy madre soltera. Da bronca, impotencia, porque se llevaron todo y cuando pasan estas cosas, nadie ve nada, nadie sabe nada”, reiteró

Gisela aseguró “me quedé con miedo, ya no podía dormir en mi propia casa”, y que ahora deberá buscar trabajo, porque no puede sustentar una nueva inversión para volver a montar el local. “Espero que la gente que vea algo me avise a mí o a la policía”, concluyó