Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/167282
El G7, Bilderberg y Putin-Xi, este fin de semana. El martes, Trump-Kim

Un mundo lleno de crisis y de cumbres

Se ensancha la grieta en el G7.

   La Malbaie, 8 (AFP) - El presidente Donald Trump aumentó este viernes las rispideces entre EEUU y sus aliados occidentales con un inesperado pedido de reintegrar a Rusia al Grupo de los Siete (G7). Mientras los líderes de la mayoría de los países más industrializados del mundo comenzaron a reunirse para la cumbre del G7 en esta ciudad de Canadá, gobernantes europeos advirtieron que la postura de Trump “amenaza el orden mundial liderado por Occidente”. 

Las democracias occidentales se reúnen el mismo día en que el presidente chino Xi Jinping recibió en Pekín a su homólogo ruso Vladimir Putin.

   Ya furiosos por las posiciones rupturistas de Trump sobre comercio, cambio climático y el tratado con Irán, el G7 sufrió otra grieta, ahora en su unidad contra Rusia. Trump instó a que el grupo vuelva al formato de G8 que tenía antes de excluir a Rusia en 2014. “Deberían dejarla volver, debemos tener a Rusia en la mesa de negociaciones”, dijo el polemista de la Casa Blanca.

   Tras el golpe de Estado prooccidental en Ucrania en 2014, Rusia se anexó la región prorrusa de Crimea, por lo que fue expulsada del club de naciones ricas, que se proclama a sí mismo como garante del orden político y económico mundial. La idea de Trump fue inmediatamente rechazada por los jefes de gobierno de Alemania, Francia, Gran Bretaña e Italia.

   “La posición europea no es por un retorno de Rusia”, dice el comunicado emitido por Emmanuel Macron, Angela Merkel, Theresa May y Giuseppe Conte. Conte se había declarado a favor de Trump, pero firmó finalmente el documento de sus pares europeos, quienes a cambio le concedieron “abrir canales de diálogo” con Moscú.

   “El orden mundial, basado en reglas comunes, se ve desafiado, no por los sospechosos habituales sino, de manera sorprendente, por su principal arquitecto y garante: EEUU”, dijo Tusk, invitado a la reunión del G7. Y añadió que la determinación de Trump de acosar a sus aliados con cuestiones comerciales y diplomáticas “sólo funciona en las  manos de quienes buscan un nuevo orden pos-Occidental en donde no existen ni la democracia ni las libertades fundamentales”.

Libertades fundamentales

   Trump fue el último de los líderes del G7 en llegar a la cumbre que se celebra en La Malbaie, al norte de Quequec, y seguramente será el primero en irse pues tiene la reunión en Singapur con el líder de Corea del Norte Kim Jong Un. El presidente de EEUU es el principal blanco de las protestas callejeras que suelen realizarse durante las cumbres del G7. No obstante, los manifestantes quemaron banderas de todos los países del grupo.

   En inequívoco simbolismo, las democracias occidentales se reúnen el mismo día en que el presidente chino Xi Jinping recibió en Pekín a su homólogo ruso Vladimir Putin. Tres décadas después del fin de la Guerra Fría, las naciones del G7 están divididas en cuestiones como comercio, ambiente y compromisos multilaterales como el programa nuclear de Irán. Y casi al mismo tiempo, Trump parece más cómodo con rusos y chinos que con tradicionales aliados de Washington.

   La postura “EEUU primero” manejada por Trump en materia comercial refuerza los augurios de que esta cumbre será la primera de G7 en terminar  sin declaración conjunta. “Todos esos esos países se aprovecharon de EEUU en materia de comercio. Tenemos masivos déficits comerciales con casi todos ellos. Resolveremos eso”, subrayó Trump.

   Canadá y sus aliados europeos se esfuerzan por unirse contra Trump para luchar contra las tarifas estadounidenses a la importación de acero, aluminio, metales, autos y otros bienes. Macron y el primer ministro de Canadá Justin Trudeau dijeron que prefieren que no haya consenso en el G7, antes de que se produzca un retroceso en el comercio. “Al presidente Trump podría no importarle quedar aislado, y a nosotros no nos importaría firmar un acuerdo de seis países”, tuiteó Macron. Trudeau, en tanto, calificó de “risible” que Trump imponga aranceles invocando un supuesto peligro para la seguridad nacional de EEUU.

Advirtió que podría indultarse a sí mismo Trump: “No estoy por encima de la ley”

   Washington, 8 (AFP) – Trump afirmó este viernes que no está “por encima de la ley”, aunque a la vez reafirmó su “derecho absoluto” a indultarse a sí mismo en el marco de la investigación sobre la presunta injerencia rusa en su elección en 2016. “Nunca he querido que nadie esté  por encima de la ley”, dijo antes de ir a la cumbre del G7. Trump provocó otro escándalo cuando el lunes afirmó que tenía “el derecho absoluto” de auto-indultarse, en un tuit que hacía referencia a la investigación en curso sobre el asunto ruso y a la posible  “obstrucción a la Justicia” de su parte.