Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/164209
Alimentando el alma

Feng Shui

La propuesta nos lleva a enriquecer nuestra Alma, desde otro punto de vista, esta vez adentrándonos un poco más en esta técnica milenaria.

Por: Griselda A., Aguirre Consultora Profesional en Feng Shui. 

En esta primera entrega les quiero acercar una breve introducción sobre el Feng Shui para que conozcan un poco más de este apasionante arte que lleva miles de años aplicándose en diferentes partes del mundo.

Feng Shui significa ‘Viento y Agua’, es una ciencia que estudia el flujo de la energía vital, que llamamos Chi, en la tierra y en el paisaje. Podríamos decir que es una mirada profunda de las fuerzas de la naturaleza y a través de su comprensión nos enseña cómo debemos construir y disponer nuestras viviendas y ciudades para que coexistan en armonía con el entorno y aprovechen de la mejor manera el flujo de la energía en nuestro propio beneficio y aún en el de nuestros descendientes.

Con esto podemos entender que el objetivo del Feng Shui es lograr una armonía entre la naturaleza y las construcciones humanas de manera que nos veamos beneficiados en los diferentes aspectos de nuestra vida como el trabajo, la salud, la prosperidad, el amor, la familia, etc.

Según este arte milenario nuestras vidas y nuestros destinos están íntimamente ligados al funcionamiento del Universo y de la naturaleza. La fuerza que vincula al hombre con su medio ambiente se llama Chi (energía o soplo cósmico). Existen diferentes tipos de Chi: uno que circula por la tierra, otro que circula por la atmósfera y un tercero que circula en nuestro cuerpo. El Chi es el soplo esencial para el mantenimiento del equilibrio físico, ambiental y emocional. La finalidad del feng shui es aprovechar y aumentar el Chi ambiental para mejorar el flujo del Chi dentro de nuestros cuerpos, favoreciendo nuestra vida y nuestro destino.

OM (aum): Vocablo Sagrado. Unidad con lo Supremo, representa la combinación de lo físico con lo espiritual.

Armonía y equilibrio son dos factores cruciales en el feng shui, ellos permean el proceso que liga al hombre con el Universo en un proceso denominado Tao.

Los chinos vinculan al hombre con el cielo y la tierra a través del Tao, dividiendo todas las cosas en dualidades complementarias Yin y Yang. El Tao es el hilo que conecta a los hombres con su medio ambiente. A partir de la interacción equilibrio – armonización las fuerzas del Yin y el Yang originan la teoría del Chi.

En un sentido más profundo ¿qué es el Yin y el Yang?

Son dos fuerzas básicas del Universo. Observemos a la naturaleza y a sus ciclos vitales: el día y la noche, las pleamares y los bajamares, el hombre y la mujer, el sueño y la vigilia, la contracción y la relajación del corazón, son todas manifestaciones del Yin y el Yang, en la eterna alternancia, tensión y equilibrio de los opuestos que hacen posible la vida, de esto se deduce que nada existe en estado puro ni tampoco en absoluta quietud, sino en una continua transformación.

Entonces, podemos identificar la fuerza Yin con lo sombrío, lo fresco, lo oculto, lo receptivo e introvertido; en cambio la fuerza Yang sugiere lo activo, lo luminoso, lo extrovertido, lo agresivo, lo penetrante.

En la interacción del Yin y el Yang se encierra el secreto de la creación de la vida. En el feng shui la fuerza Yin está representada fundamentalmente por las montañas, mientras que la fuerza Yang queda representada por el elemento Agua.

Estas dos fuerzas serían la fase siguiente después del Tao, principio generador de todas las cosas.

¿Cómo reconocer a estas fuerzas universales en nuestro hogar?

El concepto de equilibrio Yin - Yang es clave porque en una casa tenemos ambientes que se favorecen con un predominio de elementos Yin, en cambio hay otros que se relacionan mejor con características Yang y por último hay otros que requieren de un equilibrio Yin-Yang. Por ejemplo: las entradas, los recibidores, las cocinas, escaleras, corredores o pasillos, salas de juegos, etc. tienen un predominio yang porque en estos espacios el flujo energético es más activo.

Por el contrario los baños y los dormitorios son ambientes Yin porque en ellos encontramos calma, regocijo, momentos de relajación y bienestar.

Los ambientes que deberían combinar las fuerzas Yin – Yang son la sala de estar, el comedor y estudios u oficina.

Ahora ya conocés más el sobre Feng Shui, sus fundamentos y cómo reconocer las fuerzas Yin – Yang en tu propia casa.

¡Abrazos de Luz!

Gabriela Berndt

OM Alimentando el ALMA