el golf silencia los micrófonos