El campo contundente: el productor no es formador de precios