Barcelona convenció de a ratos con Messi sin ser el puntal ofensivo