Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/227120

Prisión domiciliaria a Juan Núñez Barúa:"Los padecimientos que sufre no pueden ser tratados en comisaría"

El defensor del hombre que chocó y mató a una mujer en 2016 explicó las razones por las que se le concedió el beneficio de cumplir la pena en su casa.

Paulo Pereyra, abogado defensor de Juan Gilberto Núñez Barúa, condenado bajo sentencia 161/21 el 1 de diciembre de 2021, dictada por el juzgado Correccional 2, a tres años y seis meses de prisión efectiva e inhabilitación especial de diez años para conducir cualquier vehículo por atropellar y matar cuando iba en su camioneta a Jessica Vasconcelo, explicó las razones por las cuales la Justicia concedió al hombre la prisión domiciliaria, luego de estar alojado ocho meses en la comisaría Octava.

Paulo Pereyra es el abogado del condenado Juan Gilberto Núñez Barúa. Justificó la decisión del juez en razón de los diversos problemas de salud que atraviesa su cliente.

El 21 de enero se cumplieron siete años del terrible hecho donde Vasconcelo, la mujer, de 31 años y madre de dos hijas, fue embestida cuando iba de acompañante en una moto conducida por un amigo.

La mujer murió de manera inmediata y desde entonces la familia lleva adelante una lucha incesante para que Núñez Barúa cumpla hasta el último día la condena mientras aguardan la realización de otro juicio por desobediencia judicial.

El letrado se refirió al fallo del juez de Ejecución Penal 1 de Resistencia, Jorge Raúl Lataza Gandini, quien dispuso dos días antes de Navidad que Núñez Barúa, bajo control mediante una tobillera electrónica, continúe el cumplimiento de pena en la casa de Fontana.

La tobillera colocada en la pierna derecha de Núñez Barúa para controlar el cumplimiento de su condena.

‘Quiero hacer una aclaración. El anterior abogado Juan Martín Varas fue notificado de cada uno de los cómputos de la pena cuando quedó firme el fallo ante el Superior Tribunal de Justicia, hasta de cada uno de los pasos que se hizo en la ejecución de la pena: es decir todo lo que se hizo en el control de la progresividad y reinserción social para cuando mi cliente recupere la libertad ‘, dijo Pereyra.

El juez, el 22 de diciembre, según resolución 354, al filo de la feria judicial, fundamentó la prisión domiciliaria: ‘Son padecimientos físicos que tiene que ver con dolencias estomacales que no pueden ser tratados en la comisaría donde estaba alojado, y también una cuestión psíquica muy fuerte con ideas suicidas, lo que es un panorama complicado para tratarlo‘, expresó Pereyra.

Y aclaró: ‘Los médicos que atienden a Núñez Barúa debieron ir hasta la comisaría Octava porque los policías tienen otra función y es complejo que deban trasladarlo constantemente hasta un centro de salud o al hospital Julio C. Perrando‘.

Pereyra reforzó a su entender lo acertado del fallo del juez, ya que el condenado también ‘fue observado por médicos forenses y psicólogas del Poder Judicial. Y deseo llevar tranquilidad a la comunidad y a la familia Vasconcelo, porque fueron peritos oficiales los que dictaminaron la viabilidad de la prisión domiciliaria , y se sabe que no son dictámenes vinculantes‘.

 

‘Los padecimientos que sufre no pueden ser tratados en una comisaría, y eso sería inhumano‘.

 

"Somatizaciones, colon irritable y hemorroides internas"

Entre las razones médicas y clínicas que el juez Jorge Raúl Lataza Gandini concedió unos días antes de Navidad la prisión domiciliaria a Juan Gilberto Núñez Barúa, de 32 años , condenado a tres años y seis meses de prisión efectiva por homicidio culposo agravado por la conducción de un vehículo automotor, matando a Jessica Vasconcelo el 21 de enero de 2017, son diversas.

Juan Gilberto Núñez Barúa, al salir de una de las audiencias en el juzgado Correcional de Resistencia

El perito de salud mental diagnosticó ‘personalidad estable atravesada por la conformación de un síndrome de estrés postraumático , referido a la exposición del causante a eventos disruptivos que sobrepasaron sus niveles de tolerancia y capacidad de elaboración.

Respecto de ello se observan indicadores clínicos como somatizaciones, dificultad para conciliar el sueño, estado de alerta permanente y sensación de peligro inminente.

Presenta una alta presencia de malestar relacionado con disfunciones corporales (somatizaciones), pensamientos o acciones intrusivas, inadecuación, así como un estado de ánimo disfórico, falta de motivación y sentimientos de desesperanza‘.

El médico forense refirió: ‘Antecedente de gastritis colon irritable y hemorroides internas medicado. Esta enfermedad es de tratamiento crónico y de tratamiento ambulatorio, por lo que se sugiere control programado con turno en servicio de clínica médica del Hospital Perrando‘.