Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/223725

Hace 57 años un tornado destruyó y aisló a General San Martín

Ocurrió el 27 de octubre de 1965. El fenómeno meteorológico causó estragos dejando a su paso ruinas, desolación y muertes en la comunidad.

GENERAL SAN MARTÍN (Agencia) -El 27 de octubre de 1965 un tornado causó estragos en General San Martín dejando a su paso ruinas, desolación y muertes. Hoy se cumplen 57 años de aquella desgracia. El fuerte viento se inició pasadas las 18. Las víctimas fatales fueron cuatro: tres personas murieron al quedar sepultadas bajo escombros, un cuarto vecino falleció después, al no recuperarse de las heridas recibidas; mientras que más de 40 resultaron con heridas graves.

Un sector de la Cooperativa Toba destruido por el tornado a azotó a gran parte de la cuidad.

Las calles quedaron sembradas con trozos de ventanas, puertas, vidrios, árboles caídos, chapas y otros elementos. Con el tiempo el Municipio ayudó a muchas familias a reconstruir sus viviendas con la entrega de materiales. Centenares de vecinos perdieron todo lo que tenían. Chapas de la Cooperativa Toba terminaron en la vereda de la actual Escuela Técnica, Alberdi y Cantón: sea de una punta a otra de la ciudad. Fue en esa época el tornado más devastador para esta zona norte del país. Las clases se normalizaron después de dos semanas en las escuelas que no fueron arruinadas.

LA ODISEA DE LOS HERMANOS SAQUER

El hospital sin electricidad no terminaba de recibir gente herida y golpeada. Los que tenían lesiones leves se curaban en sus domicilios. No había cómo avisar a Resistencia, dos vecinos, enfrentado el mal tiempo que persistía y a la ruta 90 todavía de tierra, en una camioneta se dirigieron a la capital provincial para pedir ayuda, eran los hermanos Colorado y Chito Saquer.

A media noche y en las primeras horas del otro día los Saquer golpeaban puertas de comisarías y otros organismos públicos. Al día siguiente llegó el gobernador de entonces Felipe Bittel con equipos sanitarios, medicamentos y hombres del Ejército Argentino para socorrer a la población.

La imagen lo dice todo, así quedó el barrio Instituto después del tornado que el 27 de octubre de 1965 azotó a la ciudad de General San Martín y dejó ruinas y desolación en este suelo.

La solidaridad y la unidad comunitaria fueron los ejes para una rápida recuperación. La real dimensión no se pudo registrar ya que hubo familias que se rehabilitaron por sus propios medios. Se derrumbaron casas comerciales; por las calles quedaron prendas de vestir, elementos de bazar entre otras mercaderías. Desde horas muy tempranas del día 28 los jóvenes se organizaban en cuadrillas para socorrer y auxiliar a los más afectados.

COBERTURA DE MIGUEL ÁNGEL FERNÁNDEZ

Como consecuencia del fenómeno climático también fueron destruidos automóviles, camionetas y otros vehículos como también sembrados agrícolas. ‘Un violento tornado arrasó General San Martín. Hay muertos y heridos. Pavorosa destrucción‘, era el título de la crónica por el caso del diario El Territorio.

El fallecido director de NORTE, Miguel Ángel Fernández fue el encargado de hacer la cobertura periodística para dicho matutino por entonces era el de mayor tiraje en el Norte argentino. Fernández llegó aquí desde Resistencia en misión periodística, pero también preocupado por saber cómo estaban sus padres que tenían su domicilio en la calle Moreno, casi Uruguay.

Hacía muy pocos meses se había inaugurado el nuevo templo de la parroquia San Antonio que fue destruido.

El siniestro meteorológico fue publicado en medios nacionales, en esos tiempos solo escritos; diarios y revistas; como también radiales y radioaficionados. Posteriormente desde diferentes lugares y como ayuda solidaria se recibían alimentos, colchones, sábanas y prendas de vestir, entre otros artículos, los que fueron repartidos atendiendo la más absoluta prioridad.