Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/223030

Un funcionario judicial y cuatro policías, acorralados por la justicia

En la noche del miércoles y jueves, por orden de la jueza federal de Resistencia Zunilda Niremperger, se allanaron los domicilios del subcomisario Cristian Roberto Obregón, en Castelli; y también la división de Operaciones Drogas Interior, en Fuerte Esperanza, el inmueble del cabo Carlos Fernando Miño en Castelli dos domicilios y la sede judicial del ayudante
fiscal Ariel Adrián Peña ( Tres Isletas y Castelli); inmueble del subcomisario Juan Víctor Ortiz, que es jefe de la división Microtráfico Interior en Sáenz Peña, también se allanó la
sede policial su cargo, y la residencia del oficial principal Héctor Mateo López, en Sáenz Peña

La jueza y el fiscal Patricio Sabadini le otorgan una rol grave al ayudante fiscal detenido, ya que se lo sindica como el presunto jefe de la asociación ilícita que se encargaba de retener parte de la droga que era secuestrada en los procedimientos y, así, revenderla a bandas dedicadas al narcomenudeo.

El jefe de Drogas Fuerte Esperanza, Cristian Obregón (izquierda), y ayudante fiscal Ariel Peña, ambos detenidos.

Cómo operaba la organización desmantelada

La división Delitos Económicos y Leyes Especiales del Departamento de Investigaciones Complejas Metropolitanas y un grupo especial de Gendarmería allanaron los domicilios en la noche del miércoles en medio de un diluvio que azotó gran parte de la provincia.

NORTE pudo confirmar que dos testigos encubiertos y protegidos aportaron información valiosa acerca de la modalidad de la banda que encabezaría el ayudante fiscal antidrogas de Castelli, Ariel Peña.  Según consta en el expediente, se conformó una organización criminal dedicada, entre otras actividades, al tráfico de estupefacientes en las localidades de Castelli, Miraflores, yTres Isletas.

La organización sería liderada por el ayudante fiscal Peña, con funciones dependientes de las fiscalías antidrogas número 1 y número 2 de Resistencia, actividad en la que estarían involucrados funcionarios de distintas fuerzas de seguridad y otras personas que serían los que comercializan la droga.

Según la investigación, la banda mixta conformada por un ayudante fiscal, policías de la provincia, federales y gendarmes, en los allanamientos se quedarían con parte de la droga secuestrada y la ubicarían a través de revendedores que estarían bajo las órdenes de Peña.

Uno de los lugares donde se registró esta operatoria fue en Sáenz Peña, según consta en la causa.

Lo cierto es que para el fiscal Sabadini, el modus operandi sería sistemático, y cree que estos marginales podrían tener vínculos con "la banda de los federales", conformados por efectivos de la Policía Federal Argentina, de la delegación de Sáenz Peña, los cuales fueron descubiertos hace dos semanas, después de que un hombre denunciara que fue extorsionado, privado de la libertad y que le robaron mercadería, además de haber pagado una coima de 400.000 pesos. La víctima reside en el barrio Las Palmas, hasta donde fue seguido desde la ruta entre Quitilipi y Machagai.