Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/222753

El futuro de la agricultura

Servicios de mapeo de suelos de alta resolución, robots autónomos que puedan ayudar a los agricultores a trabajar de manera más eficiente la tierra y a disminuir el uso de productos químicos y hasta sistemas de pulverización guiados por un software de inteligencia artificial,  que permite obtener mejores resultados, son algunas de las innovaciones que ya están disponibles en el mundo y que no tardarán en llegar a los campos.

Estos y otros dispositivos tecnológicos que revolucionarán la agricultura se presentaron esta semana en la localidad de Grootebroek, en los Países Bajos, con la presencia de expertos en distintas temáticas relacionadas con el mundo agrícola, un sector que adquiere cada vez mayor importancia debido a la urgente necesidad de dar respuestas al desafío que implica asegurar alimentos a la creciente población mundial.

En un mundo que se caracteriza por la incertidumbre y la complejidad, cada vez es más importante conocer cuáles son las innovaciones que pueden ayudar a los productores locales a mejorar su competitividad. Esa descripción del mundo -visto como un escenario complejo y con falta de certidumbres- coincide con la noción que creó la Escuela de Guerra del Ejército de los Estados Unidos para describir, justamente, la volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad del mundo surgido tras el fin de la Guerra Fría. Esa descripción se conoce con el acrónimo VUCA, término que comenzó a emplearse en los años 90 hasta llegar a nuestros días en los que se utiliza también en el diseño de estrategias empresariales.

Según los expertos, como consecuencia del conflicto en Europa del Este habrá una gran reducción en la exportación de cereales de Ucrania y eso hará que el precio de los granos se mantenga alto durante los próximos dos años. En el último Congreso 2022 que realizó el movimiento argentino de productores agropecuarios CREA en la Ciudad de Buenos Aires, se debatió sobre cuál debe ser la agenda de largo plazo en la producción de alimentos para Argentina y la región. Allí, el director general del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), un organismo especializado del Sistema Interamericano, perteneciente a la Organización de los Estados Americanos (OEA), Manuel Otero, aseguró que "Argentina y el continente americano están llamados a jugar un rol clave en la seguridad alimentaria y ambiental del planeta". Luego presentó datos que confirman el papel central que seguirá desempeñando la agricultura de nuestra región en las próximas décadas: una de cada cuatro toneladas de alimentos que se producen en el mundo viene de nuestro continente y un tercio de las exportaciones globales de alimentos salen de América Latina. "El mundo depende de nuestra producción agropecuaria y de nuestra posición exportadora. Y, si hacemos las cosas bien en términos de políticas productivas y comerciales, este escenario tiene que tender a consolidarse", remarcó. Y hacer las cosas bien significa descubrir cuáles son las tendencias en el mundo de la agricultura. En ese sentido, debe mencionarse la importancia que adquiere la salud del suelo, una variable que, según los expertos, será crucial para asegurar la rentabilidad y la sustentabilidad de la agricultura. Hasta ahora, explican, obtener información precisa sobre los suelos agrícolas no ha sido una tarea sencilla. Pero eso podría cambiar con la llegada de nuevas tecnologías que permitirán escanear los terrenos y conocer las propiedades nutricionales del suelo, su textura, la materia orgánica, el carbono y la disponibilidad de agua de las plantas. Se trata, afirman, del equivalente a un chequeo médico completo para el cuerpo humano, pero en este caso para los suelos. Aunque esta tecnología estará disponible en un primer momento para los productores de Europa, se estima que no tardará en llegar a estas latitudes. Otra de las innovaciones está relacionada con el desarrollo de robots agrícolas autónomos que pueden ayudar a cultivar de manera más eficiente y a disminuir la cantidad de productos químicos y fertilizantes utilizados. Se puede citar, a modo de ejemplo, el robot pulverizador que utiliza energía solar y software de inteligencia artificial para avanzar y detectar la maleza con precisión y, al mismo tiempo, rociar en forma automática.

"Es preciso establecer sistemas innovadores que protejan y potencien la base de recursos naturales, mientras aumentan la productividad", señala la FAO en su informe: "El futuro de la alimentación y la agricultura. Tendencias y desafíos". Habrá que prestar más atención a este documento que, entre otras cosas, advierte que el crecimiento económico y la dinámica demográfica están provocando un cambio estructural de las economías.