Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/222734
Tras la sentencia absolutoria del Tribunal Oral Federal en la causa por lavado de activos

Horacio Rey: "Quiero que quienes se equivocaron reconozcan públicamente sus errores"

El ex secretario general de la Gobernación habló sobre su futuro, contó con qué sustento económico vive hoy y dijo que está "fortalecido". "Durante el juicio no pudieron demostrar nada", afirmó. 

Horacio Rey en NORTE, un día después de ser absuelto por el Tribunal Oral Federal de Resistencia en la causa que investigó un presunto lavado de activos. 

Un día después del veredicto de absolución dictado por el Tribunal Oral Federal (TOF) de Resistencia, el ex secretario general de la Gobernación del Chaco, Horacio Rey adelantó en una entrevista con NORTE que analiza técnicamente, junto a sus abogados, acciones contra quienes "estuvieron atrás de esto". "Quiero que, quienes se equivocaron, reconozcan sus errores públicamente. No me interesa la cuestión material", dijo. 

"Vamos a estudiar técnicamente qué podemos llevar adelante porque me privaron cuatro años de la libertad, me degradaron públicamente, hicieron sufrir a mi familia y amigos", reveló el ex funcionario durante el gobierno de Domingo Peppo. 

Para Rey, existen "sectores de la Justicia, minoritarios, que tienen intereses creados", algo que consideró que "está demostrado en esta causa y también a nivel nacional, donde quieren modificar formas de gobierno y la gestión". 

El martes pasado, el TOF lo absolvió en la causa que investigaba el supuesto lavado de activos utilizando fondos públicos, durante el tiempo en que cumplió funciones en el Gobierno provincial. "Esperaba este resultado porque la acusación era muy deficiente y no había elementos", aseguró, y agregó: "Desde el primer día tuvieron deficiencias técnicas y durante el proceso del juicio no pudieron demostrar nada de lo que se me acusó". 

La reaparición de Horacio Rey en medios de comunicación se produce tras más de cuatro años de iniciado el proceso judicial que investigó una asociación dedicada al presunto desvío de fondos públicos en el lavado de activos. 

Durante un vivo para Norte Play, Horacio Rey aseguró que tras ser denunciado y acusado en la justicia, no buscó tener contacto con quienes fueron sus pares políticos. 

La entrevista en NORTE, poco después de las 11 de ayer, se desarrolló durante media hora, espacio en el cual Rey respondió las preguntas de cuatro periodistas, que giraron sobre varios temas; por caso, sobre el rechazo de una sociedad chaqueña que lo cuestiona, acerca de lo cual indicó que él y otros acusados fueron "acribillados por un sector de los medios de comunicación"; sobre los días de detención en la Unidad Penal 7 de Resistencia; sobre su futuro laboral y en la política; y sobre el comportamiento de la clase política tras conocerse la acusación en su contra y su detención. 

 

NORTE: ¿Cómo vivió el día de ayer (por el martes) tras conocer el veredicto, y cómo vive el día después de la absolución?

Rey: Después cuatro años y medio de iniciado este proceso, empiezo a hablar en los medios de comunicación. Me llamé al silencio porque tenía que esperar que termine esta larga causa. Esperaba este resultado, porque desde el primer día la acusación tenía deficiencias técnicas y durante este proceso de juicio no pudieron demostrar nada de lo que se me acusaba. Los jueces fueron muy objetivos y es lo único que yo pedía, que pudieran leer el expediente, escuchar a las partes. Junto a mis defensores, a quienes agradezco, entendíamos que no había argumentos suficientes y que (los fiscales) no habían hecho la tarea de demostrar en el juicio la acusación que llevaron adelante durante cuatro años en la elevación (a juicio) y en los procesamientos. Estaba más que claro que no había elementos. 

- ¿Por qué decidió no hablar en la instancia final del juicio y antes de oír el veredicto?

- Entiendo, desde mi trabajo con los medios de comunicación y en el ambiente político, que muchas veces el silencio es parte de una cuestión estratégica, más cuando uno es acusado públicamente. Yo tenía una alta exposición en los medios, en la sociedad. Entonces, entendía que no podía entrar en un debate porque estaba detenido y por la postura que algunos medios de comunicación que habían tomado, con causas relevantes como en la que fui acusado, de no darle lugar a la expresión de los acusados. Éramos muy criticados, muy acribillados por un sector de los medios de comunicación, interesados, entiendo. Pero también sé que es parte de lo que de lo que deben hacer los medios y no voy a desconocer en ese rol que tienen. 

Entiendo que, cuando uno está en la función pública, tiene que ser cuestionado constantemente, tiene que ser evaluado por la sociedad, por los medios. Pero el silencio, muchas veces, ayuda a que, en mi caso, mi familia esté más tranquila. Yo no iba a entrar en un debate en contra de los acusadores y de la expresión crítica de un sector de la sociedad o de los medios de comunicación que me cuestionaban. Esa era en una pelea muy desigual: yo estaba encarcelado, con todos en libertad pudiendo expresar todo lo que querían. 

- En cuanto a la causa judicial federal, usted sabe que posiblemente se venga una apelación. ¿Cómo se prepara para transitar de ahora en más este camino?

- La justicia tiene un proceso y hay que transitarlo; pero entendemos que técnicamente si la acusación no se pudo demostrar en un juicio, es muy difícil que tenga un lugar mucho más adelante y que se revienta esta situación. Cuando no tenés pruebas es muy difícil. 

Fortaleza 

- Todas estas causas judiciales ¿cómo impactaron en tu salud y en tu relación con la comunidad?

- Cuando estuve arriba, tuve los pies sobre la tierra, y cuando estuve abajo, más que nunca. Entendí siempre que la función pública es momentánea. Cuando uno está abajo y es pisoteado, como en mi caso, y degradado, hay que tener fortaleza. Y lo primero que uno es busca la cuestión interior. Hoy estoy muy fortalecido, no por el resultado sino que vengo fortalecido desde el inicio de esta causa, pues tengo una familia muy bien constituida, una mujer que me acompaña, me defiende y que defendió a nuestros hijos, y unos hijos que comprenden y a quienes criamos con valores. También madre, hermanos, amigos y familiares que nos acompañaron y que nunca nos dejaron. Eso me dio mucha tranquilidad. Mi salud está perfecta. 

- ¿Se arrepiente de algo de lo hecho en la función pública?

- No hay arrepentimiento en la función pública. Siempre hay que reconocer que, con nuestras acciones existen responsabilidades y cometemos errores. Desde el primer día dije que, si hay errores y soy criticado, sean bienvenidos las críticas. Vengo trabajando desde 1998 en la política, acompañando muchos proyectos políticos y dirigentes que accedieron al poder. Uno comete errores constantemente; pero errores cuando uno quiere hacer bien las cosas y ahí se puede equivocar. Yo participo de la política desde ese lugar, nunca busqué un reconocimiento, no busqué acceder a un lugar público más allá de aspiraciones habituales en política de acceder a un lugar donde podamos transformar.

- ¿Usted siente que desde la política le dieron la espalda cuando empezó toda esta investigación judicial?

- En mi función tenía parte de la coordinación del Gabinete, en busca de cumplir aquello con lo que nos habíamos comprometido como proyecto político. Yo trabajé en la transparencia. ¿Cómo se entiende que alguien que trabajó en la transparencia termine acusado por lavado, estuvo encerrado y fue enjuiciado? Mi trabajo era ordenar las políticas, ordenar la gestión, transformar. 

- Pero volviendo a la pregunta, ¿siente que aquellos compañeros de la política que estaban recorriendo el camino con usted, como el entonces gobernador Peppo, le dieron la espalda?

- Nadie se acerca a alguien que está totalmente cuestionado. Lo entiendo y es parte de la política. Es más, entiendo a los que sacaron provecho de esto. Es parte del juego, del mal juego por trabajar en la política y lograr acceder a lugares de poder. Yo tampoco busqué tener relación con el sector político, porque entendía que, a lo mejor, hasta podía afectarlos a ellos siendo yo tan cuestionado.

- Hacia adelante tenemos un 2023 que es electoral. ¿Tiene alguna aspiración política de acceder a algún cargo?

- Siempre estoy analizando porque me interesan los procesos electorales, no sólo dos de Argentina y de nuestra provincia, sino a nivel mundial. 

- ¿Pero con o sin una aspiración política?

- Por ahora sin una aspiración, pero siempre estoy disponible para participar y ayudar. 

-Ese ayudar o acompañar en la política ¿desde qué espacio lo piensa encarar?

-Entiendo que ningún espacio político quiera tenerme, por los cuestionamientos que tengo dentro de la sociedad o dentro de esa causa. Pero siempre estoy abierto a colaborar. Siempre participé en partidos ideológicamente más progresistas, comparto ideológicamente estos preceptos de la libertad, de los derechos. Además, si mi historia puede ser una inspiración de fuerza y fortaleza para alguien que esté pasando por un mal momento, estoy dispuesto a colaborar, a acompañar. Es lo mejor que puedo hacer en este momento.

- ¿Cuál es su relación o vínculo con el actual gobernador Jorge Capitanich? ¿Lo llamó después de conocer el veredicto?

- No, no. Tengo muchos mensajes cercanos de gente cercana. Siempre tuve buena relación con todos los sectores políticos, opositores e internos. Así como hice silencio, tampoco busqué contactar con nadie porque entiendo la posición que deben tener. Nuestra sociedad necesita entenderse. 

Su actividad actual 

- ¿A qué actividad se dedica actualmente y cuál es su sustento económico?

- Estoy estudiando Licenciatura en Sociología. Agradezco a la Uncaus, que hizo un convenio con la Unidad Penal N° 7 para que todos los detenidos pudieran acceder a estudiar carreras de distancia. Empecé Sociología y ahora la estoy terminando. Además, me voy a dedicar a la consultoría y voy a seguir trabajando en política.

Vivimos de lo que percibe mi esposa y de la ayuda de la familia. Ahora puedo empezar a trabajar y quiero agradecer a quienes ya me dieron la oportunidad de empezar con algunas tareas. 

El descreimiento de la sociedad 

- ¿Cómo toma el rechazo social y el descreimiento de la sociedad hacia su persona? 

- Nosotros somos, en parte, responsables del descreimiento social en la política. No solo yo, sino todo el sector político, los medios de comunicación y los sectores de poder. Y en este caso, desde hace varios años, se viene involucrando la justicia, con acusaciones infundadas como en mi caso, donde la acusación fiscal fue deficiente. Entonces, me escrachan y dicen aberraciones públicamente, como lo dijeron funcionarios judiciales, que luego no pudieron comprobar. 

Entiendo también que la sociedad necesita buscar culpables y muchas veces los sectores de poder identifican a alguien y lo dejan como que ‘este es el que va a pagar la responsabilidad por todos los pecados que cometemos’. 

Pero además entiendo que hay parte de la sociedad que constantemente, más allá de que hagas bien o mal las cosas, por ser político únicamente te va a cuestionar y no te va a creer. De eso somos responsables. Entonces, digo que quien quiera alguna explicación, personalmente estoy disponible para dársela, para sentarme y que me conozcan.Desde el primer día en que supe que me estaban investigando, presenté mi declaración jurada, dije tengo esto, esto hice y de esta manera. Hoy se demostró que fue así, con mi absolución. 

Ahora, así como a la política se le pide transparencia hace muchos años, hay también un sector de la justicia, minoritario, que tiene intereses creados y no está demostrado solamente en esta causa sino a nivel nacional, donde se quieren modificar formas de gobierno y la gestión. Entonces, por qué no dejan esos lugares de privilegio (en la justicia) y se exponen públicamente, dicen lo que quieren hacer, lo que quieren modificar, hablan con la sociedad y se presentan elecciones. A partir de ahí, debatamos cuáles son nuestras ideologías, creencias, pensamientos y proyectos. 

En mi caso, vamos a estudiar técnicamente con mis abogados qué podemos llevar adelante porque me privaron cuatro años de la libertad. Me degradaron públicamente, a mis hijos los hicieron sufrir. La cuestión material no me interesa porque siempre transité una vida normal de cualquier padre de familia que trabaja. 

- ¿Significa que tiene en análisis acciones contra quienes iniciaron todo este proceso judicial?

- Sí, por supuesto. Me privaron cuatro años de la libertad. Si hay responsables, como mínimo pido igualdad de condiciones. Yo fui juzgado, me llamé a silencio, me desprestigiaron. Así como yo reconocí errores, quiero que reconozcan los errores, públicamente, quienes se equivocaron (en la justicia). No me interesa la cuestión material. 

Intereses creados 

- ¿Cree que hay un trasfondo político en lo que le sucedió?

- No sé si hay un trasfondo político. Lo que sí sé es que hay intereses creados de sectores que, a lo mejor subjetivamente, tenían envidia, no les gustaba cómo me vestía, cómo me peinaba, mi acción dentro de la gestión pública o dentro de la política; y que eso llevó a que confundan y se junten para poder sacarme del gobierno. 

 

"¿Cómo se entiende que alguien que trabajó en la transparencia, sea acusado de lavado, encerrado y enjuiciado?" 

 

- ¿Usted tenía alguna aspiración política en 2019?

- Siempre uno que participa en política tiene aspiraciones. Me interesa transformar la realidad, trabajar por la gente. Uno, cuando está trabajando, aspira a poder acceder a un lugar con el voto de la gente. 

- ¿Cuál es el mensaje final que desea darle a la sociedad chaqueña?

- Estoy a disposición de la sociedad para responder. Debo responder a la sociedad porque fui funcionario, trabajo en política y quiero seguir. Luego, agradecer a mi familia y amigos por el acompañamiento; a los abogados que nos defendieron y a los medios, que nos maltrataron, pero ahora nos dan la oportunidad. 

Hay sectores de la Justicia, minoritarios, que tienen intereses creados. No está demostrado sólo en esta causa sino a nivel nacional.