Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/221792

"Fue con una pistola de agua": la teoría de un brasileño sobre el atentado que se volvió viral

En las redes sociales el video con el planteo circula intensamente y genera debates calientes.

El ataque contra Cristina Kirchner el jueves por la noche, frente a su departamento de Recoleta, conmocionó al país y tuvo repercusiones internacionales. A partir de allí las redes sociales se inundaron de reflexiones, alegatos y teorías sobre lo ocurrido, casi todas impregnadas de la fisura política que vive la Argentina desde hace tiempo.

En ese torrente de expresiones apareció una que abrió un debate caliente entre quienes la consideran reveladora y aquellos que la ven como una locura que busca minimizar la gravedad de lo sucedido.

Captura de video del momento clave vivido por Cristina Kirchner en la noche del jueves.

Se trata de un posteo hecho en Twitter por un ciudadano brasileño que sostiene que el episodio del jueves nunca puso en peligro la vida de la vicepresidenta argentina, porque -según interpreta esta persona- el arma manipulada a centímetros de CFK era en realidad una pistola de agua.

El argumento va acompañado de fragmentos de uno de los videos conocidos hasta ahora sobre el hecho que impactó al país. Se trata, principalmente, de una filmación tomada con su teléfono celular por una de las personas que estaba en el lugar exacto de los hechos.

LO QUE SE DICE

El hombre de Brasil, cuya identidad quedó diluida por la cadena de retuiteos que siguió a la publicación original, pertenece a una asociación de entrenamiento en el uso de armas, y analiza las imágenes sosteniendo que lo que aparece frente al rostro de Cristina es una pistola de juguete para lanzar agua, y afirma que se puede observar en el video que en realidad no hay un gatillado fallido de un arma de fuego, sino que el movimiento que se ve es el de apretar el gatillo para lanzar chorros de líquido a la vicepresidenta. "Ella cierra los ojos por eso", afirma el tuitero.

La teoría se alimenta en gran medida en la falta de nitidez suficiente en las imágenes cuando son ampliadas como para observar detalles. El movimiento que hace el atacante con el arma es compatible con lo que dice el autor del posteo, pero también podría tener que ver con el hecho de que todo ocurría entre una multitud que empujaba a un lado y al otro para acercarse a CFK y con el presumible nerviosismo de quien está por cometer un magnicidio.

¿Qué tiene la teoría a favor? La reacción de los custodios y de la propia Cristina, que luego del episodio (y cuando el atacante ya había sido reducido y retirado por los militantes kirchneristas que tenía alrededor) se alejan del sitio sin nada que sugiera que había ocurrido algo grave, ya que la vicepresidenta continúa saludando sonriente a sus seguidores y firmando libros, mientras que los guardaespaldas tampoco toman acciones relevantes y ni siquiera se ocupan de reducir al agresor, de lo cual se encargan las personas que se manifestaban en ese momento. ¿Es porque vieron que no había sucedido nada que pusiera en peligro la vida de la vice?

Hay que recordar, de todos modos, que la vicepresidenta declaró ante la justicia que no había tomado noción del riesgo vivido. Es decir, que siguió saludando a sus militantes porque no había advertido que estuvo a punto de ser asesinada.

Otra cuestión que anima a quienes defienden la teoría es que en el arma secuestrada por la justicia, una pistola Bersa cargada con cinco balas, no se hallaron huellas del detenido, Fernando Sabag Montiel. ¿Se reemplazó la pistola de juguete por un arma de fuego real para "armar" la historia de un atentado?

En ese punto también hay una explicación que mantiene la tesis de un intento de asesinato, y es que el arma en poder de la justicia fue tocada por mucha gente en medio del revuelo provocado por el episodio, lo cual pudo hacer desaparecer los rastros de Sabag Montiel. Por otro lado, en el allanamiento a la casa del joven se hallaron unas cien municiones (aunque de un calibre diferente al del arma secuestrada), por lo que evidentemente no era ajeno al uso de armas.

Volviendo al video, el ciudadano brasileño habla de que en él se ve la salida de los chorros de líquido hacia la vice, pero en verdad la pixelación de las imágenes no permite afirmar eso. Circulan además comparaciones entre las imágenes del arma manipulada frente a Cristina y la de la pistola secuestrada, en las que algunos dicen ver notorias diferencias. Tampoco es comprobable al no haber un registro nítido del instante del incidente, al menos hasta ahora.

Pero sobre todo, la teoría flaquea si se tiene en cuenta la actitud del propio Sabag Montiel, que ante la jueza y la fiscal que intervienen en el caso se abstuvo de declarar. ¿Por qué -si fuera cierto lo que se dice- desde un principio no dijo que su acción era simplemente una broma pesada o un escrache, pero no un intento de cometer un crimen? Para quienes confían en las lecturas conspirativas, eso podría deberse a un arreglo con el detenido para mantener la conmoción política.

En definitiva, una historia que parece destinada a convertirse en un mito de los tantos que jalonan los casos más impactantes de la historia reciente del país.