Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/221015

La situación en la central nuclear de Zaporiyia inquieta al mundo

El secretario general de la ONU, António Guterres, indicó que está "gravemente preocupado" por la situación ahora en curso en la central nuclear de Zaporiyia y sus alrededores en el sur de Ucrania.

   "He hecho un llamado a todas las partes pertinentes para que utilicen el sentido común y la razón y no emprendan ninguna acción que pueda poner en peligro la integridad física, la seguridad o la protección de la central nuclear", indicó Guterres en una declaración.

   Ucrania y Rusia intercambiaron acusaciones por un ataque contra la central de Zaporiyia, uno de los mayores complejos de energía atómica de Europa que genera una cuarta parte de la electricidad total de Ucrania.

   En su declaración, Guterres señaló que Naciones Unidas sigue apoyando plenamente la crucial labor del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) y sus esfuerzos para garantizar la operación segura de la central de Zaporiyia.

   "Insto a todas las partes a permitir a la misión del OIEA acceso inmediato, seguro y sin restricciones al sitio", dijo. 

Cancillería rusa en desacuerdo

   La vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova, advirtió que en lugar de discutir comentarios absurdos como el establecimiento de una zona de exclusión aérea sobre la central nuclear de Zaporiyia, es necesario que el OIEA inspeccione la central.

   Zakharova recordó que Rusia solicitó una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre los ataques contra la central de Zaporiyia y que la comunidad internacional debe evaluar exhaustivamente la situación. "Observen que el ejército ruso no bombardeó las centrales nucleares de Chernobyl, ni Hmelnitski, ni Rovno, que están controladas por Kiev. En cambio, EEUU acusa al ejército ruso de bombardear la única central nuclear que está en su poder".

Ucrania también pide misión internacional

   El ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, pidió una misión internacional para la central nuclear de Zaporiyia que evalúe las amenazas a la seguridad nuclear, informó la agencia de noticias Ukrinform.

   "Pedí el envío de una misión internacional a la central nuclear de Zaporiyia bajo el liderazgo del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA). Propuse incluir en ella a expertos militares de Naciones Unidas", manifestó Kuleba ante los medios.

   El ministro indicó que envió cartas oficiales al director general del OIEA, Rafael Grossi, y al secretario general de la ONU, António Guterres, para pedir el despliegue de la misión.

   Kiev insiste en que la misión se tiene que organizar tan pronto como sea posible y en que debe llegar a la central, actualmente bajo control de Rusia, a través de territorio ucraniano, indicó Kuleba.

Profunda preocupación china

   El representante permanente de China ante las Naciones Unidas, Zhang Jun, reveló que China está "profundamente preocupada" por el reciente bombardeo de la central nuclear de Zaporiyia en Ucrania.

   "Pedimos a las partes involucradas que actúen con moderación y cautela, se abstengan de cualquier acción que pueda comprometer la seguridad nuclear y no escatimen esfuerzos para minimizar la posibilidad de accidentes", expresó el enviado en una sesión informativa del Consejo de Seguridad de la ONU.

   El diplomático chino presidió el encuentro sobre la planta de energía nuclear de Zaporiyia como presidente del Consejo de Seguridad del mes de agosto. Hablando en su capacidad nacional, Zhang dijo que, según informaciones del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) tomadas del regulador nuclear de Ucrania, el bombardeo no representó una amenaza directa a la seguridad  nuclear y el nivel de radiación se mantuvo normal.

   "Sin embargo, causó daños a la integridad física de la planta, su sistema de seguridad y protección, el suministro de energía y la seguridad del personal, lo que hizo sonar una alarma nuclear para la comunidad internacional", sentenció.

   Zhang señaló que si se produce un accidente a gran escala en la planta de energía nuclear de Zaporizhzhia, una de las mayores de este tipo en Europa, las consecuencias serían más devastadoras que la del accidente nuclear de Fukushima en Japón.

   Al tiempo que instó a las partes interesadas a que actuaran con moderación, el enviado expresó su esperanza de que se eliminen los obstáculos actuales lo antes posible, para que la prevista misión a la planta de Zaporiyia por parte del director general del OIEA, Rafael Grossi, y el equipo de expertos del organismo, pueda  materializarse sin demoras.

   Señaló que Rusia se comprometió a proporcionar la asistencia necesaria para la visita, pero también Ucrania, en una carta reciente a Grossi y al secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, subrayó la creciente necesidad de organizar tal viaje. 

Temas en esta nota

Ucrania Rusia EEUU Zaporiyia Nuclear