Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/220854
Pidió al gobierno nacional que siga el mismo criterio que Ciudad de Buenos Aires

Rodríguez Larreta defendió la idea de que se quite la ayuda social a las familias que no mandan sus chicos a la escuela

La decisión del gobierno porteño generó polémica porque va contra los lineamientos kirchneristas, pero el referente de Juntos por el Cambio consideró que la medida ayudará a que los niños estén en clases y no abandonen el sistema educativo.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires definió que para ser un "alumno regular" los estudiantes deberán asistir en cada bimestre un mínimo del 85% de los días efectivos de clases durante el ciclo lectivo. La nueva definición impactará en el acceso al programa social Ciudadanía Porteña que requiere como contraprestación asegurar la escolaridad de los menores de 18 años del hogar.

La medida generó polémica, porque choca con los criterios que el gobierno nacional aplica en la entrega de los planes sociales de su jurisdicción, pero eta mañana, el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, dio detalles de las nuevas medidas y las defendió.

"La mejor manera de revertir la actual crisis educativa es devolverle a la escuela su protagonismo", dijo, y agregó que "los  chicos tienen que ir a clase todos los días. Y esto es una responsabilidad compartida por el Estado y las familias."

MAYOR CONTROL

El Jefe de Gobierno explicó que las nuevas medidas tomadas por la Ciudad modifican los criterios para definir la condición de alumno regular. "Hasta hoy significa solamente estar matriculado. Ahora para tener el certificado de alumno regular los chicos tienen que cumplir una asistencia mínima del 85% en cada bimestre", detalló. 

Rodríguez Larreta explicó que el sentido de la medida adoptada por el gobierno de CABA es que los chicos estén en las escuelas.

En ese sentido, agregó: "También vamos a hacer un cambio en la política social. Los chicos tienen que estar en la escuela y la política social tiene que promoverlo. Por eso quienes no manden a sus hijos a la escuela van a dejar de percibir el adicional por hijo del programa Ciudadanía Porteña".

Los datos oficiales marcan que el 30% de los alumnos de la Ciudad tuvo más de cinco faltas en el último mes, con casos de chicos que asisten a clases solo tres días a la semana.  En ese marco, Rodríguez Larreta detalló que "la evaluación de la regularidad va a ser cada dos meses" y que al detectar que un chico no está asistiendo se trabajará en forma conjunta desde el Ministerio de Educación y el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat para "contactar a cada familia y conocer más de cerca su situación".

 "Si los chicos siguen sin ir a clases, después de tres meses se va a dar de baja el componente adicional. Y si a los seis meses tampoco se reincorpora, se va a suspender la totalidad del plan", anunció el Jefe de Gobierno.

Sobre esa medida, aclaró: "Si aún después de la baja, los chicos vuelven a la escuela, recuperan la asistencia y se recupera el plan. Estamos decididos a recuperar la idea de que el estudio es el motor del progreso. Y eso solo se aprende yendo a la escuela todos los días".

Por último, Rodríguez Larreta convocó al Gobierno Nacional a analizar una medida similar. "Está previsto en los planes sociales esta contraprestación, lo importante es hacerla cumplir. Y para eso no alcanza con un certificado de regularidad anual. Hay que seguirlos día por día", señaló.