Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/220568

Evitar ser víctimas de estafas virtuales

Existen muchas modalidades de estafas virtuales, pero todo indica que el robo de identidad en WhatsApp es una de las más elegidas por los ciberdelincuentes para engañar a las víctimas.

Se trata de una trampa que, en la mayoría de los casos, envían un enlace a la cuenta de la aplicación de mensajería con el objetivo de apropiarse de datos personales y bancarios.
Por estos días, el trámite que deben realizar los usuarios para continuar con el subsidio a la energía eléctrica es una de las excusas más utilizadas para tender la trampa.

Por eso es importante que si se recibe un mensaje o llamado de una persona desconocida se actúe con cautela y se evite hacer clic en los enlaces que mandan por WhatsApp pidiendo que se complete un formulario con datos personales para acceder a un supuesto beneficio.

Todas las entidades bancarias, sin excepción, realizan una serie de recomendaciones a sus clientes para evitar engaños. En ese sentido, recuerdan que ningún banco solicita nombre de usuario, contraseña de cajero automático, clave bancaria, código de seguridad, número completo de tarjeta de crédito o transferencias de efectivo, ya que no se requieren esos datos para resolver las consultas que pueda realizar el cliente.

La Asociación Argentina de Lucha Contra el Cibercrimen (AALCC), advierte que en algunos casos los delincuentes se comunican con la potencial víctima asegurando que ganó un premio e inmediatamente piden un código que les permite abrir el chat en otro celular o computadora y acceder a contactos.

Ese código, explica la entidad, en realidad es el código que WhatsApp envía para confirmar la descarga y la apertura en otro dispositivo. Se trata de un engaño a través del cual el delincuente puede suplantar la identidad digital de la víctima y comenzar, por ejemplo, a pedir dinero "prestado" a los que están en la lista de contactos. Para eso ofrece una cuenta donde se debe girar el monto solicitado. Otra modalidad es la supuesta compra de dólares a valores más bajos de lo que la moneda norteamericana cotiza en el mercado.

Durante la pandemia, la excusa utilizada por los delincuentes con más frecuencia fue la de ofrecer turnos para la vacuna contra la Covid 19. Frente a esta amenaza, lo mejor es prevenir y no brindar las claves de las cuentas y utilizar la doble validación para acceder al celular.

Según un informe de la Unidad Fiscal Especializada en Ciberdelincuencia del Ministerio Público Fiscal de la Nación las denuncias por estafas bancarias crecieron en forma exponencial en todo el país durante los días de pandemia con mayores restricciones para la población.

El aumento se explica, según los especialistas en la lucha contra este tipo de delitos, por el incremento en el uso de servicios de banca electrónica que se registró durante los primeros meses de fuertes restricciones a la movilidad social por la emergencia sanitaria.

Un estudio realizado por la empresa de investigación en marketing Comscore, confirma ese aumento de usuarios: el uso de servicios bancarios en línea alcanzó un 93 por ciento en el segundo semestre de 2020 y en los años siguientes ese porcentaje no disminuyó.

Para protegerse de estos y otros posibles fraudes, se aconseja tener más cuidados a la hora de hacer clic en los enlaces incluidos en los mensajes que llegan por WhatsApp o correo electrónico. Se debe, además, prestar mucha atención a los archivos adjuntos que se reciben, y si no se está seguro de la identidad de la persona o institución que envió, lo mejor es no abrirlos.

También se recomienda cambiar en forma periódica las contraseñas de los sitios web o aplicaciones que se utilizan en los celulares, muy especialmente en el caso de aplicaciones que permiten enviar dinero de una cuenta a otra.

Un error frecuente de algunas personas es publicar información personal en redes sociales. Eso es algo que facilita la tarea a quienes se dedican a rastrear Internet para buscar nuevas víctimas para sus estafas. Hay que recordar una vez más: nunca, bajo ninguna circunstancia, se deben compartir claves o datos personales.

Se deben tener presente las prevenciones y cuidados básicos que se aconsejan, para evitar las estafas digitales y el robo de datos personales.