Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/219816

Buscan colaboración para crear una obra en homenaje a Fabriciano

Quienes quieran colaborar, pueden hacerlo en urnas en las heladerías Dino, en el estudio de Dahlgren, y en el Domo del Centenario durante la Bienal.

Los  "Amigos y Pueblos del Chaco" llevan adelante una iniciativa, la misma se trata de poder emplazar una estatua que inmortaliza a Fabriciano Gomez, que estará emplazada en la esquina de Alberdi y Julio A. Roca, en la Plaza 25 de Mayo de la capital chaqueña.

De la presentación de la propuesta participaron Rosa Avellaneda, el contador Jorge Dahlgren, el empresario Dino Paganucci (dueño de las heladerías "Dino") y el artista Humberto Gómez Lollo.

La obra será realizada por el Estudio Pugliese de Buenos Aires, que es el mismo que hizo la estatua de Luis Landriscina emplazada en la Casa de las Culturas.  El monumento consiste en una estatua de Fabriciano sentado en la punta de un banco, para que quienes recorran la plaza central puedan sentarse y tomarse fotos cuando quieran.

Pero esta iniciativa tiene una particularidad. "Buscamos que sea de los amigos y del pueblo, es decir que ellos sepan que son los autores de esa obra" con este objetivo, este grupo de amigos pide la colaboración de "aunque sea de 100 pesos" a los vecinos de la ciudad.

La obra será hecha en fibra de vidrio a color y se inaugurará junto con la inauguración de las remodelaciones que actualmente se llevan adelante en la Plaza 25 de Mayo. Quienes quieran colaborar, pueden hacerlo en urnas en las heladerías Dino, en el estudio de Dahlgren, y en el Domo del Centenario durante la Bienal. El monto al que pretenden llegar es aproximadamente tres millones de pesos.

Además, explicaron que  se va a dejar registrados los nombres de quienes colaboran, para que todo sea transparente y que no haya ningún motivo de duda.

Por su parte, Jorge Dahlgren destacó que Fabriciano hizo del arte "un motivo de distención para muchos" en Resistencia. "Fíjense que en cada esquina de la ciudad metió una escultura, metió un arco de presencia e hizo un museo de toda la ciudad. Y permitió que por eso esta ciudad sea conocida en todo el mundo", expresó.

"El legado de Fabriciano es inevitable y el monumento es la parte final de un trabajo que él estuvo haciendo a través de una imagen sin cabezas, sentada, y eso él lo entendió como el mensaje de una sociedad que es alienada. Buscaba sentarse para después proyectarse en un futuro" aseguro Dahlgren, quien fue amigo de Fabriciano en vida.