Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/219191

El aporte del Chaco al Estado solo en soja será de 48.125 millones de pesos

SAENZ PEÑA (Agencia). En el Chaco, la producción de soja en esta campaña será de 1.471 millones de toneladas, estimándose que se cosechen 550.000 hectáreas a un rinde promedio de 2.600 kilos por hectárea.

Esto sería más de 4.000 millones de pesos mensuales teniendo como base esta cifra.

Con precios históricos de la oleaginosa, se estima que el Estado se queda con el 42% del total del valor, mientras que con el resto, el productor tiene que pagar impuestos varios, fletes y otros gastos, señala un informe hecho por la mesa técnica del Grupo Agroperfiles.

Cabe indicar que la soja tocó un récord histórico en la semana anterior en el Mercado de Chicago, apuntalada por una ajustada hoja de balance a nivel mundial, que particularmente se dio en los principales países productores.

El informe hace referencia solamente a la soja y demuestra el potencial del sector agrícola que tiene a este cultivo como el que mayor superficie de siembra ocupa de manera sistemática en la provincia.

MOSAICO DE CULTIVOS

Para el cálculo, no se tuvo en cuenta que hay que sumar los impuestos que aporte al Estado el algodón, el maíz  el girasol, trigo, sorgo, ganadería y otros productos.

En la campaña 2021/2022 en cultivos de segunda, según datos oficiales, la provincia del Chaco implantó 1.231.977 hectáreas, de las cuales 656.074 fueron para soja; 254.092 para el maíz; 214.384 para algodón; 83.331 para sorgo y 24.096 para cultivos no alternativos.

SON GASTOS POR HECTÁREA

"Son gastos por hectárea, salvo el costo Rosario, de 417 dólares por tonelada, y allí en el cuadro muestra cuanto se lleva el Estado, el flete, cuando le queda al productor y el costo real que implica la estructura, que es lo que le queda al productor para poder vivir", explicó a NORTE RURAL el asesor técnico del grupo, Miguel Kolar.

"Estos números no son casualidad, son la realidad del sector y a la vez está demostrando que es un problema para todos cuando el campo tiene inconvenientes para producir", apuntó Kolar, agregando que "si el campo no tiene insumos es problema para los maestros, policías, médicos, planes sociales, porque no va a aportar al fisco, es decir, la sociedad estará en problemas si el campo baja los brazos".

Calculó el técnico que "en una soja de rendimiento de 3.000 kilos, el productor se queda con 187 dólares por hectárea y el Estado recauda 824 dólares en impuestos".

"Estas son las cosas que muchas veces la gente no sabe, y que con lo que le queda el productor tiene que hacer cálculos para toda la cadena de producción de la próxima campaña, cuando a la vez el Estado también le cobra impuestos al transportista, al que vende semilla, al que vende insumos como el gasoil, en una larga cadena de tributos que recauda el fisco", expresó Kolar.

UN GRAN DILEMA

A la par, los técnicos del Grupo Agroperfiles hacen referencia que se suman a la par "todos los impuestos que les cobra a quienes brindan los servicios" y que "así y todo no hay dólares", preguntándose "que pasará cuando la soja baje a precios normales".

Acotan que "el productor chico que siembra soja, no gana nada, salvo que pueda cambiar su camioneta, pero no puede comprar maquinarias ni herramientas, vive de su estructura que en promedio es de 200 dólares entonces con 3.000 kilos le quedan 80 dólares y en el costo del servicio, que están los gastos de cosecha y de servicios, el productor vive de hacer su propio servicio".

"El productor chico lo que gana lo gasta en vivir, no puede encarar en la renovación de maquinarias", indicaron, agregando que "solo crecen los productores que diversificaron con servicio, pulverizaciones, siembra, cosecha, el que quedo de productor nomás, es imposible con estos costos".