Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/218981
FALTAN NEUMATICOS POR LA GUERRA

Fabricantes apelarán al último recurso, contaminar

Todos más o menos nos hemos asombrado con las escena de miles de neumáticos descartados sin posibilidades de ser reciclados en su totalidad y convirtiéndose en uno de los elementos más contaminantes del planeta.

Pero la solución estaba ahí a la mano, solo que era demasiado cara en términos ambientales y ahora la guerra en Ucrania obliga a los fabricantes a hacer algo que venían demorando décadas debido a que la solución es peor que el problema.

La dantesca escena de una quema accidental de neumáticos descartados. Los fabricantes quieren llevar este desastre ambientan a las regiones más pobres del mundo para seguir produciendo negro de humo.

El negro de humo o también conocido como negro de carbón (black carbon) es un componente esencial para la construcción de cualquier neumático, desde el de una bicicleta al de un tractor.

Se utiliza para reforzar la mezcla del caucho, ayuda a la vulcanización y está compuesto por unos pigmentos de carbono y sirve básicamente para dar consistencia, reducir el daño térmico y conserva el neumático a lo largo del tiempo.

Una fábrica rusa de negro de humo, un insumo que ahora escasea por las sanciones económicas derivadas de la invasión a las regiones separatistas de Ucrania.

Por esta razón los neumáticos son negros ya que el caucho crudo es de color blanco amarillento.

Uno de los países regionales productores del vital insumo para fabricar neumáticos es Venezuela que ahora no alcanza a cubrir la demanda.

Este pigmento está producido por la combustión parcial de productos pesados del petróleo, tales como el alquitrán, es el conocido "hollín".

En este momento debido a que los mayores proveedores de este componente (un 70%) están entre Ucrania y Rusia, el negro de humo está subiendo de precio al punto de dejar de ser rentable para los fabricantes más chicos y prácticamente no se consigue.

Recuperar neumáticos

Bridgestone y Michelin propusieron una solución hace poco al indicar que el negro de humo al no ser degradable se puede recuperar de los millones de neumáticos descartados alrededor del mundo.

Los neumáticos son negros debido al componente que se produce quemando gas. La guerra prácticamente paralizó a los fabricantes que de a poco encuentran nuevos proveedores.

El problema es que para reciclar esos neumáticos y recuperar la materia prima hay que quemarlos y en Europa no se concibe ninguna industria que arroje humo asi que puede ser una buena noticia para países de Asia y una muy mala para el planeta.

Las fábricas de neumáticos aseguran que  emplear negro de humo recuperado en neumáticos nuevos reduce las emisiones de CO2 en hasta un 85% en comparación con cuando se utilizan materiales vírgenes (en Europa por supuesto).

Según Jakob Ronsholt, Vicepresidente de Estrategia y Transformación de Bridgestone Europa, Oriente Medio, India y África, "incrementar el uso de negro de humo recuperado en los neumáticos es fundamental para alcanzar la visión de movilidad sostenible de Bridgestone".