Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/217856
HUBO DOS AUMENTOS EN LO QUE VA DEL AÑO

La recarga de gas de diez kilos ya rompió la barrera de los $ 1000

Con envío a domicilio vale $ 1100 y comprar en la planta distribuidora poco más de $ 600. En un almacén de barrio se paga cerca de $ 900.

La recarga de una garrafa de gas de diez kilos cuesta poco más de $620 en plantas distribuidoras de Resistencia. Las personas que acudan al servicio de reparto a domicilio el costo asciende a $1.100.

El gas envasado es un consumo central en la economía familiar (imagen ilustrativa, instagram de Amarilla Gas).

A fines de 2021 esa misma garrafa costaba $800. En lo que va de 2022 se produjeron dos actualizaciones de precios: uno a mediados de marzo y otro a fines de abril.

ALMACENES BARRIALES

En dos negocios de proximidad una recarga de diez kilos se comercializa con unos cien pesos de diferencia entre sí. En un supermercado de Sargento Cabral 1.300 vale $850, la distribuidora es Hipergas y se puede abonar con débito Maestro.

Mientras que a dos cuadras, en un almacén de avenida Nicolás Rojas Acosta y Córdoba por la carga de diez kilos de una garrafa de Amarilla Gas se pagan $950; solamente en efectivo.

CILINDROS

La búsqueda de gas subsidiado y la compra de un segundo envase como reserva es una opción que ahora eligen más consumidores. Para este último caso es mayor la disparidad en precios de cilindros.

Mientras el precio oficial para uno de diez kilos ronda los $10.000, en las poblaciones más alejadas de las plantas fraccionadoras puede pagarse hasta $16.000.

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN

En abril la Secretaría de Energía dispuso renovar los beneficios para empresas del sector de Gas Licuado de Petróleo (GLP) que proveen al programa Hogar de Anses.

Con los nuevos valores que fijaron un aumento del 20% en el monto del subsidio por garrafa a los beneficiarios las garrafas de diez kilos pasaron a costar $522,20 más impuestos, según la región y la provincia donde se fraccionan y comercializan.

El programa asegura el acceso para casi tres millones de familias, merenderos y entidades de bien público.

Una segunda resolución (271/2022) anunció la prórroga hasta el 31 de diciembre la asistencia económica transitoria a productores, fraccionadores y distribuidores, para mantener un precio accesible.