Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/217751

El puente General Belgrano cumple 49 años uniendo a Chaco y Corrientes

 La licenciada en Historia Nancy Sarasúa describió a la im­ponente estructura como una construcción que cambió el destino de dos provincias.

La licenciada en Historia Nancy Sarasúa es autora del libro ‘Historia del Puente General Belgrano, gestiones y protagonistas‘, donde describe a la imponente estructura que une las ciudades de Resistencia y Corrientes, pocos kilómetros después de la desembocadura del río Paraguay; donde en la cabecera del lado chaqueño se halla en jurisdicción del municipio de Colonia Benítez, en el poblado conocido como Barrio San Pedro Pescador.

El puente tuvo un alto impacto en las economías de las regiones, potenciando a la ciudad de Resistencia como nudo de comunicaciones del nordeste argentino.

Datos interesantes se desprenden de la investigación de la autora, siendo que el viaducto fue el primer puente argentino en sortear el río Paraná y el segundo nexo de comunicación efectiva entre la Mesopotamia argentina y el país, luego del túnel subfluvial Raúl Uranga Carlos Sylvestre Begnis, inaugurado en 1969.

Su construcción duró siete años y demandó el trabajo de más de mil personas, sobre cantidades enormes de piedras, tierra, arena, cemento y acero, rompiendo el aislamiento en el que se encontraban las provincias de Corrientes y Misiones del resto del territorio argentino.

El puente tuvo un alto impacto en las economías de las regiones, potenciando a la ciudad de Resistencia como nudo de comunicaciones del nordeste argentino, y vinculando de forma efectiva a las provincias de la Mesopotamia argentina.

INAUGURACIÓN

Su inauguración se realizó el 10 de mayo de 1973 por el presidente de facto Alejandro Agustín Lanusse, y fue bautizado en honor al abogado y militar argentino Manuel Belgrano. Miles de personas subieron a conocer el puente, bautizado en honor al abogado y militar argentino Manuel Belgrano.

El viaducto interprovincial Chaco-Corrientes “General Manuel Belgrano” fue inaugurado el 10 de mayo de 1973.

La jornada fue una gran fiesta cívica, por la magnitud de la obra y por ser una respuesta ante la necesidad de unidad de ambas provincias. Miles de personas colmaron la explanada del puente esperando durante horas para cruzarlo una y otra vez.

El puente general Manuel Belgrano representa una obra icónica de la región, que no solo vehiculizó una relación más fluida entre Chaco y Corrientes, sino que significó un emblema arquitectónico, con un total 1.700 metros de extensión.

Un informe realizado indicó algunos datos sobre la emblemática obra: su altura desde el nivel del agua del río hasta la cumbre de los pilones es de 92 metros, igual a la altura de un rascacielos de 31 pisos; con el hormigón usado en la construcción, se podría realizar un edificio de mil pisos, 5.000 casas de cuatro piezas o se podría pavimentar una ruta de 70 kilómetros.

Un antes y un después en la vida de las provincias

La licenciada en Historia señaló que antes de la construcción de esta imponente estructura, tanto Corrientes como Misiones eran dos provincias aisladas del resto por su geografía, rodeadas de ríos.

Su inauguración fue un hecho trascendental que significó un importante avance en materia de infraestructura vial para toda la región.

Los profesionales y comerciantes veían la necesidad de un puente para comercializar sus productos. ‘La sociedad correntina era la más ocupada en que este puente se construya, acompañando a este grupo‘, comentó.

‘Antes había un sistema de balsas y vaporcitos para cruzar personas y vehículos, pero era un sistema muy lento. Había dos paradas, Antequera y Barranqueras y si el tiempo estaba feo no salía. Y había que esperar la balsa una hora o dos horas‘.

El puente tuvo un alto impacto en las economías de las regiones, potenciando a la ciudad de Resistencia como nudo de comunicaciones del nordeste argentino, y vinculando de forma efectiva a las provincias de la Mesopotamia argentina. Es asimismo una atracción turística, debido a sus dimensiones e ingeniería.

También posibilitó el viaducto una interacción mucho más fluida entre Resistencia y Corrientes, permitiendo que numerosos grupos de trabajadores y estudiantes vivan en una provincia y tengan sus actividades diarias en la otra.

Estudios técnicos de hace algunos años indicaban que la vida útil de este puente es de 80 años, por lo que más de la mitad de su utilidad ya se ha cumplido, y con el paso de los años requerirá mayor atención y mantenimiento.