Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/216735

Alentar pymes para cuidar el empleo

Las pequeñas y medianas empresas son las mayores generadoras de riqueza y empleo. Por eso se considera que son, además, uno de los actores claves del entramado productivo en la provincia. De ahí la importancia de generar las mejores condiciones para que este importante sector, que no permanece ajeno al impacto de los problemas estructurales de la economía, disponga de herramientas que permitan aumentar su participación en el mercado.

El proceso inflacionario que vive el país afecta de manera directa el desempeño de las pequeñas y medianas empresas, y todo parece indicar que los registros de marzo arrojarán un índice mayor al 6 por ciento. Como contrapartida, existen señales de recuperación de la economía, pero solo con el paso del tiempo se podrá corroborar si las medidas adoptadas en materia de política económica contribuyeron a superar las dificultades y llevar al país a buen puerto. En el mientras tanto es necesario que se apueste en forma decidida a la reactivación productiva con políticas públicas que apuntalen a las pymes del comercio, la industria, los servicios, las agropecuarias, de la construcción, entre otros subsectores que, como está demostrado, se fortalecen cada vez que hay reglas claras en la economía.

Como dijo una vez en una conferencia un empresario con larga trayectoria en el mundo de las pymes, las grandes compañías de capitales multinacionales pueden entrar y salir del mercado local con relativa facilidad porque tienen espaldas para tomar decisiones según el contexto económico de cada época. Pero cuando muchas pequeñas o medianas empresas bajan sus persianas, eso significa que se necesitarán varias décadas para poder recuperar ese tejido empresarial dañado.

No es casual que en países desarrollados como Alemania, Italia o Japón, por citar solo tres naciones que cuidan su entramado productivo, los gobiernos apuesten constantemente a la creación de pymes ya que los beneficios que éstas obtienen en una economía sana se traducen en más puestos de trabajo genuino y en un mayor dinamismo de los mercados internos. En nuestro país, lamentablemente, el sector privado tuvo que lidiar históricamente con una pesada carga y con barreras de todo tipo que dificultan el acceso al financiamiento. Respecto a esto último, algo ha empezado a cambiar, es cierto, pero todavía falta mucho por hacer para que el sector cuente con más y mejores alternativas de financiamiento productivo.

Se estima que el conjunto de pequeñas y medianas empresas de las distintas regiones del país aportan cerca del 40 por ciento del Producto Bruto Interno, lo que confirma el rol fundamental que desempeñan en la economía nacional. Un estudio de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas explica que en los países desarrollados entre el 50 y el 90 por ciento de los trabajadores formales están empleados en pymes.

Es importante destacar el rol que juegan las pymes locales del sector agropecuario que, a pesar de tener que sortear múltiples obstáculos durante la pandemia de Covid 19, siguieron adelante contra todos los pronósticos y hoy muchas de ellas están de nuevo preparadas para obtener beneficios de la creciente demanda de alimentos que se registra a nivel global. En este caso, como se ha señalado ya en otras oportunidades en esta misma columna, es justo destacar la gran capacidad exportadora de la mayoría de estas empresas, lo que le permite acceder a distintos mercados de países con economías mucho más estables que la nuestra, aportando así el ingreso de divisas que necesita el país. Según el último Censo Nacional Agropecuario, en la Argentina están registradas 236.601 empresas del sector. De este total, poco más de la mitad trabajan en campos con superficies de menos de 200 hectáreas.

Por otra parte, es necesario alentar la digitalización del sector. Un documento publicado por el Banco Interamericano de Desarrollo titulado "Los desafíos del comercio electrónico para las Pymes. Principales claves en el proceso de digitalización", observa que las pymes enfrentan el gran reto de no quedarse rezagadas en la participación en el comercio electrónico, y destaca la creciente importancia de esta herramienta como canal de ventas para el sector.

Cuidar a las pequeñas y medianas empresas es uno de los más importantes desafíos que tiene hoy la economía y también la política, porque se trata, nada más ni nada menos, que de un valioso recurso que genera puestos de trabajo genuinos.